Inicio / Ocio / Cultura / Cinco cosas que (sorprendentemente) hemos aprendido de Hannah Horvarth

© Girls
Ocio

Cinco cosas que (sorprendentemente) hemos aprendido de Hannah Horvarth

por Redacción enfemenino Publicado en 17 de marzo de 2016

Da la sensación de que no se puede aprender nada de la estrella de Girls, pero sí, Lena Dunham ha confeccionado un personaje que tiene mucho más de admirar de lo que parece.

Algunos creen que es el personaje más egoísta de los últimos tiempos, otros la consideran la voz de su generación, o por lo menos, como dice ella “una voz de una generación”. Lo que está claro es que Hanna Horvath no deja a nadie indiferente, y que aun con todos sus problemas, trastorno obsesivo compulsivo incluido, conocerla nos ha dado la oportunidad de reflexionar sobre muchos temas. Tanto si te pareces a ella como si eres más similar a otros personajes de Girls (puedes descubrirlo en este test) hay unas cuantas lecciones impagables que nos ha dejado y que nos resume la psicóloga y seriéfila Beatriz Cazurro. ¡Sigue leyendo!

1. Todos somos diferentes y todos tenemos necesidades diferentes

Hannah se esfuerza cada capítulo por defender su individualidad, sus sentimientos, sus ideas, sus deseos… Tanto, que suele olvidarse de que los demás existen y también tienen sus propias necesidades, sentimientos y deseos, y también necesitan que les escuchemos. Si a ti te pasa lo mismo y eso te crea los mismos problemas que a Hannah tendrás que aprender a dejar por un momento a un lado tus asuntos para poder prestar atención a los de los demás. Las relaciones más satisfactorias y duraderas son recíprocas, y por mucho que te pueda costar asumirlo ni tú ni nadie, es el centro el universo.

Soy individual y siento lo que siento cuando lo siento
2. Tienes que aprender a decir no

Por supuesto, tienes derecho a decir no a las cosas que odias, sea esto dar paseos con Adam por el bosque como le pasa a Hannah, trabajar en el negocio familiar, vivir en la gran ciudad o llevar pantalones de campana. No tienes obligación de hacer nada que te horrorice hacer. El respeto por uno mismo empieza en uno mismo y es la base de la felicidad. Eso sí, tienes que aceptar que a los demás puede no gustarle que digas que no, aunque lo respeten.

Es realmente liberador decir no a cosas que odias
3. Tienes derecho a cambiar de opinión

Las decisiones se toman en un momento determinado pero con el tiempo se pueden cambiar. Las personas estamos en constante crecimiento, y lo que nos puede parecer una idea estupenda a los 20 años puede ser un auténtico castigo a los 40. Es por esto que las decisiones se toman en base a argumentos, sentimientos y circunstancias del presente, y como el presente cambia, las decisiones también pueden hacerlo.

Mis circunstancias han cambiado y no me puedo permitir seguir trabajando gratis
4. Debes ignorar la voz interna que te critica

Todos tenemos un personajito por dentro que nos critica y nos señala lo que hacemos mal y lo que no le gusta de nosotros. “Estás demasiado gorda”, “eres una pesada”, “no lo vas a conseguir”… Este personajito en realidad lo que suele estar es muerto de miedo por no sentirse lo suficientemente bueno o por no sentirse aceptado por los demás y te mete mucha caña para intentar protegerse. Así que cuando le escuches, no te olvides de que es una parte de ti, pero no eres tú, y de paso dile, que le entiendes, pero que mientras te hable de esa manera no le vas a hacer caso. ¿O acaso escucharías a algún amigo que te tratara de esa manera?

Cualquier cosa mala que alguien piense o diga sobre mí, ya me la he dicho yo antes, probablemente en la última media hora

5. Lucha contra tus inseguridades

Una autoestima que se tambalea es un mala aliada para conseguir una pareja que valga la pena. Y no es porque vaya a evitar que haya gente interesada en ti y en las mil cualidades que tienes, sino porque es difícil creerse que alguien te quiere si no te quieres tú primero. Por eso, tal como le diríamos a Hannah, ponte a trabajar en todas esas inseguridades porque una vez que tú estés bien contigo misma, será más fácil manejar los conflictos, entender a tu pareja, no boicotear cada paso que vayáis dando y decirle, con claridad y sin duda alguna, te quiero.

He estado saliendo con alguien que ha tratado mi corazón como carne de mono. Me siento invisible la mitad del tiempo, así que tengo que aprender cómo es que te traten bien antes de que sea demasiado tarde

A través de sus complejos o de algunas de sus reflexiones, seguro que puedes aprender qué debes o qué no debes hacer para ser mejor contigo misma. Y mientras, a disfrutar de la quinta temporada de la serie y de todas esas series que podríamos devorar una y otra vez...

Artículo elaborado por Beatriz Cazurro, psicóloga y psicoterapeuta, para enfemenino.

Puede interesarte
Cinco cosas que nos enseñó Rachel Green y que deberías aplicar a tu vida
Las lecciones que nos dejó Friends sobre el amor y las citas

por Redacción enfemenino

Puede interesarte