Inicio / Belleza / Cabello / Cómo acabar con la electricidad estática del cabello

Belleza

Cómo acabar con la electricidad estática del cabello

Patricia Álvarez
por Patricia Álvarez Publicado en 23 de enero de 2017
121 compartidos

Después de peinarnos, acercamos la mano a nuestro cabello y el pelo se levanta como si estuviera sujeto por un hilo invisible. Lo mismo cuando, después de llevar durante un rato un gorro, nos lo quitamos y algunos pelos se levantan. ¿Te suena? Es la electricidad estática, y aunque es un fenómeno con cierta gracia en según qué ocasiones puede echar a perder nuestro peinado. Te enseñamos a combatirla.

La electricidad estática se genera a raíz de un exceso de carga eléctrica que acumulan determinados materiales, normalmente por contacto. Por ejemplo, cuando nos cepillamos el cabello con fuerza o nos colocamos un gorro de lana. Los cambios de temperatura, los productos que aplicamos en el cabello, el material del cepillo o de los textiles que rozan nuestro pelo (gorros, toallas…) pueden influir en la carga eléctrica de nuestro cabello.

La cosmética puede ser una gran aliada en la lucha contra la electricidad estática, pues cuanto más hidratado esté nuestro cabello más difícil será que se acumule carga eléctrica. Las mascarillas son un must en cualquier rutina capilar pero más aún en este caso concreto. Siempre adaptadas a nuestro tipo de cabello, optaremos por las que contengan agentes hidratantes y reestructurantes de la fibra capilar, como queratina vegetal, aceite de baobab y ceramidas. Las aplicaremos con el cabello húmedo pero no muy mojado, para evitar que el agua se lleve el producto. La frecuencia de aplicación depende de cada persona, pero si está muy seco podemos aplicarla dos o tres veces por semana.

Aun mejores que las mascarillas para los casos de electricidad estática son los aceites en seco. Estos productos son muy versátiles, pues pueden ser aplicados antes del lavado de cabello, para darle un extra de nutrición, o bien después para, además, darle brillo al pelo y domarlo. Ambas opciones nos sirven para acabar con la carga eléctrica, sin embargo la aplicación en seco después de lavar el cabello es perfecta en invierno, pues éste entra en contacto con bufandas y gorros y es más fácil que se cargue de electricidad. Aplicando el aceite antes de salir de casa le damos ese plus de hidratación y lo fijamos para que se mantenga en su sitio. Los que contienen ácidos grasos esenciales son perfectos pues nutren la fibra en profundidad y protegen la cutícula del cabello. Si queremos un producto aún más potente, escogeremos aquellos aceites con efecto antifrizz, que controlan el encrespamiento y evitan que el pelo se descontrole.

Sin embargo, estos productos no funcionarán del todo bien si no seguimos una serie de pautas a la hora de lavar y cuidar nuestro cabello:

  • Después de lavarlo, hay que secarlo con una toalla sin frotar, sino dando toques suaves. Una vez hemos retirado el exceso de agua lo peinaremos, no antes, pues el cabello húmedo es más quebradizo y se puede romper.
  • Antes de usar el secador también nos aseguraremos de secar el cabello para quitarle el exceso de humedad.
  • Utiliza cepillos de madera, cerdas naturales o púas de jabalí. Deshazte de los de metal o fibras artificiales, pues traspasan electricidad al cabello.
  • Si utilizas la plancha, asegúrate de que el cabello está totalmente seco y usa un producto de acabado antifrizz para mejorar el acabado.


Contenido elaborado en colaboración con Mónica Lizondo, farmacéutica y cofundadora de Farmaconfianza.



Y además:
Peinados para disimular el cabello encrespado
¡Adiós pelo encrespado! 15 trucos sencillos para terminar con el efecto frizz

por Patricia Álvarez 121 compartidos

Puede interesarte