Inicio / Maternidad / Bebés y niños / ¿Por qué los niños deben tomar lácteos?

© iStock
Maternidad

¿Por qué los niños deben tomar lácteos?

por Redacción enfemenino Publicado en 12 de junio de 2017
331 compartidos

Leche, queso, yogur, helados... Los lácteos, además de ser la principal fuente de calcio, también contienen grasas y proteínas esenciales. Por eso, son un alimento fundamental, especialmente durante la infancia. Te contamos por qué son tan importantes para los pequeños de la casa. ¡Apunta!

El calcio es necesario durante toda la vida, pero lo es aún más durante la infancia y la adolescencia por ser las etapas en las que se produce el crecimiento. Este mineral da forma a los huesos y los dientes y, además, está presente en otros tejidos corporales como las neuronas. De hecho, es el mineral más abundante de nuestro cuerpo. Por eso, es muy importante consumir alimentos que lo contengan, como los lácteos, que son los alimentos que contienen mayor proporción del mismo. Además, estos, también aportan grasas y proteínas muy beneficiosas.

​En concreto, los especialistas recomiendan consumir entre 2 y 4 raciones de lácteos al día, entre las que se puede alternar el consumo de cualquiera de sus derivados: yogures, queso, batidos, helados... Aquí puedes ver todas las opciones:

Yogur © iStock

Cantidad diaria de calcio recomendada para niños

Como ya hemos indicado, el calcio es fundamental durante la etapa de crecimiento, por lo que es importante hacer un consumo adecuado del mismo. Las cantidades específicas según la edad del niño son las siguientes:

  • ​Entre 1 y 4 años: 600 mg de calcio
  • Entre 4 y 7 años: 700 mg de calcio
  • Entre 7 y 10 años: 900 mg de calcio
  • Entre 10 y 13 años: 1.100 mg de calcio
  • ​Entre 13 y 15 años: 1.200 mg de calcio

Para asegurarte de que se consume la cantidad adecuada, solo tienes que fijarte en los mg de calcio que contienen los alimentos. En el caso de la leche, por ejemplo, son 120 mg por cada 100 ml. El queso duro, por su parte, 800 mg por cada 100 gr. Lo ideal es llegara la proporción adecuada con el consumo de diferentes lácteos y otros alimentos que contengan calcio.

Qué hacer en caso de intolerancia a la lactosa

Si tus hijos tienen intolerancia a la lactosa, no te preocupes. Lo que les sienta mal es el azúcar de la leche, llamada lactosa, debido a un déficit de la enzima lactasa, que es necesaria para digerirla. Por suerte, cada vez hay más productos lácteos que no llevan lactosa, así que podrán consumir la dosis diaria que necesitan. Leche, yogures, queso... ¡no tendrán por qué renunciar a ninguno de ellos! Incluso podrán darse un capricho tomando un helado sin lactosa, como los de Nestlé. Para asegurarte de que los productos no contienen lactosa, te recomendamos que elijas los productos que incluyan el logo de una asociación externa a la marca, un ejemplo es el de ADILAC.

Ahora que ya sabes por qué son tan importantes los lácteos durante la infancia, no olvides incluirlos en sus meriendas. En la galería puedes ver diferentes ideas. ¡Les encantarán!

Relacionados: Meriendas para niños

Meriendas para niños © iStock

Y además:
¿Qué hacer en caso de alergia alimentaria en niños?

Cómo conseguir una dieta rica en fibra en los niños

por Redacción enfemenino 331 compartidos

Puede interesarte