Inicio / Belleza / Cabello / 10 problemas capilares que solo una mujer entiende

© vía boredpanda.es
Belleza

10 problemas capilares que solo una mujer entiende

Elvira Sáez
por Elvira Sáez Publicado en 6 de octubre de 2017

Estas divertidas ilustraciones muestran algunos de los problemas más frecuentes que sufrimos las mujeres con nuestro cabello. ¡Seguro que te sientes identificada con más de una!

Cuidas tu melena al máximo y siempre procuras que su aspecto sea perfecto pero, seamos realistas, no siempre es posible. ¿Quién no se ha levantado con el pelo como una loca y ha intentado arreglarlo con una coleta? El problema es que la expectativa respecto a cómo te iba a quedar y la realidad, a veces son muy diferentes. Incluso cuando te empeñas en seguir paso a paso un tutorial para conseguir unas ondas perfectas, es muy habitual que fracases y te preguntes cómo es posible que el resultado en tu pelo se aleje tanto de lo que viste en la pantalla. ¡Tranquila, nos pasa a todas! O al menos a la gran mayoría... Echa un vistazo a estas ilustraciones con algunos de los problemas capilares más frecuentes en nuestro día a día.

Expectativa y realidad al peinarte © vía boredpanda.es

1. La expectativa pocas veces se corresponde a la realidad a la hora de peinarnos

Así es, hay días en los que por más que nos esforcemos nuestro pelo no quiere colaborar. En tu mente todo parecía perfecto cuando decidiste ponerte rulos para tener unos rizos envidiables, pero nada más quitártelos te diste cuenta del grave error que habías cometido. Algunas veces, incluso, has tenido que volver a lavarte el pelo para solucionarlo.

2. La caída del cabello te atormenta

Cuando te quejas de que se te cae mucho el pelo siempre hay alguna amiga dispuesta a decirte que es normal por la época o que a lo mejor es por el estrés. Aunque te tranquiliza durante unos instantes, cada vez que ves un pelo en el suelo crees que en dos días estarás calva.

3. Si tienes el pelo largo lo quieres corto ¡y viceversa!

Cuando tienes el pelo corto siempre piensas que la melena larga es mucho más versátil, atractiva y femenina. Pero la realidad es que cuando la tienes, no haces más que quejarte de tener las puntas abiertas, de que se te encrespe o de tenerlo en la Algo similar ocurre con el pelo corto.

4. No entiendes cómo consiguen otras chicas hacerse ese moño desenfadado

Estás en clase o en el trabajo y una de tus compañeras se hace un moño en el momento que le queda perfecto y le da un aspecto de lo más interesante. Tomas nota mental y te prometes a ti misma reproducirlo con éxito. Pero no, ocurre lo mismo que la anterior vez que lo intentaste, ¡pareces una cebolla! Nada que ver con lo que querías conseguir. Pero no desesperes, quizá con este vídeo podemos ayudarte...

5. Cuando estás convencida de que has hecho bien en cortarte el pelo, aparece esa amiga con su preciosa melena larga...

Llevas un rato repitiéndote que lo mejor que has podido hacer ha sido cortarte el pelo. "Era el cambio que necesitaba, es diferente y estaré mucho más fresquita", te repites desde que saliste de la peluquería. Pero entonces aparece esa amiga cuyo pelo te recuerda a Rapunzel y te arrepientes al instante.

6. Te haces una coleta y parece que tienes cuatro pelos...

Es algo similar a lo del moño. La noche anterior decidiste que al día siguiente ibas a ir al trabajo con coleta, pero cuando te la haces no tiene nada que ver con esa coleta abundante y perfecta que te imaginabas.

7. Alguien se fija en que has ido a la pelu y te dice que estabas mejor antes

Sales de la peluquería porque has ido a peinarte o a cortarte el pelo y estás deseando que alguien se fije. Pero claro, esperas que te digan que estás muy guapa, no que les gustabas más antes del cambio.

8. Sales de la piscina pensando que el pelo mojado te favorece mucho y la realidad te golpea al mirarte en el espejo

¿Pero cómo puede ser? En tu imaginación parecías una sirena mientras paseabas por la playa o la piscina.

9. Recogerte el pelo es la solución perfecta para la concentración

Estás intentando trabajar o estudiar pero no consigues concentrarte, por más que lo intentas. Entonces te das cuenta de que el problema (cómo iba a ser otro) es que tienes el pelo suelto. Hacerte una coleta o un moño es la solución perfecta.

10. Te dispones a quitar el pelo que se te ha caído en la ducha y no puedes creer lo que aparece

Solo ibas a quitar cuatro pelos, o eso creías. El resultado es que eso que atrancaba tu ducha es una bola de pelo de dimensiones desproporcionadas. Tranquila, ¿a quién no le ha pasado alguna vez?

Y además:
10 tips que te ayudarán en los días de crisis capilar
15 problemas que solo las chicas con pelo rizado entienden

por Elvira Sáez

Puede interesarte