Inicio / Maternidad / Concepción / Vacunas en el embarazo: ¿cuáles deberías ponerte?

© iStock
Maternidad

Vacunas en el embarazo: ¿cuáles deberías ponerte?

Laura Marcos
por Laura Marcos Publicado en 28 de abril de 2017
84 compartidos

La inmunización es fundamental para proteger a los niños que acaban de venir al mundo pero, ¿y mientras están en la tripa? ¿Debes vacunarte si estás embarazada? Te explicamos qué vacunas se recomiendan en el periodo de gestación y cuáles son los riesgos.

Las vacunas son uno de los mayores avances de la medicina. Gracias a ellas se salvan de 2 a 3 millones de vidas cada año. Todas sabemos que es importante vacunar a nuestros hijos para protegerles de posibles enfermedades, fácilmente prevenibles con un simple pinchazo. Pero, ¿qué ocurre durante el embarazo? ¿Puedes vacunarte si estás embarazada? Resolvemos tus dudas y te explicamos cuáles son tus opciones, además de los riesgos que deberías evitar para proteger a tu bebé. ¡Presta atención!

La inmunización no es obligatoria para nadie, pero sí es un práctica recomendable, responsable y solidaria, especialmente para los niños. Durante el embarazo, te adelantamos que sí existen una serie de vacunas recomendadas para la mamá, y también para que el bebé adquiera sus anticuerpos. Es tu elección vacunarte o no y, para decidirte, te explicamos qué vacunas puedes ponerte y por qué, y a qué riesgos te expones de no hacerlo. ¿Preparada?

© iStock

En primer lugar, te explicamos cómo funcionan las vacunas. Una vacuna es un preparado hecho a base de virus, que se administra para "acostumbrar" al cuerpo a dichos virus y que desarrolle anticuerpos para que se defienda de ellos, si existe una infección en el futuro. Así previene enfermedades. Pero los virus que se inoculan en una vacuna pueden estar vivos y atenuados (inactivados), o bien pueden estar muertos. Pues bien. A una futura mamá nunca se le administrará una vacuna con virus vivos, dado que podrían provocar la enfermedad en el bebé.

Durante el embarazo: tétanos, difteria, tos ferina y gripe

La vacunación del virus de la gripe es importante durante el embarazo, especialmente si se produce durante los meses de mayor incidencia, entre diciembre y marzo, según Francisco Álvarez, secretario del comité asesor de vacunas de la Asociación Española de Pediatría (AEP). Que la mamá contraiga la gripe durante el embarazo se ha relacionado, en el primer trimestre, con malformaciones cardíacas, labio leporino y defectos del tubo neuronal. Y, en el segundo trimestre, con mayor número de abortos, bajo peso al nacer y partos prematuros.

El tétanos, la difteria y la tos ferina son enfermedades de las que la futura mamá debe vacunarse si es que no lo ha hecho en el pasado. Para eso, es fundamental conservar el calendario vacunal. Ante la duda, siempre es mejor vacunarse, aunque lo hagamos de nuevo. En este caso, los virus de estas vacunas no están vivos, por lo que no existe riesgo de que se administren en el embarazo.

Antes o después del embarazo: triple vírica y varicela

Se recomienda ponerse estas vacunas a las mujeres que no estaban previamente inmunizadas en su niñez. La triple vírica, que protege frente a sarampión, paperas y rubeola, y la varicela son vacunas preparadas con virus vivos atenuados y, por eso, no pueden administrarse durante el embarazado, para evitar riesgos. Pero antes de que nazca el niño, o una vez haya nacido, se recomienda administrarse ambas vacunas, para evitar contraer la enfermedad y posibles contagios al niño. La razón por la que se administra a mamás recién estrenadas es la misma por la que se deberían ponérsela los profesionales de la salud y los trabajadores de las escuelas. Si te las pones antes de quedarte embarazada, porque estás planeando un embarazo, debes esperar entre 3 y 6 meses antes de concebir.

Si decides vacunarte después del parto, debes saber que una vacuna como la varicela, por ejemplo, se administra en dos dosis: una justo después del nacimiento de tu hijo y, la otra, de 4 a 8 semanas después. En cuanto a la triple vírica, si has padecido alguna de las enfermedades de las que protege alguna vez en tu vida (sarampión, rubeola, paperas), transmitirás los anticuerpos a tu bebé. Pero sólo por un tiempo limitado. Pasado el primer año de vida, se administra una dosis de la vacuna a tu bebé. Además, para asegurar su efectividad, los niños deben ponerse una segunda dosis de los 4 a los 6 años de vida.

La imunización es importante a lo largo de toda la vida, ¡incluso antes de nacer! Y, si estás planeando un embarazo, te damos unos consejos de alimentación para favorecer tu fertilidad.

Y además...
Razones por las que debes vacunar a tus hijos
Las claves para proteger a tu hijo del sol, ¡evítale riesgos!

por Laura Marcos 84 compartidos

Puede interesarte