Inicio / Moda / Accesorios / Los tacones de la discordia o por qué es mucho mejor trabajar con zapato plano

© Clochet
Moda

Los tacones de la discordia o por qué es mucho mejor trabajar con zapato plano

Elvira Sáez
por Elvira Sáez Publicado en 24 de octubre de 2016
306 compartidos

Hace unos meses fueron la excusa para el despido de una joven londinense y desde aquí nos preguntamos hasta qué punto es práctico llevarlos. Tacones en el trabajo, ¿sí o no? Te damos varios motivos por los que llevar zapato plano es mucho más beneficioso.

Todas conocemos la sensación que se tiene al llevar horas y horas con unos zapatos de tacón. Y también conocemos lo que se siente al lanzarlos lejos de nosotras cuando llegamos a casa. Nos encanta como quedan, sí, pero no todos son cómodos. E incluso, los que lo son, dejan de serlo cuando llevamos todo el día fuera. Entonces, ¿qué pasa cuando en el trabajo nos ponen como requisito llevarlos? Los códigos de indumentaria son, en ocasiones, necesarios para la actividad que se va a desempeñar, pero en otras muchas, no.

​Eso es lo que le ocurrió a Nicola Thorp, una joven de 27 años fue despedida por negarse a utilizar tacones en las oficinas de contabilidad PwC de Londres. Cuando se decidió a llevar zapato plano, fue advertida por sus superiores y después despedida. Toda esta polémica sacó a la luz otros casos parecidos y, más tarde, gracias a una petición, se comenzaron a revisar este tipo de requisitos. La causa principal por la que se le obligaba era, como imaginaréis, meramente estética. Desde aquí te damos varios motivos por los que llevar zapato plano puede ser mucho más beneficioso y práctico para el trabajo, ¡utilicemos la moda a nuestro favor! Para empezar, porque tenemos mil opciones de zapato plano que también son muy estéticas y si no lo crees, mira nuestra galería.

Zara (29,95 euros) © Zara

1. La salud es lo primero

Sí, puede que haya mujeres que son capaces de aguantar los tacones durante horas. Todas conocemos a alguna amiga que nunca se queja de ellos y lo da todo cuando sale de fiesta. Pero lo cierto es que la mayoría de nosotras sufre cuando pasa mucho tiempo sobre unos tacones. Si esto se convierte en una obligación diaria, los problemas pueden ir desde heridas o dolencias en los pies, hasta otros más serios como artrosis en las rodillas por desgaste.

2. Comodidad, comodidad y comodidad

Pasar 8 horas al día trabajando es cansado, pero hacerlo sobre unos tacones lo es mucho más. Así que, imagina si además, es obligatorio llevarlos todos los días. Cuando una persona está cómoda con sus zapatos y su indumentaria, desempeña mucho mejor cualquier actividad y tiene más energía. Eso es así.

3. Agilidad

Recuerda cómo es ir de un lado para otro sobre unos tacones de aguja. Está claro que es imposible tener la misma agilidad que si tenemos todo el pie apoyado en el suelo. Sin olvidar de que un paso en falso puede llevarte al suelo sin previo aviso... ¡Nada práctico!

4. No nos sentimos igual todos los días

¿Quién no ha tenido preparado un look de la noche anterior y al levantarse se ha arrepentido? Nos preguntamos, incluso, en qué estaríamos pensando en ese momento. Porque al levantarte, lo que más te apetece es un outfit cómodo con el que sea más llevadero salir a hacer frente a la realidad. Por eso, la libertad de elegir calzado para trabajar, en función de nuestra estado de ánimo, permitirá que trabajemos mucho mejor.

5. La estética no tiene por qué verse afectada

Solemos sacar los tacones del zapatero para las ocasiones más especiales (bodas, bautizos, eventos...), pero decantarse por el zapato plano no conlleva perder elegancia o formalidad. Y esto se aplica perfectamente a todos esos puestos de trabajo en los que la estética cuenta mucho. Hay infinidad de diseños sofisticados: bailarinas, zapatos estilo masculino, mocasines, botines... Incluso, podemos encontrar algunos modelos de tacón que sí son cómodos porque son bajitos o cuadrados, por lo que aportan estabilidad. ¡Sin olvidar la plataforma recta! Además, ya sabes que en los últimos años las sneakers o las Converse han empezado a tener su hueco en looks más formales.

Aquí tienes algunas de las zapatillas más apetecibles de la temporada. ¡Hay mucha variedad!

6. Las actrices nos apoyan

Desde la alfombra roja, las actrices ya han demostrado más de una vez que la elegancia no está siempre ligada a unos tacones. Algunas de la talla de Julia Roberts, Susan Sarandon o Kristen Stewart. ¿El motivo? El dresscode del festival de cine de Cannes, uno de los más estrictos y que llegó a negar la entrada a algunas mujeres por no llevar tacones. Ante esto, las ya nombradas decidieron dar una lección. Julia Roberts se quitó los tacones y caminó descalza en la presentación de su película Money Monster, Susan Sarandon apareció con manoletinas y Kristen, descalza, dejó claro que no le pueden pedir algo que a su compañero no le piden. ¡Bravo!

Julia Roberts © Gtresonline

7. No todos los trabajos son iguales

Cada trabajo es un mundo, no es lo mismo estar en una oficina, que detrás de un mostrador o visitando a clientes. Y, por supuesto, los hay en los que las actividades varían a lo largo de la semana. Por eso, es importante que cada una de nosotras adapte su calzado al tipo de actividad que va a realizar durante el día. Nada como una misma para conocer que zapato necesita en cada momento.

8. En definitiva: ¡seremos más felices!

Si sumamos todos los motivos anteriores, el único resultado es que iremos a trabajar mucho más felices. Una cosa es que un día nos apetezca llevar taconazos y otra que sea una obligación. No todos los días son iguales, así que, la libertad de elegir siempre será una ventaja.

Y además:
"Despedida por no llevar tacones", ¿son sexistas los "códigos de indumentaria" en las empresas?
15 maneras de llevar Converse en tu look de oficina

por Elvira Sáez 306 compartidos

Puede interesarte