Inicio / Decoración / Estilos decorativos / El dorado en decoración

El dorado en decoración

Publicado por Maren Agirregomezkorta
Publicado en 29 de septiembre de 2008

Color festivo, color real, el dorado significa mucho y no siempre encuentra su sitio en una casa, fuera de los períodos de fiesta. Hagamos un pequeño repaso de este color intenso que hay que acomodar y distribuir con toques delicados.

Color festivo, color real, el dorado significa mucho y no siempre encuentra su sitio en una casa, fuera de los períodos de fiesta. Hagamos un pequeño repaso de este color intenso que hay que acomodar y distribuir con toques delicados.

Color real:
En decoración, el dorado te lleva a toda una época, un estilo "versallesco" símbolo de riqueza. Es verdad que el dorado es un color que se asocia, ante todo, con el oro, material precioso y que se encuentra más en los museos que entre tus amigos… ¡por falta de medios! Sin embargo, podemos crear fácilmente un ambiente cálido colgando en la pared del salón o de una habitación marcos dorados, con un aspecto de madera envejecida por el tiempo.
Busca gangas doradas: para hacerte con cuadros de madera dorados, nada mejor que pasearte por una tienda de antigüedades.

Color festivo:
Los toques dorados se suelen reservar para los períodos de fiestas en los que los cotillones, guirnaldas, velas y platos se combinan con estos tonos de "grandes ocasiones". No obstante, cada vez hay una mayor tendencia a elegir el mobiliario dorado para un salón de diseño, por ejemplo. Cansados de modelos de interiores fríos y sombríos, los creadores ofrecen nuevas posibilidades a los locos del diseño, al estilo de los Tam-Tam en dorado.
Truco: si dispones de una mesa de comedor larga de madera oscura o negra, puedes vestirla con un bello objeto dorado como un candelabro, un vaso o un centro antiguo de mesa. Luego podrás lucir la sencillez con los cubiertos, los vasos y los platos.


¿En qué estancia?
A primera vista, parece que el dorado está destinado a estancias como el salón o la habitación, pero todo es posible. Antes de pintar una pared entera en dorado, acostúmbrate a vivir con este color. Si estás acostumbrada a tonalidades naturales como el crudo o el pastel, podrías cansarte muy rápido del aire refinado que aportará el dorado a tu habitación.
Idea tendencia: cada vez más decoradores vuelven a la grifería de cobre, dejando aparecer un toque dorado chic que aporta elegancia a los cuartos de baño y a las cocinas. Esta vuelta al cobre también es visible en los salones de diseñadores que presentan nuevas ideas con este material que vuelve a ser moderno.


Combinación de colorido:
El dorado es un color fuerte que sabe crear atmósfera. Se trata, por lo tanto, de no combinarlo con colores de simbología opuesta. Evita el rosa pálido, a menos que tu niña desee tener un universo de princesa en su habitación. Y olvida también los fluorescentes.
El dorado combinado con un tono pardo o púrpura puede favorecer una atmósfera amistosa y cálida, tipo "fuego de chimenea en invierno". Al contrario, combinado con fucsia o naranja, vuelve a parecer festivo y sofisticado, y rememora el aspecto "Papá Noel".
Queda la combinación negro y oro, que tiene la ventaja de jugar con el diseño chic y sobrio, pero que tiende a reemplazarse poco a poco por el violeta en el universo de los decoradores.
Truco dorado: si te gusta el dorado y la decoración exótica, es fácil conseguir espejos marroquíes dorados o Budas dorados de Tailandia. Este tipo de toques suaviza la simbología tradicional real y elegante del dorado.
Idea tendencia: si te gusta el dorado pero no quieres repintar todas las paredes del salón, una alternativa decorativa, actualmente muy en tendencia, es pintar las ventanas con pintura dorada: ¡efecto garantizado! Pero cuidado, antes de lanzarte, asegúrate que el color de las paredes combina con el dorado de las ventanas. Esta opción necesita una decoración simple en el resto de la habitación, ¡para no dar la impresión de que se trata de un zouk marroquí!

Puede interesarte