Inicio / Cocina / Cocina internacional / Conservar las verduras

Conservar las verduras

Publicado por Elena Bonet
Publicado en 27 de noviembre de 2009

Los diferentes métodos de conservación

- La refrigeración:
La más utilizada. Es la única que no permite una conservación a largo plazo. No olvides que es mejor separar las diferentes verduras en el cajón de tu nevera (puedes utilizar bolsas de papel, papel de cocina seco o húmedo según tus verduras). Los periodos de refrigeración raramente van más allá de siete días.

- La congelación:
La más práctica. Congelando las verduras podrás conservarlas al menos un año. La temperatura del congelador tiene que mantenerse entre -18ºC y -20ºC.
Ver la ficha práctica Congelar uno mismo

- La maceración en aceite o vinagre en un bote:
El vinagre impide a los microbios desarrollarse gracias a su acidez. Para las verduras, se recomienda mejor un vinagre con alcohol.
El aceite permite dar aroma a las verduras que quieres conservar, echa en el tarro un puñado de romero, un poco de pimiento... ¿Lo más? Puedes reutilizar este aceite, también aromatizado con las verduras que has conservado.

- La salazón:
Consiste en cubrir íntegramente las verduras de sal o dejarlas en tarros de agua extremadamente salada. Es suficiente con aclararlas bien cuando desees consumirlas.

Duración de conservación de las verduras en el frigorífico:

Espárrago

4 días

Berenjena

5 días

Remolacha

3 semanas

Brócoli

4 días

Zanahoria

2 meses

Apio

2 semanas

Champiñón

5 días

Col

2 semanas

Coles de Bruselas

6 días

Coliflor

1 semana

Pepino

1 semana

Calabacín

1 semana

Endibia

6 días

Espinacas

3 días

Judías

5 días

Lechuga

1 semana

Maíz

1 día

Melón

4 días

Nabo

1 semana

Puerro

1 semana

Guisantes

2 días

Pimientos

1 semana

Guindillas

1 semana

Rábanos

1 semana

Tomate

1 semana

Esas verduras que no se conservan en la nevera...
Cuidado, algunas verduras y alimentos como las patatas, la cebolla y el ajo no tienen que estar refrigeradas sino más bien ser conservadas en lugares frescos y sombríos.
Ídem para los tomates, ¡que pierden todo su sabor con el efecto del frío!

Vitaminas
Cuando compres verdura consúmela, idealmente, en los 2-3 días siguientes a la compra para aprovechar sus vitaminas.

Consulta también:
El calabacín
Cocina biológica

Puede interesarte