Inicio / Psico / Consejos / ¿Aceptas bien las críticas? 6 trucos para llevarlas bien

Psico

¿Aceptas bien las críticas? 6 trucos para llevarlas bien

por Redacción enfemenino Publicado en 4 de febrero de 2016

En más de una ocasión cualquier persona se puede sorprender creyéndose poseedor único de una realidad, de una forma de hacer las cosas, de una vía de solución para un problema o de un camino para llegar a un sitio concreto. No siempre tenemos razón, pero nos puede costar en ese momento ver que otro enfoque es posible y que quizás haya otra manera de hacer las cosas, señal de alarma para trabajar nuestra forma de aceptar las críticas.

Desde pequeños intentamos reafirmarnos en nuestra autonomía, pero en ese camino del continuo entre el orgullo y la seguridad a veces debemos hacerle espacio al equilibrio, a no dejarnos llevar por el sentimiento de “autosuficiencia” o de controlar todo y hacer hueco a otras ideas. Las críticas que vienen de los demás, entendidas como puntos de vista opuestos y complementarios, pueden cumplir simplemente la función de activar nuestro aprendizaje.

© iStock

6 consejos para aceptar bien las críticas

  • No siempre estaremos igual de predispuestos o abiertos a cambiar de planes, pero sí deberíamos entrenar la capacidad de al menos recibir esas opiniones como otras opciones igualmente válidas, en lugar de reaccionar de una forma defensiva.

  • Normalmente cuando una crítica nos ofende, siempre y cuando esté planteada desde un punto de vista respetuoso, suele ser síntoma de haber dado en el clavo. Nos negamos realidades que nosotros mismos percibimos de una forma muy rápida y quizás esa crítica nos haga plantearnos que nosotros mismos ya sabíamos que podíamos hacerlo mejor.

  • Evitar la negación. No todas las críticas tienen por qué ser una realidad, pero es cierto que muchas de ellas nos hacen aprender y mejorar en alguna faceta de nuestra vida.

  • En realidad la incomodidad que provoca en nosotros esa crítica tiene un ver con una llamada de atención, un momento de pararnos a pensar en cómo estamos haciendo las cosas y poner en práctica lo reflexionado. Si aún así te decantas por la opción original, al menos se habrá realizado un trabajo de análisis, que nos servirá en el futuro.

  • No debemos focalizar la atención en el fenómeno de la oposición que representa una crítica. Por el contrario, sería más productivo pensar que estas críticas nos ayuda a tomar un camino que podría llevarnos a estar algo más en paz con nosotros mismos. Quizás esas críticas son más constructivas que destructivas.

  • El verdadero enemigo de la correcta aceptación de una crítica es el orgullo. Nuestra parte insegura hace que nos defendamos, pero es más enriquecedor plantearla como un punto de aprendizaje y mejora.

Por supuesto, habrá que tener en cuenta cuando una crítica sea abusiva, repetitiva o mal planteada. Si sentimos que no podemos expresarnos, deberemos hacer uso de nuestra asertividad para defender con respeto que nuestra opinión es nuestra, no busca convencer a nadie y es igual de válida que cualquier otra. De esta forma afianzaremos nuestra autoestima y le daremos valor a lo que nos conviene y a lo que no.

Artículo elaborado en colaboración con la psicóloga, sexóloga, grafóloga, perito calígrafo y judicial Ana Perales. (www.apmpsicopericial.com)


Y además
12 pequeños gestos que nos hacen la vida más feliz
8 trucos infalibles para levantarte de buen humor cada mañana

por Redacción enfemenino

Puede interesarte