Todo sobre el biberón

Todo sobre el biberón

Antes incluso del nacimiento de un niño una madre se hace la pregunta: ¿qué tipo de alimentación voy a elegir para mi bebé? La alimentación con biberón y leches industriales es la alternativa a la lactancia materna. En caso de que te hayas decantado por esta opción tienen que buscar un biberón adecuado que se adapte a tu bebé para que no lo rechace.

Hoy en día existen múltiples opciones aptas para los pequeños más exigentes. Incluso hay biberones evolutivos que se adaptan a las diferentes etapas de tu hijo o biberones con forma de taza antigoteo para los niños más mayores. Elegir el biberón y la tetina adecuada para tu bebé es una tarea difícil porque hoy en día hay muchísimas alternativas disponibles. Puedes optar por un biberón de cristal o un biberón de plástico, con forma recta o cilíndrica, biberones ergonómicos…

A la hora de preparar un biberón para nuestro bebé hay que seguir las indicaciones del producto correctamente. Cada etapa evolutiva de un niño requiere un aporte nutricional diferente y las cantidades de leche tienen que ser las adecuadas para el bebé, atendiendo a su edad y su desarrollo. Ante cualquier duda, consulta siempre a la enfermera, al pediatra o acude a la farmacia.

La alimentación infantil: leches infantiles

por Rebeca Ruiz 56 compartidos

Para conservar el biberón en buen estado hay que seguir unas pautas básicas. Lo más importante es el lavado después de cada toma. Además, después del lavado del biberón, es muy importante esterilizarlo para eliminar todo los restos de gérmenes. Esto se realiza sobre todo cuando el bebé es más pequeño porque su sistema inmunológico aún no está completamente desarrollado y puede sufrir infecciones.

Existen dos formas para esterilizar un biberón: en caliente y en frío. Dentro de la esterilización caliente podemos optar por dos opciones. La más común es hervir el biberón y la tetina en agua durante 10 minutos. También existe la opción de usar el microondas. Existen recipientes especiales para ello. La esterilización en frío se realiza con pastillas especiales que se pueden adquirir en farmacias y que eliminan los gérmenes y los agentes patógenos que se pueden encontrar en un biberón.

Aunque hayas elegido la lactancia materna como método exclusivo para alimentar a tu bebé es posible que en algún momento tengas que pasar del pecho al biberón. Tu hijo tiene que seguir un proceso de adaptación para pasar de la lactancia materna al biberón. Por eso hay que informarse para que este proceso no sea traumático para el pequeño. Te recomendamos que en los primeros días y para que el niño no rechace la leche artificial mézclala con tu leche materna. El saca-leche te permitirá coger tu propia leche y conservarla, y , si necesitas más información sobre el biberón, en este especial te informamos sobre todo lo que necesitas saber.