Inicio / Maternidad / Bebés y niños / Juegos para niños: ¿qué beneficios les aporta y cómo elegir el mejor juguete?

Maternidad

Juegos para niños: ¿qué beneficios les aporta y cómo elegir el mejor juguete?

por Redacción enfemenino Publicado en 22 de septiembre de 2016

"Mamá, ¿juegas conmigo?" Seguro que cada día escuchas la misma frase, ¿verdad? El juego es uno de los pilares básicos para el desarrollo de los más peques, pues no solo se divierten a través de él, también aprenden. ¡No te olvides de sacar un ratito cada día para compartir junto a tu hijo!

Tu hijo necesita que lo alimentes, que lo cuides, que lo mimes... pero también que juegues con él. El juego es uno de los pilares básicos del desarrollo de los niños desde sus primeros meses de vida. Seguro que tu intuición te va indicando cómo jugar con tu hijo, pero hay determinados consejos que pueden ayudarte a hacerlo aún mejor o, incluso, a aprovechar momentos como el baño o la comida de forma lúdica.

A cada edad le corresponde un tipo de juego y también un juguete, porque los beneficios de jugar se extienden durante toda la edad infantil. Aunque el cansancio, el estrés diario y las múltiples tareas de cada jornada hagan difícil encontrar ese ratito de juego con tu peque, piensa que para él es tan importante como alimentarse bien y descansar correctamente, así que debes buscar día a día un momento para jugar con él.

© iStock

A cada edad, su juguete

El juego tiene múltiples beneficios para tu hijo: le divierte, ayuda en su proceso de socialización, fomenta la exploración de entornos nuevos, le permite enfrentarse a distintos retos, le enseña a modelar sus emociones, a tolerar la frustración, a expresar sus inquietudes y miedos... Por todo ello, el niño necesita jugar diariamente. Y necesita hacerlo contigo, pues a través del juego establece relaciones afectivas que van a conformar su carácter y su personalidad. Es importante que conozcas qué juguetes básicos son los más recomendados según su edad:

>De 0 a 1 año: durante sus primeros meses de vida podemos dar al niño juguetes que le permitan experimentar con distintas texturas y motiven su capacidad de desplazamiento. Estos son sonajeros, mantas multiactividad, pelotas, rulos o mordedores, por ejemplo.

>De 1 a 3 años: a esta edad les encanta imitar lo que los padres hacen, moverse, experimentar nuevas sensaciones... los juegos musicales, los andadores o los cubos apilables pueden ser buenas opciones.

>De 3 a 6 años: el peque comienza a ser más mayor y empieza a ejercitar su capacidad de concentración y razonamiento, pero también su imaginación. Por eso, los disfraces, los juegos de construcción, los puzles, las cocinitas, los juguetes de animales o de herramientas pueden ser una gran idea.

>De 6 a 9 años: el campo de juego es más amplio a esta edad y comenzará a depender de sus propios gustos. El niño desarrolla su creatividad y sus habilidades sociales. También es una buena edad para que despierte en él el interés por el deporte u otras actividades, por eso, algunos de los juegos recomendados pueden ser los juegos de azar, de memoria, las bicicletas, los patines, accesorios deportivos, herramientas para pintar...

>Más de 9 años: de manera parecida como ocurría en la anterior franja de edad, los niños ya tendrán claro cuáles son sus gustos a la hora de divertirse. Probablemente comiencen a jugar con videojuegos, y no es una mala idea, pero siempre que controlemos el tiempo de uso. Los juegos de estrategia, de habilidad, de creatividad, los coches teledirigidos, las construcciones complejas o materiales para que puedan hacer diferentes manualidades pueden ser opciones a tener en cuenta.

Relacionados: Manualidades infantiles

Manualidades para niños © iStock

¿Son seguros sus juguetes?

Otro de los puntos a tener en cuenta es asegurarnos de que el juguete que compremos a nuestro hijo esté regulado por la normativa vigente y no conlleve riesgos para él. Las piezas pequeñas, las pinturas tóxicas, los acabados defectuosos, los ensamblajes incorrectos... Todos ellos pueden representar un peligro para tu bebé o incluso para un niño más mayor. Por eso es muy importante que te asegures siempre de que los juguetes de tus hijos son totalmente seguros.

Leer también puede ser un juego

Y por supuesto, no podemos olvidarnos de los libros. La lectura también puede ser divertida, y además, didáctica: el niño puede mejorar con ella su comprensión lectora, ampliar su vocabulario y cometer menos faltas de ortografía. Podéis leer juntos antes de dormir: que cada uno lea una página, poned diferentes voces a los personajes, inventaros vuestra propia historia... Si desde que es pequeño utilizas la lectura con un sentido divertido, tu hijo se sentirá mucho más motivado para leer, con todos los beneficios que ello conlleva.


Y además:
Los 10 principales errores que cometemos en la alimentación de los niños
Hábitos saludables para niños: ¿cómo enseñarles a comer?

por Redacción enfemenino

Puede interesarte