Inicio / Maternidad / Bebés y niños / Qué hacer si tu hijo moja la cama: ¿cuándo ir al pediatra?

© iStock
Maternidad

Qué hacer si tu hijo moja la cama: ¿cuándo ir al pediatra?

Laura Marcos
por Laura Marcos Publicado en 1 de junio de 2017

Las pérdidas de orina en niños son habituales pero, ¿cómo saber si el comportamiento entra dentro de lo normal? ¿Cuándo consultar a un especialista?

Los escapes de orina involuntarios son una realidad para muchos niños, tanto si se producen durante el día en entornos sociales (en el cole, en el parque...) como por la noche. Pero son aún más frecuentes estas últimas. Mojar la cama es un problema habitual que no tiene por qué implicar un problema médico, y que se convierte en un tabú en las familias. Lo ideal es no magnificar el problema y buscar soluciones mientras lo supera. Una de ellas puede ser el uso de calzoncillos o braguitas absorbentes.

Aquí tienes más información y muestras de producto GRATIS

La preocupación más común de las madres y padres cuando su hijo moja la cama es si se trata de un problema de salud. Debes tener claro que hasta los 3 años de edad, es normal mojar la cama o tener escapes involuntarios durante el día, especialmente si el niño está pasando por una situación de estrés. A partir de los 3 años, si tu hijo sigue mojando la cama, te recomendamos acudir al pediatra para descartar cualquier problema más allá de lo normal. Eso sí, no tiene que implicar gravedad, sino que lo más normal es que se trate de un pequeño retraso madurativo.

Una señal de que algo no va bien

La incontinencia infantil, si se produce a partir de los 3 años de edad, suele denominarse enuresis. Este pequeño "retraso" en la maduración implique que el niño no es capaz de gestionar sentimientos, frustraciones o momentos de ansiedad, y los manifieste de esta manera, ¡haciéndose pis! Debemos comprender y apoyar al niño en todo momento, y nunca magnificar el problema.

Si consultamos a un pediatra, lo más probable es que nos pide que analicemos qué acontecimientos en la vida del niño han podido hacerle sentir inseguro. Una separación, la pérdida de un familiar, acoso escolar, la llegada de un hermanito... Cualquier nueva noticia que desestabilice o amenace la seguridad del entorno del niño puede desencadenar en un problema como éste. Por eso es muy importante hacerle sentir querido y protegido. Si queremos una ayuda extra, siempre podemos consultar con un psicólogo infantil.

Normalmente, los problemas de pérdidas de orina involuntarias en la infancia son pasajeros y tienen una solución: apoyar al niño y dejar que el tiempo madure las cosas. Una manera de proporcionar seguridad al niño es hacerle sentir que no moja su ropa ni las sábanas. Existen braguitas y calzoncillos absorbentes que se adaptan a la ropita de tu hijo, y que le ayudarán a superar el problema más deprisa.

¿Y si se trata de un problema médico?

Si te preocupa el origen de la incontinencia de tu hijo, puedes pedirle al pediatra que descarte problemas orgánicos en el niño o niña. Puede ocurrir que existe una infección de orina, una inflamación de las vías urinarias. En casos más raros, enfermedades como la diabetes o la epilepsia pueden ser el origen de las pérdidas de orina involuntarias.

Si tienes cualquier duda sobre la salud de tu hijo, nunca está demás acudir al pediatra para descartar un problema grave. Aunque, no te preocupes. En casos de incontinencia infantil, ¡no suele ser lo habitual!

Incontinencia infantil: más información y muestras de producto GRATIS

Y además:
10 claves sobre la incontinencia infantil nocturna
Enuresis nocturna, ¿cómo ayudarles a superarla?

por Laura Marcos

Puede interesarte