Inicio / Maternidad / Concepción / La ligadura de trompas

Maternidad

La ligadura de trompas

Elena Bonet
por Elena Bonet Publicado en 5 de julio de 2009

>¿Por qué recurrir a la ligadura de trompas? Si empiezas a pensar en un método anticonceptivo permanente, la ligadura de trompas podría interesarte. Sin embrago, tómate tu tiempo de reflexión y analiza tus motivos, pues se trata de una esterilización irreversible.

Antes de tomar una decisión definitiva, debes pensar a fondo junto con tu pareja sobre el tema de los niños. Si no estáis seguros de no querer más hijos, una intervención de este tipo no os conviene. Es mejor seguir utilizando una protección reversible como la píldora o el preservativo.

Hay que saber que este método no protege de las enfermedades de transmisión sexual. Y si estás dispuesta a hacerlo se tiene que tratar de una decisión personal y voluntaria. Cuando las mujeres llegamos a cierta edad y no queremos tener más hijos, hacerse una ligadura de trompas es posible.

>¿Cómo estar segura de la decisión?
Lo más sencillo es pedir consejo a tu ginecólogo o médico de cabecera. Éste analizará si la decisión es o no pertinente en función de tu edad, el número de hijos, tus motivos... El perfil de pacientes que se someten a esta intervención son mujeres de cuarenta años, con una situación conyugal estable, hijos y que no desean tener más descendencia. Es obligatorio firmar un formulario de consentimiento antes de iniciar el proceso quirúrgico. Además, se te realizarán exámenes preoperatorios y visitas médicas.

>El desarrollo de la operación
El día de la operación no vayas con miedo, se trata de un procedimiento muy sencillo que apenas dura unos minutos. Antes de la operación te realizarán un análisis de orina, por lo tanto deberás estar en ayunas desde la medianoche anterior al día en cuestión.

Se realiza bajo anestesia general y dura entre 15 y 20 minutos.

Hoy en día, la técnica que más se utiliza es la laparoscopia. Gracias a un minitelescopio llamado laparoscopio los órganos genitales de la mujer, ovarios, trompas, útero, se hacen visibles. Se introduce dicho aparato por una pequeña incisión que se realiza en el ombligo. Se lleva a cabo una segunda apertura encima del pubis con un instrumento minúsculo para cortar, quemar o colocar unos clips para obstruir el acceso del óvulo al útero.

La ligadura de trompas también se puede realizar durante una cesárea o aborto. Recuerda que, después de la operación, el ciclo hormonal no resulta alterado y la mujer sigue ovulando y menstruando.

La eficacia de dicha operación es excepcional: por cada 100 mujeres operadas anualmente sólo se producen 0,5 embarazos.

>El postoperatorio
Tras la operación, el ritmo de convalecencia varía en función del umbral de tolerancia al dolor, el tipo de anestesia y la capacidad de curación.

La paciente permanece bajo observación algunas horas y probablemente reciba el alta el mismo día de la operación.

Durante las siguientes 48 h pueden aparecer algunos síntomas: ligeros dolores abdominales, musculares, cansancio, náuseas, sangrado vaginal, así como irregularidades en el ciclo menstrual.

Si estos síntomas superan las 48 h, consulta con tu médico.

La recuperación nunca sobrepasa los cinco días, así que el ritmo de vida se recupera rápidamente.

La ligadura de trompas es eficaz de inmediato, la actividad sexual puede retomarse cuando la mujer vuelva a sentirse cómoda y el placer sexual sigue siendo posible.

>¿Es realmente irreversible?
Este método anticonceptivo debe considerarse definitivo. Así que si quieres tener hijos, mejor deberías pensar en un modo anticonceptivo reversible.

La intervención para que las trompas vuelvan a funcionar con normalidad, revertir la ligadura, es aleatoria: se puede realizar pero el resultado, que varía en función de la técnica de esterilización utilizada, no puede garantizarse al 100 %. Además, el riesgo de embarazo extrauterino es elevado.

>Ámbito legal

La esterilización, considerada durante mucho tiempo una práctica mutiladora, está recogida por la ley desde 2001 y reconocida como cualquier otro método anticonceptivo. Antes, sólo las contraindicaciones del embarazo podían justificar la práctica de dicha operación.

Desde entonces, el marco legal considera que «la ligadura de trompas o de los conductos deferentes como anticonceptivo no se podrá realizar a menores de edad... y sólo se podrá practicar si la persona interesada, mayor de edad, ha expresado libremente su voluntad y su motivación de hacerlo teniendo en cuenta la información clara y completa que se le haya proporcionado acerca de las consecuencias». Es obligatorio pasar por un período de reflexión de 4 meses debido al carácter irreversible de la intervención.

por Elena Bonet

Puede interesarte