Inicio / Maternidad / Bebés y niños / Cómo sobrellevar la primera separación

© Jupiter
Maternidad

Cómo sobrellevar la primera separación

Elena Bonet
por Elena Bonet Publicado en 16 de febrero de 2010

La mamá
Durante los meses que ha durado la baja por maternidad has vivido una simbiosis total con tu hijo. Ahora tienes que volver al día a día lleno de actividad, horarios y obligaciones, y sin tu bebé. Es evidente que esta separación forma parte de su desarrollo, pero, incluso en el caso de que te apetezca retomar tu trabajo, la transición será algo difícil. ¿Cómo evitarlo? Intenta hablar de ello con tus allegados y amigos, ellos te ayudarán a superar el mal trago.

El bebé
Aunque no sepa expresarlo con palabras, reaccionará ante la separación, como lo hacen el resto de niños. De ahí que sea indispensable tener que pasar por una semana de adaptación antes de separarte por completo de él. Durante esos días podrás comprender mejor la rutina diaria del bebé sin ti, ganarás confianza y el niño empezará a expresarse.
Tanto si lo llevas a la guardería como si contratas a una canguro, la adaptación es muy similar: durante algunos días dedica a pasar unas horas junto al bebé en la guardería o con la niñera y ve espaciando las ausencias. Hay que desdramatizar la situación y evitar decir frases del tipo “te voy a echar de menos” o “estaré triste sin ti” y, sobre todo, no debes sentirte culpable, no eres una mala madre por tener que dejar a tu hijo al cuidado de otros para ir a trabajar.

Instaura un clima de confianza con la persona que cuide de tu hijo
-Si lo llevas a la guardería, pasa tiempo hablando con las maestras.
-Si tienes una canguro, respeta su trabajo y se puntual tanto en los horarios como en el pago. Si te quedas hablando con ella cada día durante 20 minutos, págale también ese tiempo. Por otro lado, explícale con claridad y amabilidad los aspectos que debe mejorar y, sobre todo, comparte con ella tu satisfacción con su trabajo.

La separación, una experiencia angustiosa

La angustia, la tristeza y la vuelta al trabajo, aunque lo estés deseando, son un obstáculo que debes superar. Experimentarás la separación mucho mejor si has podido elegir quién cuidará del niño y si la persona es de confianza. No debes adueñarte de las emociones de tu hijo, se trata de una persona que piensa y siente con independencia de sus padres. El bebé debe aprender a adaptarse, dale espacio para que pueda gestionar las emociones nuevas.
Aunque al principio duerma un poco mal, recuérdate que la separación es estructurante. La ausencia de la madre no significa falta de afecto siempre y cuando la mamá esté lo suficientemente tranquila y le demuestre cariño.
Explícale que la separación puede experimentarse de un modo positivo y haz lo posible para instaurar un clima de confianza: no le digas que volverás pronto si no va a poder ser, no te vayas cuando no te vea e infórmale de todo. Concrétale quién irá a recogerlo, etc. De este modo la separación se convertirá en un proceso “natural” para el bebé porque sus necesidades afectivas se verán satisfechas.

No te pierdas:
Remedios de la abuela para cuidar al bebé
Las 15 reglas de oro para alimentar al bebé
Maternidad ¿cómo es tu día a día con tu hijo?

por Elena Bonet

Puede interesarte