Inicio / Maternidad / Bebés y niños / Tratamiento y manejo de la incontinencia infantil nocturna

© iStock
Maternidad

Tratamiento y manejo de la incontinencia infantil nocturna

Elvira Sáez
por Elvira Sáez Publicado en 24 de octubre de 2017

¿Tu hijo se hace pis por las noches? No te alarmes, la incontinencia nocturna es un problema muy común durante la infancia. Te contamos todo lo que necesitas para que ayudes a tu pequeño a afrontar esta etapa.

Aunque los niños suelen aprender a controlar la vejiga a partir de los 2 años, no siempre es así. Hay muchos casos en los que este control se produce más tarde por un retraso en el desarrollo madurativo. Es entonces cuando aparece la incontinencia infantil, que afecta a uno de cada cuatro niños de entre 3 y 15 años. No obstante, las causas, aparte de físicas, también pueden ser psicológicas. Situaciones que alteren la estabilidad del niño como una mudanza, el nacimiento de un hermanito o problemas en el colegio pueden afectarle en este sentido.

Lo más habitual es que las pérdidas cesen sin ningún tipo de complicación, pero es importante manejar el problema adecuadamente para que la autoestima del niño no se vea dañada. A continuación te ofrecemos varias recomendaciones que pueden serte muy útiles para afrontar la situación.

© iStock

¿Debo acudir al pediatra?

Hasta los 5 años es totalmente normal que se produzcan pérdidas involuntarias, ya que cada niño necesita un periodo para controlar su vejiga. Si el problema se alarga y sigue mojando regularmente la cama es recomendable acudir al pediatra para descartar problemas físicos como la infección de orina o casos más raros como la diabetes o la epilepsia. El médico también podrá ayudarte a analizar si la incontinencia tiene origen psicológico y es muy probable que te pregunte si ha habido algún acontecimiento en su vida que le haya podido afectar. Sea como sea, si tienes cualquier duda sobre su salud, nuestro consejo es que acudas al pediatra para no correr riesgos.

El papel de los padres

Para superar esta etapa, el apoyo por parte de los padres es fundamental. Lo más adecuado es que normalices el tema y hagas saber a tu hijo que lo que le está pasando es habitual a su edad y le ocurre a muchos otros niños. De este modo no le dará tanta importancia y evitarás que se preocupe innecesariamente. Por supuesto, ¡nunca le regañes o castigues si se hace pis! Aunque pueda suponer una molestia para ti limpiar lo que ha manchado, tienes que ponerte en su lugar y comprenderle. Culpabilizarle solo agravaría más el problema, así que es necesario que le demuestres que estás ahí para ayudarle a superarlo, sin ningún tipo de presión. Recuerda que si tu hijo se siente amado y protegido fortalecerás su autoestima.

Trucos que pueden ayudar

Aparte de ofrecer a tu hijo todo el apoyo que puedas, hay algunos tips que pueden ser muy útiles para facilitar el proceso:

1. Utiliza prendas especializadas: existen braguitas y calzoncillos absorbentes muy cómodos con los que no se mojarán ni la cama ni el pijama y tu hijo se sentirá mucho más seguro cada vez que vaya a dormir. Además, también evitará que tengas que cambiar las sábanas cada vez que ocurre. ¡Todo son ventajas!

2. Evita que tome líquidos justo antes de dormir: es preferible que repartas el aporte durante el día y que unas dos horas de irse a la cama ya no los ingiera. De este modo te asegurarás de que tiene la vejiga vacía y habrá menos posibilidades de que moje la cama.

3. Haz un calendario de logros: para motivarle a que supere esta etapa y sea consciente de su progreso puede ser muy positivo que marquéis con un sol en el calendario las noches secas. Esta idea tan sencilla le ayudará a percibir su evolución y sentirse orgulloso.

Y además:
Incontinencia infantil: las claves para ayudar a tu hijo a superarla
Qué hacer si tu hijo moja la cama: ¿cuándo ir al pediatra?

por Elvira Sáez

Puede interesarte