• Consejos 
  • Foro de Psicología
 

Terapia conductista cognitiva

Terapia conductista cognitiva
La terapia conductista cognitiva (TCC) se define como “terapia activa”, ya que se basa en un proceso científico y en la teoría de aprendizaje para comprender y tratar algunos problemas psicológicos.
Fobias, bulimia, adicciones... La terapia conductista cognitiva o TCC es cada vez más recomendada para tratar algunos comportamientos perjudiciales del día a día. El Leitmotiv: aprendizaje rápido y participación activa del paciente.
Trabajar los síntomas
La terapia conductista cognitiva (TCC) se define como “terapia activa”, ya que se basa en un proceso científico y en la teoría de aprendizaje para comprender y tratar algunos problemas psicológicos.
A diferencia del psicoanálisis (terapia analítica) que pretende ante todo encontrar la causa principal de los problemas, la TCC simplemente trata de modificar comportamientos nocivos con ayuda de ejercicios prácticos y puestas en práctica.
Principio
Esta terapia se basa en dos enfoques complementarios: el comportamiento y la cognición, es decir, el proceso del pensamiento y la consciencia que tiene el individuo sobre su entorno.
- El enfoque conductista consiste en proceder mediante exposiciones progresivas a situaciones temidas y que generan ansiedad.
- El enfoque cognitivo trabaja principalmente aquellos pensamientos del paciente que no son voluntarios y que carecen de lógica aparente.
La eficacia de esta terapia reside en el hecho de que se utilizan dos enfoques simultáneos para llegar al meollo de las actitudes disfuncionales causantes de los problemas.
Más concretamente, es posible corregir un comportamiento nocivo gracias a la concienciación y el aprendizaje de nuevos hábitos. El terapeuta, por lo tanto, desempeña el papel de guía y modelo que el paciente tratará de imitar.
Entre las técnicas más utilizadas se encuentran la insensibilización, las técnicas de puesta en práctica, el condicionamiento eficaz, mejora de interacción social y la terapia familiar conductista.
¿Qué tipo de problemas puede resolver?
La terapia conductista cognitiva ha demostrado tener una eficacia considerable para diversos problemas: fobias (agorafobia, claustrofobia, fobia social), problemas obsesivo-compulsivos, problemas de ansiedad, bulimia, algunas depresiones, casos de estrés postraumático, problemas sexuales, adicciones, o incluso para controlar la ansiedad que causa el dejar de fumar.
¿Cómo se desarrollan las sesiones?
Las sesiones duran entre 45 minutos y una hora, y se realizan bien individualmente, bien en grupo, con un terapeuta. Los grupos suelen llevar a cabo juegos de rol para casos de fobia social, puesta en situación ante una multitud en casos de agorafobia, relajación muscular en casos de ansiedad. Los procedimientos son objetivos y, por lo tanto, reproducibles para todos los pacientes que sufran los mismos problemas.
Una vez que el paciente describe el problema y los síntomas, el terapeuta puede proceder a un análisis del esquema mental que conduce al comportamiento problemático, para proponer una alternativa. Lo más difícil (pero también lo más eficaz) es imaginar la situación o afrontarla directamente. De manera progresiva, el cerebro va memorizando el proceso mental alternativo para la situación problemática. El resultado es que una situación temida anteriormente no causará ningún tipo de angustia y podrá ser afrontado con tranquilidad.
Se ha de mencionar que para que las sesiones sean eficaces, el cambio de comportamiento debe ser duradero y complementado por ejercicios personales realizados fuera de la consulta. Por ejemplo, tomar la palabra en una reunión, utilizar el ascensor, tocar una araña, etc.
¿Se debe complementar la terapia con un tratamiento médico?
En algunos casos se recomienda combinar las sesiones con la toma de medicamentos para aliviar los síntomas. En el caso de problemas obsesivo-compulsivos, por ejemplo, los psiquiatras pueden prescribir antidepresivos, único tratamiento eficaz hoy en día.
En la práctica
Las sesiones de terapia conductista cognitiva las dirigen psiquiatras y psicoterapeutas que han seguido una formación específica de tres años. Generalmente, suelen atender a los pacientes una vez por semana durante un mínimo de 6 meses, con un precio que oscila entre los 40 y 150 euros por sesión.

  • Carmen Posadas: cómo acabar con la sombra de los ex
  • "Oh Boy!", llega a los cines la premiada obra del novel Jan Ole Gerster
  • "Brick Mansions", llega la película para los amantes del parkour
Publicado por la redacción Psico
el 07/03/2008
Ofertas especiales...
Nuestros sponsors
Publicidad
Descubre enfemenino...
¿Porcelana o carne y hueso? La moda de querer parecer una muñecaTrastorno de Ansiedad Generalizada: ¿a qué nos enfrentamos?
¿Me estoy convirtiendo en mi madre? ¡Ayuda! 2048: ¡Atrévete con el juego de moda!
Además… 21/09/2014
Noticias
Trucos y consejos
La superheroína motera que lucha contra el incívico 'crimen' ciudadano
Dos hermanos se reencuentran tras 60 años separados gracias a Facebook
Dos hermanas ciegas de nacimiento ven el mundo por primera vez
Una joven madre sintecho, salvada por un desconocida
Todas las noticias Psico
Encuentra el regalo apropiado para tu chico
Soy susceptible
Medicina suave para combatir la depresión
Los tests sobre el coeficiente emocional
Todos los trucos y consejos Psico
 

Síguenos…

… a través de tu email
Para saberlo todo sobre enfemenino.com,
inscríbete a la newsletter
  OK
… en redes sociales … y dispositivos móviles
               

Copyright © 1999-2014 enfemenino.com