Inicio / Psico / Consejos / Tips fundamentales para controlar la ansiedad en el trabajo, ¡ponlos en práctica!

© iStock
Psico

Tips fundamentales para controlar la ansiedad en el trabajo, ¡ponlos en práctica!

por Redacción enfemenino Publicado en 27 de septiembre de 2016

Cuidar de una misma y de nuestro entorno, sea trabajo, amistad o familia, es vital para lograr una vida plena en la que nos sintamos realizadas. Porque atender nuestras necesidades es sinónimo de comprendernos a nosotras mismas, valorarnos y orientarnos a un equilibrio entre lo que somos, lo que necesitamos y lo que nos demandan los demás.

Todo está en nuestra mente y todo comienza en los sentidos, en los sentimientos. No es lo mismo exigir a que nos exijan. No es lo mismo pedir tú, que lo hagan los demás. No es lo mismo pedir con educación que hacerlo con imposición.

Si queremos concretar nuestros deseos, lo primero que tenemos que asumir es que debemos gestionar nuestro cuerpo, nuestra mente, nuestras necesidades, de acuerdo a nuestras posibilidades y las posibilidades de los demás.
Todos somos distintos. Todos somos diferentes. Pero no siempre somos capaces de verlo o de reconocerlo. La clave de ese (auto)reconocimiento está en conectar contigo misma, con tu fuerza interior.

Descubre: Frases mejorar autoestima

Frases para mejorar tu autoestima © Girls

¿Cómo puede hacer frente a esa ansiedad que te domina? Prueba a ejercitarte en esos momentos. No luches contra sí. Déjate fluir y sentir. Céntrate en tu cuerpo: siente como los pies se enraízan a la Tierra. ¡Visualízalo!
Respira. Hazlo suavemente. Inspiro – Expiro – Inspiro – Expiro. Siente como pesas, como la gravedad tira de ti, de tu cintura, de tus caderas, de tus pies…

Acepta todo lo que estás sintiendo. No te resistas. Ábrete a la atención de lo que sucede dentro de ti. Asume lo que sientes, sea agradable o sea molesto. Incorpora tus emociones sintiéndote, ocupando tu lugar, el lugar que te mereces. Y entrega, a esa Tierra en la que te has enraizado, todas esas resistencias que piensas que la vida te trae pero que las generas tú.

Para evitar situaciones complejas o desagradables en el trabajo, situaciones de ansiedad, angustia y desesperación, aumenta la alegría en tu día a día. Ten muy presente ese refrán que dice que “no se ofende el que no quiere”. Si la situación te supera, respira y coge distancia para ver desde otra perspectiva, sentir la objetividad de la circunstancia que te abruma.

A todo esto, nos ayuda sonreír, tener alegría, contactar con una misma, ser agradecida a pesar de los momentos complejos (que son unos grandes maestros aunque nos suponga un esfuerzo extra reconocerlo) porque la alegría no solo se profesa por dentro sino que tiene un reflejo externo.

Invítate a hacer cosas que te gustan. En caso de no gustarte, buscar alternativas que las acompañen para mejorar: cambiar de postura, de lugar, añade música, una flor o una bebida que signifique algo especial para ti.
El tiempo que sientes, que vives o que gastas en lamentaciones nada tiene que ver contigo y no vuelve para ser recuperado.

Hace unas semanas, reflexionaba sobre tres acciones para evitar caer en la trampa de la perfección. Esa gran inhibidora de nuestra creatividad, de nuestra objetividad, que nos impide respirar con calma, llenar de aire nuestros pulmones y solucionar problemas sin limitar opciones.

Tres acciones que te ayudarán a alejar el estrés del trabajo

Tanto la perfección como la ansiedad generan desasosiego, angustia, ansia, inquietud y preocupación, dejándonos sin aire.Estas tres acciones harán que puedas disfrutar con constancia y realismo de tu presente, de tu trabajo, de tus circunstancias.

1. Analiza el precio del perfeccionismo. No reconocerás nada de lo dicho anteriormente, a menos que veas lo mucho que tu comportamiento perfeccionista afecta a:

  • Tu familia, tu matrimonio y otras relaciones importantes para ti,
  • Tu salud y tu estabilidad emocional (gritar sin razón o de forma exagerada, quejarte por todo, nada te vale..),
  • Tu bienestar físico, mental y espiritual.

Tienes que revisar a menudo estos ámbitos de tu vida. Solo cuando eres consciente del precio que estás pagando podrás decidir si quieres cambiar o no, mejorar o no, crecer o no.

2. Escucha a tu cuerpo. El perfeccionismo duele en el cuerpo, en la mente, en el alma. Seguramente llevas mucho tiempo ignorándolos como hice yo y ya es momento de que empieces a prestar atención. Tu cuerpo sabe y es tu cuerpo quien te dirá cuándo estás siendo demasiado dura contigo misma y con él. Descubrí todo ello de la mano del yoga y meditación Tibetano. Otros lo descubren de la mano del pilates, del running, de la mano de un entrenador personal. Cada persona escogéis lo que mejor se adapte a vuestros gustos.

A mí me dolió reconocerme rígida, con muchos dolores cervicales, ya no era capaz de saltar a la comba con los niños, y correr dos pasos me hacía sentir una vieja sin aire. Mi cuerpo era puro cartón. ¡¡Y con el yoga he tenido agujetas!! No te fíes si te dicen que el yoga es light. Te juro que te tira hasta el músculo que menos imaginas en el lugar más insospechado. El yoga no solo me dio más flexibilidad sino que gané claridad mental. El yoga es meditación en movimiento. La claridad mental trajo un nuevo ciclo de vida, una nueva visión, el sentirme fluir, el ver con otra actitud… Y todo ello me trajo un reset profesional y cambio en mi proyecto laboral. Creo que ya es evidente, ¿verdad?

El estrés se cobra su parte y tu cuerpo te lo dirá si lo escuchamos de verdad. No sólo el cansancio y el agotamiento físico anormal son evitables.

3. Encuentra tus botones de reinicio. ¡¡¡Resetéate!!! Busca tu lugar, ese lugar en donde reduces la velocidad y vuelves a conectar con lo que más te importa a ti. Yo adoro caminar por el bosque o ir a la playa y sentir el agua del mar. Sea lo que sea que a ti te guste, asegúrate de que lo encuentras y lo utilizas, sobre todo en combinación con otras formas de descanso y cuidados propios.

Si te reseteas, te recargas y estás lista, no sólo para tus objetivos futuros, sino también para tus relaciones y compromisos presentes. Estas tres ACCIONES te mantendrán completamente conectada contigo y con tus momentos, te dan aire para sanear tu energía y te permiten vivir y trabajar con excelencia.

Artículo elaborado en colaboración con Yolanda Fortes de www.yolandafortes.com.

Y además:
¿Momento de reinventarse? Estas son las 10 claves fundamentales
Los mejores tips para trabajar desde casa y sentirte bien contigo misma

por Redacción enfemenino

Puede interesarte