Inicio / Cocina / Cocina española / Y si me quemo cocinando, ¿qué puedo hacer?

© iStock
Cocina

Y si me quemo cocinando, ¿qué puedo hacer?

por Redacción enfemenino Publicado en 1 de junio de 2016
83 compartidos

A todos nos ha pasado alguna vez: aunque seas una verdadera experta en la cocina, siempre hay algo que escapa a tu control y en un despiste podemos acabar sufriendo alguna pequeña quemadura. Para que este incidente no acabe con tus ganas de experimentar en la cocina, te damos algunos trucos que debes tener en cuenta cuando los fogones te jueguen una mala pasada.

Hay que reconocerlo, hasta los cocineros más expertos han tenido algún que otro percance en la cocina. Y es que, como si se tratase de marcas de guerra, quemarnos manos y brazos mientras estamos sacando todo nuestro talento tras los fogones, es algo bastante común.

Ser un poco torpe, no controlar bien la cocina en la que estamos cocinando, tener algún pequeño despiste o no tener en casa el spray antiquemaduras adecuado pueden ser algunos de los motivos que nos lleven a quemarnos y no saber cómo actuar ante ello. Por eso, para combatir esas quemaduras, qué mejor que tener en tu botiquín doméstico Normogel Quemaduras para tratar esos percances leves, escaldaduras y también para cocinar tranquilo sabiendo que si te salta un poco de aceite o agua hirviendo, te alivias inmediatamente. ¿Un plus? También sirve para las quemaduras solares, por lo que es perfecto para llevarlo contigo también en vacaciones.

© iStock

Ten a mano los productos adecuados

Si acabas quemándote mientras estás preparando tu plato estrella, tranquila, hay una solución que siempre debes tener a mano. Se trata del spray Normogel Quemaduras, perfecto para tratar esas quemaduras y escaldaduras leves que tienen lugar mientras cocinamos, especialmente efectivo en el caso de las ya citadas (y temidas) quemaduras con aceite.

Cuando te aplicas este spray sobre la quemadura se crea una película protectora que alivia, enfría y aísla ante las infecciones que puedan acechar el foco del dolor. Uno de los aspectos más positivos del spray es que hace efecto en las 24 horas siguientes de su aplicación, con lo cual podrás seguir con tu ritmo de vida habitual sin ningún problema. Su efectividad viene dada por el aceite del árbol del té de origen natural utilizado en la elaboración de este producto de laboratorios NORMON.

Alejado de las engorrosas pomadas en crema, el formato en spray de este novedoso tratamiento hace que puedas llegar a cualquier parte del cuerpo, evitando esa textura más pegajosa de otros productos del mercado. Por ello, acude a tu farmacia más cercana y comprueba tú misma su eficacia.

Antes de comenzar, ten todo listo

Cuando comiences a cocinar hay dos cosas indispensables que debes preparar: por un lado, ponte música, una copa de vino y unas olivas para crear ese ambiente ideal. Por otro, ten todo en orden y a mano para poder cocinar de la forma más cómoda posible. Intenta ir despejando la cocina a medida que vayas cocinando para evitar apilar platos, ollas y cubiertos en el fregadero. Cuando más sencillo te resulte moverte por tu cocina y más fluido resulte, más difícil será quemarte por seguir los pasos de la receta de forma atropellada.

Ten algunas precauciones

Imprescindible el delantal y los guantes para el horno. Además, si cocinas con aceite muy caliente para freír, ten especial cuidado con las salpicaduras, especialmente si éstas alcanzan tu rostro, ya que las consecuencias pueden ser realmente graves. Ante esta situación, Normogel Quemaduras es el producto perfecto para tu botiquín doméstico. El spray contiene aceite natural del árbol de té (Melaleuca alternifolia), que es apto tanto para niños como para adultos y no se adhiere a la piel. Consíguelo en tu farmacia más cercana y llévalo contigo durante las vacaciones de verano. ¡Que una quemadura no queme al gran chef que llevas dentro!

No obstante, a pesar de que tu casa esté equipada con este producto, la mejor forma de evitarlo es, como es lógico, que utilices una tapadera adecuada cada vez que hagas una receta de este tipo y tengas a mano una espumadera específica para retirar los fritos de la sartén. Y, por supuesto, prepara tu botiquín especial cuando creas que el peligro de quemarte en la cocina es mayor.

Mucho cuidado con los utensilios más peligrosos

Cuando sientes verdadera pasión por la cocina, no hay una receta que se te resista por muy complicada que pueda parecer en un comienzo. Por eso, aunque te invitamos a experimentar, te recomendamos también que seas precavida y antes de utilizar el soplete para flambear tus postres o empieces a preparar una deliciosa tempura japonesa en aceite vegetal, tengas en cuenta el pequeño riesgo que implican este tipo de recetas.

No hagas caso a los mitos

Todos hemos escuchado muchos mitos acerca de cómo curar de forma rápida y eficaz las quemaduras de la cocina. Y aunque es cierto que los "trucos de la abuela" a veces funcionan, en el caso de una quemadura es mejor que no nos la juguemos. Lo que en un primer momento nos puede parecer una herida leve puede acabar desembocando en algo más grave si no lo tratamos con los productos adecuados. Por eso, antes de desarrollar todo ese talento arrollador tras los fogones, organizar un showcooking con tu pareja o preparar una noche de chicas, ten listo tu botiquín. Así, tendrás todo listo darlo todo tras los fogones y demostrar que eres una verdadera cocinillas.

por Redacción enfemenino 83 compartidos

Puede interesarte