Inicio / Cocina / Cocina internacional / El pepino

El pepino

Publicado por Elena Bonet
Publicado en 2 de junio de 2010

El pepino, refrescante y muy poco calórico, se recoge entre junio y octubre. Originario del Himalaya, pertenece a la familia de las cucurbitáceas. Se trata de una planta anual y de montaña que forma parte de la misma familia que el calabacín y los pepinillos. Se cultiva en Asia (China y Japón), Rusia o en países del norte de Europa.

Variedades

Generoso

Esta fruta-verdura de forma cilíndrica es mediana y se puede recoger aún joven. Es parecida al pepinillo.

Largo verde inglés

Es la variedad que conocemos: rústica, robusta y alargada. Su piel es verde oscuro.

Manzana

Dulces y crujientes, es una pequeña variedad muy fácil de cultivar.

Árabes

Raros raros... Se reconocen por su forma ovoide de 6 cm de largo más o menos, cubiertos de espinas alargadas y flexibles.

La elección
Elígelos bien firmes y de piel verde oscuro, pero vigila que no sea demasiado duro al tacto porque estará lleno de pepitas y no será nada sabroso. Huye de las manchas, las arrugas y las zonas blandas, son signo de envejecimiento.

La conservación
Se pueden guardar unos cinco días como máximo en la nevera. No soportan el calor y se aconseja cubrirlos con papel de aluminio cuando se hayan empezado para que conserven todas sus propiedades.
No los guardes nunca en el mismo cajón que los tomates porque al entrar en contacto con estos podrían pudrirse. Último consejo: no trates de congelarlos.

La preparación
Es una fruta-verdura relativamente fácil de cocinar. Si los compras biológicos, es decir, pepinos que no han sido sometidos a ningún tratamiento, se pueden comer incluso con piel. Si no, hay que pelarlos y cortarlos a trozos. Sírvelos en una ensalada porque es una verdura que se come, sobre todo, cruda. Pero también se puede cocinar. Si así lo prefieres, pélalos y córtalos en dos a lo largo, quítale las semillas y córtalo a trozos (en medias circunferencias de 1 cm de grosor). A continuación, hiérvelos durante 3 minutos en un cazo con agua salada y escúrrelos. ¡Ya los tienes cocidos!

En cocina
Saben bien con crema de leche y yogures griegos. Alíñalos con hierbas frescas y un poco de limón. En dados o rodajas también combinan con el marisco y los tomates. Por no hablar de la habitual presencia que tienen en el sushi. Por último, en crema y con un poco de eneldo quedan exquisitos.

Descubre también en enFemenino.com:
Espárragos, alcachofas y pepinos: las recetas más sanas
Descubre la cocina con flores
Menús al natural: ¡pura vitamina!

Puede interesarte