Inicio / En forma / Bienestar / ¡Empieza a moverte! 6 cosas negativas que suceden cuando llevas una vida sedentaria

En forma

¡Empieza a moverte! 6 cosas negativas que suceden cuando llevas una vida sedentaria

Cristina Cañedo
por Cristina Cañedo Publicado en 11 de octubre de 2016
247 compartidos

¿Te cuesta un mundo moverte y hacer algo de ejercicio? Tal vez cambies tus hábitos después de conocer todos los efectos negativos de llevar una vida sedentaria.

¿Sabías que el sedentarismo es una de las principales causas de mortalidad y discapacidad en el mundo? Se calcula que unas 70.000 personas mueren al año en Europa por su culpa. Y es que no realizar ejercicio físico es el segundo factor de riesgo más importante de una mala salud, después del consumo del tabaco.​ Llevar una vida sedentaria tiene numerosos efectos negativos sobre el cuerpo. ¿Estás lo suficientemente concienciada?

1. Menor movilidad de las articulaciones y músculos

Cuando se lleva una vida sedentaria y no se ejercitan los músculos con cierta frecuencia, aparece la rigidez y la pérdida de masa ósea y muscular. Al mismo tiempo, el hecho de no fortalecer ni ejercitar el aparato esquelético acelera las condiciones propias de la edad avanzada, como la artritis, la osteoporosis y otros problemas relacionados con las articulaciones.

2. Envejecimiento prematuro

El sedentarismo hace que nuestro cuerpo sufra un deterioro prematuro en todos los sentidos. Con la falta de actividad física, nuestros músculos pierden forma y fuerza, y por consiguiente, la piel se vuelve flácida. Diversos estudios también sugieren que la falta de ejercicio físico acelera la aparición de otros problemas neurológicos asociados con la edad, como el Alzheimer.

3. Aumento de peso

El sobrepeso y la obesidad son los ejemplos más claros de lo que le ocurre al cuerpo cuando se produce una reducción progresiva del gasto energético y un elevado aporte calórico en la dieta. Y es que si ingerimos un exceso de calorías y no realizamos ninguna actividad física que las queme, el organismo las almacenará en forma de grasa. Así pues, llevar un estilo de vida activo y una alimentación saludable es la mejor forma de prevenir el aumento de peso.

4. Cansancio y desánimo

Al realizar ejercicio liberamos endorfinas, unas sustancias que producen felicidad. Por ello, muchos estudios unen la falta de actividad física con la depresión, la ansiedad o con la sensación de cansancio permanente. Una actividad física moderada-intensa realizada entre tres y cinco días a la semana disminuye el riesgo de sufrir enfermedades mentales, y además, contribuye a mejorar la confianza, la autoestima y el estado de ánimo en general.

5. Mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares

Según un estudio de la Universidad de Navarra, la vida sedentaria multiplica por dos el riesgo de sufrir hipertensión arterial y por cuatro la posibilidad de sufrir otras enfermedades cardiovasculares relacionadas con el sobrepeso, como el infarto de miocardio, la muerte súbita o incluso la diabetes. Una vida activa y el ejercicio regular ayudan a mantener unos buenos niveles de tensión arterial y colesterol.

6. Infertilidad

Como hemos dicho, la falta de ejercicio suele ir asociada al sobrepeso, y éste, al mismo tiempo, está asociado a la infertilidad femenina. Y es que la obesidad afecta a la calidad de los óvulos, del embrión, y del entorno uterino, por lo que una mujer con sobrepeso y con hábitos sedentarios tendrá más difícil quedarse embarazada. La influencia del sedentarismo en la fertilidad también es aplicable a los hombres: varios estudios confirman que los varones que realizan ejercicio moderado tienen más cantidad de espermatozoides que aquellos que no lo realizan.

¿Ya estás convencida? Descubre entonces qué deporte va mejor con tu personalidad...

Y además:
Los beneficios del deporte para tu autoestima
9 beneficios de andar 30 minutos al día: la manera más fácil de estar en forma

por Cristina Cañedo 247 compartidos

Puede interesarte