Inicio / Cocina / Cocina española / Los champiñones, reyes indiscutibles del otoño

© iStock
Cocina

Los champiñones, reyes indiscutibles del otoño

por Redacción enfemenino Publicado en 3 de agosto de 2015
51 compartidos

Los champiñones son típicos de la temporada otoñal y, aunque los podemos encontrar durante todo el año, es justo en esta época cuando podemos sacarles el máximo partido. Como sabes, tienen mil usos dentro de la cocina pero, ¿qué sabemos en realidad de ellos? ¿Sabes distinguir todas sus variantes? ¡Descubre sus secretos con nosotras!

Todo sobre los champiñones
Es una verdura que al no contener clorofila es incapaz de alimentarse sola, de ahí que parasite otras plantas. Si eres de las que disfruta saliendo a recolectarlos al campo, sabrás que la mejor temporada para hacerlo es en otoño, aunque se pueden recoger entre abril y noviembre. Todo dependerá del champiñón que salgamos a buscar.

¿Cuál es el champiñón que mejor encaja en tu cocina?
Como sabes, debes prestar especial atención al tipo de champiñón que recoges si sales a recolectar. Lo mejor es informarte bien o ir acompañada de alguien que sepa del tema porque cualquier pequeño fallo puede convertirse en un error fatal. Claro está que si prefieres comprarlo en el mercado, no tienes por qué preocuparte: solo tienes que escoger entre los diferentes tipos de champiñones y no tienes por qué preocuparte de nada más.

© iStock

Los tipos de champiñones

  • La seta es la reina de los champiñones. Se come entera y queda bien tanto en una crema como con unas pocas migas de pan, limón y perejil. Nosotras somos fanáticas de todas las recetas que se puedan preparar con setas y es que no hay un solo plato en el que no encaje su delicioso sabor.

  • La seta de cardo es el único champiñón salvaje que se cultiva. Es una de las más comunes, con una base blanquecina y una superficie en tonos marrones más oscuros. Es muy fácil de cocinar y se presta para cualquier tipo de preparación: en crema con ajo, perejil, chalota o incluso con la carne de oca.

  • La trompeta de la muerte es otra de las variedades de champiñón. La distinguirás por su peculiar forma que imita a este instrumento de viento. Además, tiene un color muy oscuro que la distingue de otras variedades. Es muy aromática y combina bien tanto con las carnes fuertes como con los caracoles, la carne roja o la blanca. También queda muy bien con las salsas picantes.

  • La morilla es otra de las clases de champiñón. Se da solo durante la primavera y su exclusividad hace que su precio sea elevado. Existen dos tipos de morillas: las rubias y las morenas. Antes de cocinarlas en crema, en salsa de pollo o en bechamel conviene rasparlas y lavarlas bien.

  • Otra clases que queremos que conozcas son la senderuela y el mízcalo. Ambos son champiñones raros que se preparan de un modo muy simple: salteados con un poco de mantequilla, perejil, ajo o cebolla.

  • Entre las clases más comunes, encontramos el champiñón de París. Su sabor es delicado y aromatizado al mismo tiempo y puede servir como guarnición de todos los platos. Se suele cocinar salteado en la sartén, en ensaladas o en guisos para acompañar a carnes y pescados.

  • El shiitake es un champiñón propio de China y Japón y muy empleado en la cocina wok. Es estupendo para acompañar carnes y pescados y resulta, además muy beneficioso para la salud. Por último, queríamos hablarte de la trufa, la reina de los champiñones. Está considerada "el diamante de la cocina" y puede servir para elaborar patés o preparar salsas. Pero también puede servirte para elaborar unos deliciosos huevos rotos con trufa. ¡Riquísimos!

¿Cómo se conservan?

Para limpiarlos no es necesario ponerlos en agua. Échales un chorro de agua con vinagre y será suficiente. En lo que se refiere a la conservación, los champiñones no son un producto que se conserve bien, pero existen pequeños trucos para guardarlos durante algo más de tiempo. Lo mejor es que los coloques en un lugar fresco en la nevera, en una bolsa de papel o en un bote hermético. También puedes congelarlos pero te recomendamos que los cuezas un poco antes de introducirlos en el congelador.

Algunas formas de prepararlos...

Puede ser como parte de un guisado, poniéndolos en la sartén con un poco de mantequilla. Les añades un poco de ajo, sal y pimienta y estará listo. Puedes utilizarlos como acompañamiento o agregarlos a la pasta... ¡Triunfo asegurado!

¿Qué me dices de preparar una tortilla? Si te sobran demasiados champiñones y no sabes qué hacer con ellos, son el ingrediente perfecto también para preparar un revuelto de verduras. Puedes acompañarlos de una ensalada y darán un toque muy especial.

Como parte de un carpaccio: presentamos los champiñones frescos cortados en finas láminas y los acompañamos de una vinagreta con perejil y chalota. Le puedes añadir jamón de Parma o carne de grisón.

Y, ¿qué es lo mejor para los peques de la casa? Sin duda, los champiñones rellenos. Eso sí, deben ser lo suficientemente grandes como para rellenarlos. Puedes escoger verduras, hortalizas, atún, queso... ¡Espera a que los peques encuentren el secreto del interior!

También es un acompañante ideal para tus platos de pasta. ¡Aquí te dejamos algunas ideas!

Relacionados: Recetas con pasta

¿Sabes cómo preparar tus recetas de pasta más deliciosas? © iStock

Y además:
El calabacín, la hortaliza de las mil caras
¡Los batidos también son para el verano! 6 recetas con frutas de temporada

por Redacción enfemenino 51 compartidos

Puede interesarte