Inicio / Cocina / Cocina española / 6 aberraciones que nunca deberías cometer contra la tortilla española

© iStock
Cocina

6 aberraciones que nunca deberías cometer contra la tortilla española

Laura Sutil
por Laura Sutil Publicado en 7 de febrero de 2017

Hace tan solo unas horas que un portal estadounidense sacó a la luz un vídeo en el que pretende mostrar qué es la #spanistortilla. Solo podemos decir que no, eso no merece ser llamado así. Y sí, te damos nuestros por qués para denominarla aberración.

Ya el momento en el que llegamos a la barra de un bar y nos ofrecen como tapa una tortilla de patata rellena nos invita a salir corriendo. Bien sabes que corremos el riesgo de que se trate de una loncha de jamón cocido acompañada de queso, pero no estamos hablando de cualquier queso: ¡un insípido tranchete! ¿En serio? Pues sí, si este momento "tortilla rellena" te da pánico, seguro que lo que vas a ver te ha hecho temblar y te entrarán unas ansias infinitas de impartir una master class a los creadores de tal abominación.

Es cierto que aceptamos, no sin cierto rechazo, que haya personas que prefieran la tortilla de patata sin cebolla. Pero como procebollistas y amantes de nuestra receta más típica, hay cosas que no estamos dispuestas a asimilar. Por ejemplo, el último invento de un portal estadounidense de vídeos virales de cocina que ha decidido llamarle #spanishtortilla a una verdadera aberración de nuestro plato más típico y delicioso. Te dejamos que juzgues por ti misma y después te comentamos punto por punto todo el daño que nos han hecho con este vídeo:

1. ¿Una tortilla española con ajo y pimiento?

¿En qué momento? Lo que hace aún más deliciosa la tortilla de patata es su simplicidad y esto es una auténtica cochinada. Si lo haces, no lo llames tortilla española, por favor.

2. Cebolla sí, morada no

Somos procebollistas como ya te hemos dicho pero, ¿cebolla morada? Está muy bien para el guacamole, ensaladas, ceviches... ¡Tortilla española no, please!

3. El chorizo está MUY BIEN pero no aquí

Nos encanta el chorizo, ¿y a quién no?, te preguntarás. Sin duda, a los creadores de esta tortilla. Esto es un delito de faltas contra la tortilla de patata y contra el chorizo. Dos por el precio de una.

4. Aceptamos la leche pero... ¿Paprika?

Hay gente que busca una textura más cremosa y suave batiendo los huevos con un chorrito de leche. Hasta aquí todo correcto pero, ¿qué es eso que está añadiendo ahora? ¿¡Paprika?! ¿¡De verdad paprika?! ¿Se te ocurre una especia menos española? Yo qué sé, échale curry. Si total...

5. Hay una regla no escrita por la que el grosor de una tortilla de patata debe ser mayor que un folio

Y ésta evidentemente incumple cualquier tipo de normativa vigente.

6. ¿Dónde está esa textura jugosita que hace de la tortilla un bocado de dioses?

Cuando ves una ración de tortilla y puedes ver el huevo a medio hacer, esa jugosidad que diferencia una buena tortilla de patata de una mediocre, ¿dónde está aquí? ¿Dónde? Si hasta la policía ha tenido que intervenir.

Y, por supuesto, no podemos zanjar este tema sin enseñarte lo que realmente es una tortilla de patata:

© Pinterest

Y si te ha interesado este artículo, no puedes dejar de hacer este test que hemos preparado para ti:

Y además:
El cachopo y otros 9 motivos para amar la gastronomía asturiana
El vermut: los secretos y recetas que lo convierten en la bebida de moda

por Laura Sutil

Puede interesarte