Inicio / Moda / Tendencias / Tenemos una cita en Bijan

© Bijan
Moda

Tenemos una cita en Bijan

Cristina García-Adán
por Cristina García-Adán Publicado en 24 de agosto de 2015

Te presentamos la firma más exclusiva del mundo del lujo. Para entrar en su boutique es imprescindible cita previa. Es la tienda más cara del mundo.

Una boutique que va más allá de la excelencia, un universo paralelo en el que solo los más afortunados pueden entrar. En Casa Bijan podrás comprar desde una corbata de seda natural, hasta joyas personalizadas o un Rolls Royce.

Bijan © Bijan

Bijan Pakzad abrió en 1976 su primer negocio de moda masculina con el sueño de convertir su firma en la boutique más exclusiva y cara del mundo. Su fantasía es más real que nunca, su tienda está situada en el 420 de Rodeo Dive en Los Ángeles, y aunque Pretty Women no es una de sus clientas, los hombres de negocios más importantes del mundo siempre tienen un minuto para pasar por ahí.

Su tienda es un Palazzo que bien podía estar en la Toscana. Suelos de mármol, anigüedades italianas y francesas, enormes alfombras hasta una obra de Fernando Botero. Nos encanta su jardín vertical en la puerta de la tienda y la colección de fotos de sus clientes más especiales.

Si has paseado por Rodeo Drive recordarás el Rolls Royce amarillo que hay en la puerta de la tienda, una de sus mayores señas de identidad. Sus colaboraciones con Rolls o Bugatti son esenciales para la imagen de marca de la firma.

En 1990 Bijan sacó a la venta una de las primeras fragancias de celebrities, Michael Jordan Cologne, y hoy en día sus perfumes son algunos de los más demandadas del mundo. Bijan va más allá de la exclusividad, es lujo clásico, opulencia en su máximo nivel. Una bote pequeño de perfume puede llegar a costar 3,000 dólares y un traje 50,000 dólares.

Bijan es todo una leyenda en el mundo del lujo. Echa un vistazo a su tienda online y si pasas por Los Ángeles, no dejes de asomarte a sus escaparates.

Y además:
Pajaritas para mujer, lo nuevo de Hermès
Bahamas: el sueño de una noche de verano

por Cristina García-Adán

Puede interesarte