Inicio / [OLD] Especial / [OLD] Bienestar / 10 costumbres saludables (y fáciles de llevar a cabo) que puedes adoptar a la hora de comer

© iStock
[OLD] Especial

10 costumbres saludables (y fáciles de llevar a cabo) que puedes adoptar a la hora de comer

por Redacción enfemenino Publicado en 11 de enero de 2016
86 compartidos

Beber agua, alimentarse de forma equilibrada o intentar cocinar de manera saludable son algunos de esos necesarios consejos que hemos escuchado toda la vida pero, ¿qué pequeños hábitos del día a día pueden marcar realmente la diferencia en tus comidas?

El ajetreo diario, el estrés o las prisas pueden hacer que descuidemos nuestra alimentación más de lo que nos gustaría. Sin embargo, si bien es fundamental comer de forma equilibrada donde haya presencia de productos saludables que ayuden a nuestro organismo y a nuestro sistema digestivo en su día a día, también hay pequeños hábitos que pueden ayudarte con esa función. Toma nota, adóptalos todos, y siente realmente la diferencia. ¡Volverás a disfrutar al máximo de las comidas!

© iStock

1. Cuando comas, come

Parece mentira, pero comer de forma consciente, es decir, saboreando, masticando bien y sin distracciones, te ayudará a disfrutar realmente de las comidas. Si no pones el piloto automático (nos referimos a comer estando más atenta de la tele o de tu ordenador que de tu plato), te darás cuenta de cuando te sientes verdaderamente saciada y seguro que empiezas a apreciar realmente todo lo que comas, empezando a elegir de forma inconsciente nuevos y saludables alimentos. Seguro que comes algo menos y tu digestión te lo agradece.

2. Come siempre sentada

En la misma línea que lo anterior, no picotees mientras te haces la comida ni comas a deshoras. Si te apetecen unas aceitunas, unas patatas o unos cacahuetes, resérvalos para la hora de la comida y cómelos junto con el resto de alimentos. Así controlarás tu ansiedad o la gula y probablemente, cuando veas todo el conjunto, te darás cuenta de que no necesitas comértelo todo para sentirte saciada.

3. Un té en ayunas

Seguro que has oído hablar en más de una ocasión de los beneficios del té, pero lo cierto es que en ayunas, es todavía más efectivo. El té verde es uno de los que más propiedades acumula: es rico en antioxidantes, te ayuda a depurar el organismo, es bueno para la digestión... Acostúmbrate a tomarlo cada mañana y verás como notas la diferencia. Si no te entra por la mañana, después de comer también es una opción. Y si el té verde no es lo tuyo o quieres variar, prueba con una infusión de agua y limón exprimido. ¡Es fantástico!

4. Una copa de vino al día

Una copa de vino al día... ¿sí o no? Para quien se lo pueda permitir, sí puede ser muy beneficioso con las comidas. El vino tinto es fuente de resveratrol, un antioxidante que ayuda a retrasar el envejecimiento celular. Además, el hollejo de la uva (lo que queda después del prensado de esta), contiene sustancias que cuidan el corazón y las arterias, a la vez que ayudan a mantener a punto la memoria. Tal vez ese fuera el secreto de muchos de nuestros abuelos...

5. Canela en vez de azúcar, especias en vez de sal

A todos nos gusta un plato sabroso, pero en vez de utilizar solo sal o azúcar para darle un toque a tus platos, ¿por qué no pruebas con algunas alternativas más saludables? Para las comidas que no quieras que se te queden sosas te recomendamos utilizar especias y condimentos: orégano, curry, ajo en polvo, romero o incluso guindillas. Para el dulce, es un poco más complicado sustituir el azúcar, pero te recomendamos probar con la canela siempre que puedas: en el té, el café, el yogur... No solo está delicioso sino que ayudará a activar tu metabolismo.

6. Algo verde en tus platos

Acostumbra a acompañar todos tus platos con algún vegetal. Si haces una tosta de salmón, añade un poco de rúcula; si haces una hamburguesa, que sea con tomate y lechuga; si comes un yogur, échale unas semillas; si comes un poco de pizza, prueba a echarle berenjena o calabacín. En definitiva: haz tus platos algo más saludables para aprender a disfrutar de otros sabores comiendo lo que más te gusta. Si en tu plato no hay cabida para los vegetales, no hay problema, siempre puedes acompañarlo de un zumo natural con su pulpa. ¡La idea es que le des siempre un toque saludable a tus menús!

Zumo de frutos del bosque © iStock

7. Platos pequeños y raciones moderadas

¿Sabías que comer en un plato grande puede hacer que aumente hasta un 20% la cantidad que comes? Sí, muchas veces comemos por los ojos y al final es nuestra digestión quien sufre las consecuencias. Por lo tanto, acostúmbrate a servirte la comida en un plato pequeño siempre que puedas. Si luego quieres repetir, puedes hacerlo, pero escucha primero a tu cuerpo para darte cuenta si realmente sigues teniendo hambre o son solo ganas de comer más.

8. Un tenedor más pesado

Otro truco en la línea de lo anterior para comer más despacio y disfrutar al máximo de la comida es dejar el tenedor en la mesa entre bocado y bocado. muchas veces por las prisas devoramos lo que tenemos en el plato y apenas tardamos 5 o 10 minutos en acabárnoslo. Para comer más despacio y conseguir que no nos sintamos mal cuando acabemos, un buen truco es comprar un tenedor de otro color o más pesado que el resto, eso te recordará cada vez que te metas un bocado en la boca que debes dejarlo en la mesa y, por lo tanto, recordarás que debes saborear y masticar mejor los alimentos.

6. ¿Fruta antes o después de comer?

Esta parece ser la eterna pregunta. El año pasado, con motivo de una campaña que pretendía romper mitos de alimentación, la Asociación de Dietistas Nutricionistas de Madrid lo dejó claro: el orden de los factores no altera el producto. Es decir, da igual cuando se come la fruta, lo importante es comerla. Ya sea después durante el postre esparcida, por ejemplo, encima de un yogur, o antes de la comida para saciar un poco tu apetito, lo cierto es que se recomienda comer unas tres piezas de fruta al día. Cuando lo prefieras, es tu decisión, pero recuerda siempre hacerlo a la misma hora. De esta forma se convertirá en un hábito y lo harás de forma natural.

10. Quién dijo miedo

La cocina está de moda: programas de televisión, nuevos libros que se lanzan cada día, novedosas y sorprendentes tendencias culinarias... Está claro: quien no disfruta de la comida es porque no quiere. Por eso para finalizar te vamos a proponer que te acostumbres a disfrutar de la comida en toda su amplitud. Dedícale cada día unos minutos a cocinar algo diferente, no tengas miedo de innovar o probar nuevos platos u otras gastronomías, aprecia los alimentos naturales por encima de los procesados, decora tus platos para que disfrutes también con su presentación y, en definitiva, haz que comer sea cada día un placer que disfrutes con los cinco sentidos.

Y además
10 errores que cometemos cuando nos sentamos a la mesa
30 curiosidades sobre alimentación que tal vez no conocías

¿Quieres saber más? Visita nuestro Especial Mindful Eating
por Redacción enfemenino 86 compartidos