Inicio / En forma / Dietas / ¡Resuelve tus dudas! Verdades y mentiras sobre los carbohidratos

En forma

¡Resuelve tus dudas! Verdades y mentiras sobre los carbohidratos

por Redacción enfemenino
99 compartidos

Existen muchos mitos y dudas en cuestiones de alimentación, sobre todo en lo que concierne a los carbohidratos. ¿Quieres resolverlas? ¡Sigue leyendo!

Nos han enseñado a temer a los carbohidratos como a Caperucita Roja al Lobo Feroz. Con muchas dietas bajas en carbohidratos, muy de modas hace unos años, empezamos a huir de estos compuestos como si nos fuesen a robar el alma. Sin embargo, ahora las cosas han cambiado. Los carbohidratos han dejado de ser los malos de la película para mostrarnos una cara más amable, agradable y hasta divertida. Hoy en día, los nutricionistas nos han quitado el miedo al arroz y nos dicen, alzando la voz, que los carbohidratos no son malos y son necesarios en nuestra dieta.

Lo principal para disfrutar de estos compuestos (tanto en cuestiones de sabor como en beneficios para tu cuerpo) es separar la verdad de la mentira. A continuación, te mostramos tres grandes mitos sobre los carbohidratos para que no le temas más al lobo feroz.

'Todos los carbohidratos son iguales'

Mentira. Hay muchos tipos de carbohidratos. Lo primero que tienes que saber es que los carbohidratos pueden ser simples o complejos. Los simples elevan el azúcar en tu sangre de manera rápida y despiadada, mientras que los complejos tardan más en ser digeridos y no producen esos picos en tu torrente sanguíneo. Tienes que incluir en tu dieta los carbohidratos complejos como panes y granos integrales, pasta, cereales y verduras. Buenos ejemplos de esto son la batata, el pan negro, la avena o el arroz integral, que además contiene mucha fibra.

'Si como hidratos, engordaré'

Esto podría ser verdad si tu dieta se basa sólo en ese grupo de alimentos. Si tu dieta es equilibrada, no tienes porqué engordar. Mientras consumas los carbohidratos complejos enunciados anteriormente, en las raciones correctas, tu cuerpo no sufrirá, y tus pantalones de “cuando estoy delgada” te seguirán quedando de lujo. Una manera fácil de medir tu porción de carbohidratos es con tu propio cuerpo. La medida es la palma de tu mano o tu puño. Una rebanada de pan debe ser del tamaño de tu palma, y si comemos, una batata, por ejemplo, su tamaño no puede sobrepasar el de tu puño. Para comidas como cereales o granos, de media a tres cuartos de taza es la medida correcta.

'Si como hidratos no quemaré grasa'

Otro gran cuento. Los carbohidratos son esenciales para nuestro cuerpo, porque son la gasolina que necesita el músculo para poder crecer. Por eso es tan importante comerlos junto a las proteínas magras, que son las ingenieras y ladrillos en la construcción de este tejido. Y mientras más músculo tengas, más grasa quemará tu cuerpo. También vale decir que los carbohidratos no sólo son el combustible para tus músculos, sino para las funciones esenciales de tu cuerpo.

Finalmente, lo importante es saber que sea cual sea la clase de alimentos que te comas, el exceso de ellos es lo que te hará engordar. Trata de distinguir los carbohidratos simples de los complejos e incluye estos últimos en tu dieta. Los primeros, trátalos con respeto y de lejos. Como los vegetales están compuestos en su mayoría por fibra, no los dejes nunca fuera, ya que son indispensables para el funcionamiento de nuestro sistema digestivo. Y las frutas cómelas también, en su forma natural (por favor, dile adiós a las que están bañadas en almíbar) y sin caer en exageraciones.

La idea es tener una dieta equilibrada y bien diseñada para saber qué comer y cuánto. Y por supuesto, sumarle a esto un buen pero sencillo programa de ejercicios. Con un poco de sentido común, buena información y mucho ánimo, verás que mantenerte en tu peso, no te tiene que darte miedo, como el ogro del cuento.

Y además:
¿Es bueno comer hidratos de carbono por la noche?
Hacer cinco comidas al día ayuda a adelgazar: ¿mito o realidad?

por Redacción enfemenino 99 compartidos

Puede interesarte

Los carbohidratos

por redacción