Inicio / Maternidad / Bebés y niños / Duerme fuera de casa... ¡y moja la cama!

© iStock
Maternidad

Duerme fuera de casa... ¡y moja la cama!

Elvira Sáez
por Elvira Sáez Publicado en 2 de noviembre de 2017

Ya sea porque tu hijo sufre incontinencia infantil y quiere dormir fuera de casa o porque haya mojado la cama al estar fuera, estos consejos pueden ayudarte. Los escapes nocturnos son muy comunes durante la infancia y tú puedes ayudarle a superar esta etapa.

La incontinencia nocturna es un problema muy frecuente durante la infancia. Aunque los niños suelen aprender a controlar la vejiga a partir de los 2 años, no siempre es así y uno de cada cuatro niños de entre 3 y 15 años sigue mojando la cama por la noche. Las causas pueden ser por un retraso madurativo del control de la vejiga y la profundidad del sueño o bien por motivos psicológicos, es decir, que el niño esté pasando una etapa estresante como el nacimiento de un hermano, una mudanza o discusiones en su entorno.

Lo normal es que se corrija por sí sola, pero si en algún momento tienes dudas o crees que el problema se alarga demasiado, acude al pediatra. Si es el caso de tu hijo, no debes alarmarte, pero sí ofrecerle el apoyo necesario para que lo supere. Este problema puede causar daños en su autoestima y generarle inseguridad, especialmente si tiene que pasar una noche fuera de casa o que algún amiguito se quede a dormir con él. Te damos algunos consejos que pueden ayudarle a superar este tipo de situaciones.

© iStock

Ya sea porque va a dormir fuera o porque ya haya tenido algún escape estando en otra casa, hay consejos que pueden ser muy útiles para que tu pequeño no se sienta mal y que la próxima vez no tenga problemas en pasar una noche en casa de familiares o amigos.

1. No le regañes: si suele tener escapes de orina o ha mojado la cama estando fuera de casa, ¡no le castigues! Esto solo empeorará el problema y le hará sentir más inseguro. Procura comprenderle y no culpabilizarle en ningún momento.

2. Hazle saber que es algo normal: si tu hijo entiende que lo que le ocurre es algo que le pasa a muchos niños de su edad y que lo superará con el tiempo, estará mucho más tranquilo y no tendrá miedo cada vez que tiene que irse a dormir, sea en casa o no.

3. Utiliza prendas especializadas: el uso de braguitas o calzoncillos absorbentes es un truco muy sencillo para que tu hijo se sienta más protegido, especialmente si va a dormir fuera de casa. De este modo no se mojarán ni el pijama ni la cama y si tiene algún escape, nadie se dará cuenta. Escoge unos que sean cómodos y que no se noten. ¡Se sentirá mucho más seguro!

4. Evita presionarle: aunque creas que el problema se alarga y que ya debería empezar a controlarlo, recuerda que cada niño tiene sus ritmos. Si le presionas para que supere el problema lo único que conseguirás es que aumente el estrés y se agrave la situación.

5. Procura que no tome líquidos unas 2/3 horas antes de dormir: con este acto tan sencillo te asegurarás de que se va a dormir con la vejiga vacía y habrá menos posibilidades de que tenga ganas de hacer pis durante la noche.

6. Habla con él y descubre cómo está: si los escapes se deben a que está pasando por una época difícil a nivel psicológico, ya sea por algún problema en el colegio o en casa, es imprescindible que le escuches y le des todo el apoyo posible. De esta forma se encontrará mucho mejor.

7. Anímale por sus progresos: crea un calendario en el que apuntéis juntos las noches secas con un sol. De este modo será consciente de su evolución y se centrará en lo positivo. ¡Seguro que pronto lo supera!

Y además:
Incontinencia infantil: las claves para ayudar a tu hijo a superarla
Qué hacer si tu hijo moja la cama: ¿cuándo ir al pediatra?

por Elvira Sáez

Puede interesarte