Inicio / En forma / Salud / Las estrías

En forma

Las estrías

Elena Bonet
por Elena Bonet Publicado en 13 de enero de 2010

Las estrías, lesiones visibles de la piel, aparecen por norma general tras grandes cambios hormonales que marcan la vida de una mujer (pubertad, embarazo, menopausia). Aunque suelen ser poco agraciadas, pueden disimularse. Aquí tienes unos cuantos consejos.

¿Qué son las estrías?
Son lesiones de la piel que resultan de la ruptura de las fibras elásticas y de la desorganización de las fibras de colágeno producidas por los fibroblastos al nivel de la dermis. Adquieren un tono más violáceo en las pieles claras, son pigmentadas en las pieles más oscuras y, con el paso del tiempo, se convierten en hilos blancos nacarados de aspecto atrófico. Se localizan, sobre todo, en la zona del vientre, las caderas, los senos y las piernas. No se puede predecir a quién le saldrán estrías y a quién no, pues una misma distensión cutánea tiene consecuencias diferentes en cada mujer.

¿Cómo se forman?
Son la consecuencia de dos fenómenos, la mayoría de las veces asociados a:
-Una distensión desmesurada de la piel. Un rápido aumento de peso (crecimiento, embarazo, cogida de peso importante) incrementa la tracción ejercida en la piel y tira de las fibras de colágeno. Los fibroblastos no tienen tiempo de producir suficiente elastina para hacer frente a dichas tensiones, la red de fibras elásticas no resiste y se rompe por diferentes zonas.
-Un cambio hormonal. La producción de las fibras de la dermis tiene lugar bajo la influencia de una hormona: el cortisol. Un exceso de cortisol inhibe la producción de colágeno y elastina por parte de los fibroblastos. Ahora bien, durante el embarazo, la pubertad o los cambios hormonales se produce menos cortisol. En dichos períodos se observa una debilitación de las redes fibrosas que no resisten con tanta fuerza a las tensiones.

¿Cómo prevenir su aparición?
La mejor prevención consiste, evidentemente, en no coger demasiado peso y de un modo repentino, sobre todo, durante el embarazo.
No obstante, como no se puede controlar la producción de cortisol, pues es imposible, es recomendable cuidarse la piel, hidratarla intensamente para que resista mejor a los estiramientos. Lo ideal es aplicarse cremas específicas “antiestrías” a base de silicio, vitamina F, hiedra o extractos de soja, entre otros. A pesar de que no garantizan una eficacia del 100 %, reducen las posibilidades de sufrirlas. Para optimizar su acción, se aconseja aplicarlas dos veces al día desde las primeras semanas del embarazo, antes de que la piel se empiece a estirar.

¿Cómo borrarlas?
Con el tiempo las estrías emblanquecen y se difuminan, pero nunca desaparecen por completo. Para limitar su impacto estético, existen varias soluciones médicas. Todas ellas consisten en provocar una exfoliación de las capas superficiales de la piel con el objetivo de estimular la regeneración de las capas más profundas: crema a base de vitamina A ácida, peeling, microdermoabrasión, láser. Aplicadas dando un masaje, algunas cremas de farmacia y parafarmacia también mejoran el aspecto cutáneo.


Consulta también:
Las agujetas y las lesiones
Reducir los muslos
Consejos para un vientre plano

Y no te pierdas:
Luce piernas este verano

por Elena Bonet

Puede interesarte