Inicio / Novias / Despedida soltera / ¿Planeando una despedida de soltera? Te damos 10 razones para NO contratar a un stripper

© Magic Mike
Novias

¿Planeando una despedida de soltera? Te damos 10 razones para NO contratar a un stripper

Alexandra L. Comesaña
por Alexandra L. Comesaña Publicado en 19 de febrero de 2015
581 compartidos

Los tópicos no solo existen para cumplirlos, están también para romperlos. Sabemos que contratar a un stripper es una idea muy socorrida y graciosa, pero no todo son risas y diversión. Por eso, hemos elaborado una lista de 10 razones para NO contratar a un stripper.

Hay días en los que nos apetece llevarle la contraria al mundo, hoy es uno de ellos. Hemos decidido desmitificar a los strippers, eso sí, con argumentos. Antes de cambiar vuestros planes de despedida de soltera os dejamos una galería de los chicos más guapos. Ellos podrían protagonizar los mejores striptease de la historia, desgraciadamente, tendremos que conformarnos con verlos sin camiseta.

1. ¿Gracioso? ¿Vergonzoso?

No vamos a negar que cuando vas a un espectáculo en el que alguien se desnuda estás dispuesta a pasártelo bien. Pero no todas somos iguales y, para algunas, no es proporcional la diversión a la vergüenza que se pasa. Imaginaos, un tío untado en aceite restregándose contra vosotras mientras todo el mundo os mira. Para las invitadas seguro que es gracioso, para la novia no tanto.

2. Novia a la fuga

Ya lo decía Melendi "Suenan campanas de boda y la novia tiene dudas". Esas dudas, precisamente, pueden aumentar con el desenfreno del alcohol y un tío cachas a menos distancia de la recomendada. Si queréis que la novia llegue al altar, mejor evitad el camino de la tentación.

3. Una noche de chicas

La despedida de soltera es la ocasión perfecta para un reencuentro entre amigas, para unir más al grupo. No hace falta la presencia de un stripper semidesnudo para animar la fiesta. Existen muchos juegos originales que os harán reír y harán de la despedida una verdadera "noche de chicas". Desde el "Yo nunca" hasta juegos más elaborados que encontraréis en este link.

4. La familia del novio

Aunque os parezca extraño, existen despedidas en las que la futura suegra también está invitada. ¿En serio creéis que le hará gracia el bailecito? Si la suegra de la novia le ve disfrutando con el stripper, la sentencia está dictada.

5. Idealización

Una cosa son nuestras expectativas y otra muy diferente es la realidad. Cualquier mujer estaría encantada con que Channing Tatum le bailase en privado pero, lamentablemente, no contamos con ese nivel de strippers. El vestuario tampoco se queda corto, la fantasía del bombero pierde todo su sex appeal cuando ves el disfraz que trae el stripper. En este caso, menos NO es más, tan poca ropa no da pie a la imaginación. Aunque todas sabemos a lo que vamos, comenzar calentando motores nunca viene mal.

6. El precio

No existen strippers low cost, de momento, como para que la inversión merezca tanto la pena. Sea donde sea el espectáculo, en casa o en un bar, el desembolso puede ser importante. En lugar de esto, podéis invertir en originalidad como por ejemplo una cena en un sitio chic, la entrada de un concierto o algún caprichito para la novia, son alternativas que le encantarán.

7. La expresión de lo hortera

No existe lugar más hortera que un bar de striptease. Si normalmente no os gusta estar en ese tipo de sitios ¿Por qué ir en una noche tan especial?

8. ¿Y si viene a casa?

Si vuestra opción es la "entrega a domicilio", tan solo tendrá que aguantar la inquilina ser la comidilla de todo el vecindario. ¿Estará dispuesta? Pero aún hay más. Será mejor que os aseguréis que el stripper que viene no es como el de la despedida de Phoebe de Friends.

9. Dignidad

El "atrezzo" de por sí ya es bastante peculiar, las dosis de alcohol son más altas de lo recomendable... Si a esto le añadimos un stripper, el resultado es un cóctel molotov para la dignidad. ¡ATENCIÓN! El lamentable espectáculo de la noche no quedará ahí. Las fotos y, en especial, los selfies se encargarán de recordarte tus aventuras de borrachera para siempre.

10. Secretos y mentiras

Te despertarás con ibuprofeno en mano y con la sensación de que la noche anterior "no fuiste la prometida ejemplar". Empezarás a rebobinar la noche y a tu mente vendrán múltiples imágenes tuyas dándolo todo con el stripper. Cuando tu futuro marido te pregunte: ¿Qué tal la noche? Llegará el momento de cantar la famosa canción de "vamos a contar mentiras tra la la".

Y además...
Una despedida a la gallega
25 fotos increíbles y premiadas sobre bodas

por Alexandra L. Comesaña 581 compartidos

Puede interesarte