Infecciones en la piscina

Resumen en imágenes
  

 - Infecciones en la piscina

Darte un baño en la piscina es todo un regalo cuando empiezan a subir las temperaturas, y no nos engañemos, después de lo mucho que te has cuidado durante el invierno para lucir cuerpazo en verano, te lo mereces. Si estás trabajando, posiblemente el momento de zambullirte en el agua sea el más esperado del día. Si tienes la suerte de disfrutar ya de tus vacaciones, una jornada piscinera es un plan de lo más apetecible. Pero, a pesar de ser una vía perfecta para combatir el calor, los baños en la piscina conllevan riesgos que conviene tener en cuenta.

Como todos los recintos donde confluye mucha gente, las piscinas contienen un gran número de microorganismos contaminantes. Virus, bacterias y hongos se encuentran no sólo en el agua sino en otras zonas, y, por ello, hay que extremar las precauciones para que no acabe afectando al sistema inmunitario. Además, el agua es un caldo de cultivo donde proliferan estos agentes que pueden causar infecciones y enfermedades, como la otitis, la conjuntivitis o el pie de atleta.

Con el objeto de evitar riesgos para la salud, el agua del baño es tratada mediante distintas técnicas, pero aun así, en ocasiones no es suficiente. En la calidad del agua intervienen distintos factores:
  • La higiene y el número de bañistas. Los usuarios de la piscina “aportan” gérmenes que quedan en el agua. Por eso se exigen la ducha antes de bañarse. Si el aforo es demasiado extenso y hay muchas personas bañándose a la vez, es muy probable que los productos higienizantes no den abasto.
  • La temperatura del agua. Cuanto más elevada sea, más fácil lo tienen los agentes patógenos para reproducirse. Por eso, alégrate cuando el agua esté fresquita, porque, al menos, será más sana.
  • La limpieza del “vaso”. Se denomina “vaso” a la estructura que contiene el agua. Hay muchos materiales para revestirlo y no todos resultan igual de fáciles de limpiar. Las superficies que no son lisas tienen más recovecos donde puede quedar acumulada la suciedad. Además, la depuradora, los filtros y demás elementos han de estar en perfecto estado para hacer su función de forma adecuada.
  • Otros agentes. Insectos, tierra, hojas y otros elementos ajenos al agua, pero que pueden caer en ella, actúan también como agentes contaminantes.
Entonces, ¿hay que renunciar a las piscinas? ¡En absoluto! Pero es necesario seguir una serie de consejos para protegerte de sus riesgos.




Terry Gragera

 
  

Vídeo: ¿Conoces el Qigong? Descubre los beneficios de esta técnica milenaria

  • ¿Conoces el Qigong? Descubre los beneficios de esta técnica milenaria
  • En forma a los 85: ¡esta mujer revela su secreto!

Puntúa esta página: 

Descubre enfemenino...
50 alimentos ricos en fibra que deberías comer regularmenteLa manera más fit de empezar el curso después del verano
10 claves para mantener una alimentación saludable durante las vacacionesSabemos qué música prefieren los cirujanos para operar (y no es la que crees)
Además… 20/08/2017
Trucos y consejos
Vídeos
6 trucos para cortar el hambre y moderar el apetito
Impedanciometría: ¿De verdad puede ayudarte?
¡Esta vez sí que sí! 10 trucos para elegir el gimnasio perfecto
¡Di adiós a las grasas de una vez por todas! Los 5 métodos infalibles para conseguirlo
Todos los trucos y consejos En forma
¡Una madre y su hija deciden adelgazar juntas y así es el resultado!
Todos los vídeos En forma
 

Síguenos…

… a través de tu email
Para saberlo todo sobre enfemenino.com,
inscríbete a la newsletter
  OK
… en redes sociales … y dispositivos móviles
               
Beautiful Box