Inicio / Cocina / Cocina internacional / La batidora

La batidora

Publicado por Elena Bonet
Publicado en 1 de julio de 2010

La batidora es un pequeño electrodoméstico con el que podemos picar, moler, mezclar o machacar alimentos. Su función básica es la de mezclar pero al estar equipada con una lámina de rotación muy rápida es capaz de reducir los alimentos más rebeldes a puré, polvo o sopa. Hay que ir con cuidado pues la lámina altamente cortante gira a una velocidad increíble. Por eso es indispensable mantener el electrodoméstico orientado hacia el fondo del recipiente en el que mezclaremos los ingredientes.

La batidora con brazo
La batidora sumergible o con brazo está compuesta, como indica su nombre, por una manga con una lámina y un motor lo suficientemente potente como para hacerla girar a alta velocidad. Se utiliza para reducir la verdura en sopa o puré y preparar mayonesa; todo, en un recipiente especial. La ventaja de este pequeño electrodoméstico es que por él puede pasar de todo y nos permite elaborar preparaciones difíciles. A menudo se convierte en un complemento de la licuadora: con la batidora podremos mezclar los últimos trozos de patata que siempre se resisten. No hay que olvidar que nunca dejaremos de orientar el brazo hacia el recipiente en el que mezclamos los alimentos para no salpicar toda la cocina ni herirnos. El movimiento es hacia arriba y hacia abajo, en posición horizontal. Si quieres hacer puré de verduras, cuécelas durante bastante tiempo para que queden blandas y no puedan resistirse a la presión de la lámina.

La licuadora: ¿una batidora?
Sí, se trata de un derivado de la batidora, pues funciona del mismo modo: con una lámina de rotación muy rápida. Además, lleva el motor instalado debajo de un zócalo fijo que se encarga del movimiento de la lámina, ubicada en el fondo del gran recipiente. Los alimentos se introducen por la superficie de la licuadora para después amontonarse en el fondo. Se aconseja añadir algo de líquido (leche, agua caliente, zumo de frutas) y así ayudar a la lámina a girar sin que la dureza de algunos alimentos la estropee. Cuando la preparación está mezclada, el zócalo se separa para recuperar con facilidad el resultado de la operación gracias al pitorro.

La batidora para hacer sopas y zumos
Como las sopas y los zumos son líquidos es mejor prepararlos con la licuadora. ¿Por qué? Si utilizamos la batidora, orientada hacia una cacerola llena de verduras y agua, lo salpicaremos todo. Hay que ir con cuidado, sobre todo si el agua en la que cocemos las verduras está hirviendo. En cuanto a los zumos de naranja, coloca los trozos de fruta en el fondo de la licuadora, añade hielo machacado, 20 cl de zumo de naranja ¡y a mezclar! Este proceso también es válido para los batidos y los smoothies de cualquier tipo. Si, por otro lado, quieres un zumo de frutas sencillo, coloca los trozos, y añade agua y azúcar al gusto. Lo mismo para las verduras y las sopas. Déjalas cocer un buen rato para que la carne se reblandezca y mézclalas con un poco del líquido de la cocción. Cuando eches la verdura en la licuadora directamente de la cacerola evita que la verdura ascienda a la superficie. Si así sucede, utiliza la batidora para acabar de reducirla.

La batidora para hacer purés y masa para untar
Se hace igual una tepande que un puré de zanahorias y manzanas: el principio es el mismo. Deberás añadir algo de materia líquida o blanda a la preparación para que la lámina pueda abrirse camino entre los trozos con facilidad. Para este tipo de preparaciones utiliza la batidora o la licuadora, como prefieras. Para el puré de patatas se aconseja añadir un vaso y medio de leche. Para la tapenade, aceite de oliva y hierbas de Provenza. Cuando esté líquida del todo, añade unos cuantos frutos secos para conseguir mayor consistencia. Los frutos secos se triturarán con facilidad.

Mantenimiento de la batidora y la licuadora
Después de utilizarlas, límpialas. Las piezas se desmontan y son fáciles de aclarar. Seca bien las láminas y el resto de objetos para que la próxima vez que quieras utilizarlos estén impecables. Son prácticas de guardar: diferentes piezas en diferentes rincones de la cocina. ¡Ganarás espacio!

Descubre también en enFemenino:
Recetas originales con la batidora
Menús al natural ¡pura vitamina!

Puede interesarte