Inicio / Belleza / Cabello / Utilizar una plancha para alisar el pelo

© Philips
Belleza

Utilizar una plancha para alisar el pelo

Elena Bonet
por Elena Bonet Publicado en 15 de junio de 2009

Las planchas de alisar se venden en las grandes tiendas y en las boutiques especializadas y ¡no vamos a enumerar todas las marcas que las hacen! Sin embargo, hay algo que es importante saber: para ahorrarle un mal trago a tu pelo, te recomendamos encarecidamente que escojas bien una plancha con las placas de iones cerámicas 100% o bien placas de “infrarrojos”.

>Placas de iones cerámicos:
La tecnología utilizada para las placas cerámicas es mucho menos nociva para el cabello que las ordinarias de toda la vida. Favorece la buena salud, en general, del pelo permitiéndole conservar su resplandor y su elasticidad a pesar del alisado. Además, las placas de iones cerámicos emiten iones negativos que actúan como si fueran vitaminas para el cabello y descargan la electricidad estática del mismo. Así, el alisado dura más tiempo...

>La técnica de infrarrojos:
Las placas de infrarrojos permiten calentar el pelo desde el interior hacia el exterior, evitando de esta manera el sobrecalentamiento de la superficie del cabello. Tu pelo estará tan liso por dentro como por fuera, lo que significa que el alisado aguanta más, sin quemar la superficie.

Planchar el cabello sano

La prioridad, para utilizar regularmente una plancha de alisar, es cuidar el cabello. Del mismo modo que ocurre con las agresiones naturales como el viento o el sol, la plancha debilita el pelo emitiendo un calor muy fuerte. ¡Es importante cuidarlo para compensar el “mal” que le hacemos!

Utiliza correctamente la plancha

>Primera recomendación: cuando enchufes la plancha no la dejes sola para ir a hacer otra cosa. La plancha coge temperatura rápidamente y en menos de cinco minutos estará lista para su utilización; en los últimos modelos, casi inmediatamente.

>El uso de una plancha de alisar se realizará siempre con el cabello seco. Si no lo tienes en cuenta se te puede “chamuscar”... Lávate el pelo, después deja que se seque al aire o usa un secador. Recientemente han salido unas nuevas placas que permiten su utilización con el pelo húmedo pero calientan menos; naturalmente, no parecen muy eficaces, particularmente porque no dan el efecto brillante de un secado a mano, ¡tan importante para muchas de vosotras!

>Échate un suero o una leche preventiva de alisado o un protector térmico especialmente concebida para extenderla en el pelo antes de utilizar la plancha. Este tipo de producto puedes encontrarlo en la peluquería o en tiendas de profesionales.

>Para comenzar el alisado, separa tus cabellos por mechones y coloca uno no muy largo entre las placas partiendo de la raíz. Cierra la plancha y alisa el mechón bajando poco a poco hacia las puntas. Procura no planchar más de diez veces el mismo mechón: para conseguir un alisado impecable de una sola vez desciende con lentitud (aproximadamente 6 segundos).

Artimaña: Para un resultado perfecto, se tiene que realizar el alisado desde la parte baja de la implantación (saliendo el pelo desde la nuca) hacia la parte de arriba de la cabeza.

>Puedes darle otro estilo a tu peinado dirigiendo el movimiento final del cabello: en las capas exteriores para conseguir un efecto de secador de “puntas disparadas“; hacia el interior o derecho, para un efecto “alisado japonés”.

Cuidarse el alisado

Para conservar tu plancha el máximo tiempo y en el mejor estado posible procura no estar en sitios donde haya una fuente de agua, como por ejemplo el baño, ya que el vapor de la habitación podría dañar los circuitos eléctricos. A continuación, límpiala lo más rápido posible. Para ello, puedes pasar una bayeta ligeramente mojada sobre las placas, ¡siempre que estén frías!

por Elena Bonet

Puede interesarte