Inicio / Maternidad / Bebés y niños / Vacunas infantiles: 10 cosas que (quizá) no sabes

© iStock
Maternidad

Vacunas infantiles: 10 cosas que (quizá) no sabes

Terry Gragera
por Terry Gragera Publicado en 20 de enero de 2016
179 compartidos

Junto con la potabilización del agua, las vacunas infantiles son la medida sanitaria que más vidas de niños ha conseguido y consigue salvar. De hecho, se estima que desde que existen las vacunas han logrado evitar 1.500 millones de muertes en todo el mundo. ¿Quieres saber más sobre las vacunas?

A pesar de su incontestable eficacia, algunos movimientos antivacunas ponen en entredicho el valor de las vacunas. Estas son 10 cosas que debes saber sobre la vacunación infantil.

Vacunas infantiles © iStock

1. Vacuna viene de vaca

El mecanismo de las vacunas fue descubierto en el siglo 18 por el Dr. Edward Jenner, un médico rural que se dio cuenta de que las mujeres que ordeñaban vacas se contagiaban de la viruela vacuna, pero se volvían inmunes a la viruela humana. Tras algunos estudios inoculando a humanos el virus de la viruela vacuna se pudo llegar a conocer cómo era el proceso de la inmunización. Y a esta protección, y en honor a las vacas que habían hecho posible el hallazgo, se le siguió denominando "vacuna". ¿Conocías esta historia? Te proponemos que descubras con este test cuánto sabes sobre vacunas.

2. Las vacunas se elaboran con virus vivos

Las vacunas activan nuestro sistema inmunitario para protegernos frente a virus y bacterias nocivas. Para ello se inyecta en nuestro organismo una parte de ese virus que se quiere combatir, como un modo de engañar al cuerpo para que empiece a generar anticuerpos frente a él. Aunque las vacunas contienen virus vivos, estos están inactivados; es decir, no pueden provocar la enfermedad. El mecanismo de las vacunas es simple pero muy efectivo.

3. Las vacunas no son obligatorias

A pesar de que algunos movimientos antivacunas apelan a "la libertad de vacunación", en España la vacunación es totalmente voluntaria. Cada padre puede decidir si vacuna o no a sus hijos, aunque desde un sentido estricto, la vacunación se entiende como un derecho del niño del que no deberían sustraerlo ni siquiera sus padres.

4. Hay distintos calendarios vacunales

Como sucede en otros ámbitos con competencias transferidas, cada Comunidad Autónoma dispone de su propio calendario vacunal. Por este motivo, dos niños de la misma edad pertenecientes a Comunidades diferentes puedes recibir vacunas distintas.

5. Vacuna recomendada no es igual a vacuna financiada

Además del calendario vacunal de cada Comunidad Autónoma, donde todas las vacunas están financiadas por la Seguridad Social, la Asociación Española de Pediatría (AEP) publica cada año sus recomendaciones en materia vacunal, añadiendo otras que no están subvencionadas, pero que considera importantes para proteger al niño. Estas son todas las vacunas infantiles, una a una.

6. Las vacunas crean inmunidad de grupo

Una de las bazas secretas de los grupos antivacunas es que conocen el mecanismo de estas. Así, cuando muchos niños se vacunan se produce lo que se conoce como inmunidad de grupo, por lo que resultan protegidos los vacunados y los no vacunados. Por ello, no vacunar a un niño, además de peligroso, es insolidario.

7. Las vacunas son muy seguras

Antes de autorizar una vacuna, esta es sometida a muchas pruebas que garantizan su seguridad y eficacia. Es normal que tras la administración de una vacuna puedan aparecer molestias en la zona del pinchazo, irritabilidad o incluso unas décimas de fiebre, todos ellos inconvenientes mucho menores que las ventajas que proporciona la vacunación. Las vacunas no provocan autismo ni ningún otro problema grave, como ha quedado demostrado científicamente. Aquí tienes el Decálogo de las Vacunas de la AEP.

8. Las vacunas protegen frente a enfermedades mortales

Las vacunas protegen al niño (y al adulto) de enfermedades leves, pero también de enfermedades graves que pueden ocasionar la muerte. Cuando se deja de vacunar puede haber epidemias. Por ejemplo, y según datos del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, la epidemia de sarampión que hubo en Bulgaria entre 2009 y 2010 ocasionó 24.047 casos de sarampión y 24 fallecimientos. En la Unión Soviética, una epidemia de difteria causó 157.000 contagios y 5.000 fallecidos entre 1990 y 1998.

9. Las contraindicaciones para vacunar son muy pocas

Se puede vacunar al niño aunque esté con mocos, tome algún medicamento o incluso tenga unas décimas de fiebre. Hay muy pocas circunstancias que contraindiquen absolutamente la vacunación, como alguna enfermedad crónica (asma, cardiopatía) que en ese momentos estén descompensadas.

10. Vacunar puede prevenir algunos tipos de cáncer

Vacunar no solo salva vidas evitando enfermedades contagiosas sino que lo hace mediante la prevención de algunos tipos de cáncer. Por ejemplo, la vacuna de la hepatitis B previene el cáncer de hígado y la vacuna del virus del papiloma humano protege frente al cáncer de cuello de útero.

Vacunar es un también un acto de amor por tu hijo. Aquí tienes frases que te recordarán lo bonito que es ser madre.

Y además...
Fiebre: ¿sabes cómo combatirla?
Test: ¿Cuánto sabes sobre los cuidados del bebé?

por Terry Gragera 179 compartidos

Puede interesarte