Inicio / En forma / Ejercicios / Hacer deporte a la hora de la comida: sesiones de entrenamiento de 30 minutos

© iStock
En forma

Hacer deporte a la hora de la comida: sesiones de entrenamiento de 30 minutos

por Rebeca Ruiz Publicado en 25 de mayo de 2016
70 compartidos

¿No tienes tiempo para hacer ejercicio? Encontrar el momento perfecto para hacer deporte no siempre es sencillo y muchas veces creemos que abandonar el ejercicio físico es la única opción que tenemos. Pero… existen opciones para no dejar de movernos. Repasa nuestras ideas para aprovechar la hora de la comida para mantenernos en forma.

Normalmente en las empresas en España se suele tener una hora (o dos en algunos casos) para comer. Tiempo más que suficiente para aprovecharlo en una sesión de entrenamiento. Y es que, la hora de la comida puede ser el momento perfecto para incorporar el ejercicio físico a la jornada de una forma sencilla y eficaz. El truco está en incluirlo en la rutina y planificar las sesiones de entrenamiento para que no supongan un agobio sino un momento para cuidarse, eliminar el estrés y para preparar el cuerpo para el resto de día de trabajo.

Relacionados: Beneficios de practicar deporte

25 beneficios de practicar deporte para la salud © iStock

Las clases en el gym suelen ser más largas, hay que ir hasta el centro y están sujetas a horarios, por eso te proponemos cinco opciones para una sesión de entrenamiento de 30 minutos que puedes hacer a la hora de la comida, adaptar a tus necesidades y disfrutar al máximo. ¿Te animas?

1. Power walking. El power walking no es otra cosa que caminar de forma vigorosa. Es decir, no vale ir andando tranquilamente y parándose a ver escaparates. Es una actividad física que si se hace correctamente ayuda a controlar el peso, mejora la condición física y fortalece el sistema cardiorespiratorio. Además, es una opción perfecta para una sesión de entrenamiento suave y corta para la hora de la comida. Eso sí, es importante controlar la postura, la pisada y el ritmo; y no olvides que el power walking hay que realizarlo con un calzado apropiado.

2. Running. El running es una modalidad deportiva que tiene muchos adeptos. Es fácil de practicar y se adapta a la condición física de cada persona. Salir a correr a medio día es una opción muy buena y saludable. Es importante calentar y estirar antes y después de la sesión de entrenamiento por lo que hay que contar con este tiempo dentro del tiempo destinado al entreno.

3. Circuito urbano. Si el running te aburre puedes diseñar un circuito urbano adaptado para ti en el que se combina la carrera y los obstáculos. Intercala la carrera con subidas y bajadas de escalera, con saltos, con abdominales, burpees… Lo ideal es diseñar una sesión corta y divertida de entrenamiento cerca de tu oficina.

¿No sabes cómo diseñar tu sesión personal de entrenamiento? Repasa estas opciones de ejercicios sencillos para perder peso.

4. HIIT (Ejercicio de alta intensidad). El ejercicio de intervalos de alta intensidad se caracteriza por sesiones de entrenamiento cortas e intensas en las que se combinan intervalos de alta actividad con periodos de descanso en los que el cuerpo se recupera del esfuerzo. Idear una sesión de HIIT para la hora de la comida es una muy buena opción y el resultado suele ser rápido y eficaz. Lo ideal es planificar las sesiones con un entrenador personal y repasar todos los ejercicios con él para tener la certeza de que se hacen correctamente. Así se evitarán lesiones y se multiplicarán los resultados.

5. Bici training. O lo que es lo mismo, hacer un circuito en bicicleta con salida y llegada en tu oficina. Montar en bicicleta es un ejercicio completo que se adapta a la condición física de cada persona. Si puedes tener una bicicleta es la oficina sería lo ideal, sino puedes decantarte por las bicis urbanas que ya están disponibles en las grandes ciudades. Planifica tu circuito evitando peligros y eligiendo cambios de terreno (subidas y bajadas) para que el ejercicio sea más completo.

Recomendaciones para una sesión de entrenamiento perfecta

Lo más importante es incluir tu sesión de ejercicio en tu rutina de una manera natural y tranquila. Hay que disfrutar y aprovechar el tiempo que se dedica a ejercitar el cuerpo y así los beneficios aumentan. De nada sirve ir estresada y pensar en todo el trabajo que tienes que hacer después de entrenar o lo que te estás perdiendo por no poder participar en la sobremesa con tus compañeros del trabajo. ¡Esta media hora es tu momento, disfrútala y aprovéchala!

Repasa estos consejos para que el entrenamiento a la hora de la comida sea perfecto:

  • Cuida la alimentación. Cuenta con que vas a hacer ejercicio a medio día y prepara tu jornada a conciencia. Haz un desayuno completo por la mañana e ingiere un tentempié que te de energía a media mañana. De esta manera no tendrás que comer en exceso a la hora de la comida y podrás ganar tiempo y tener energía para tu sesión de ejercicio.

  • No sobrecargues el cuerpo. 30 minutos es poco tiempo, es cierto, pero no intentes sobrepasar tu capacidad física. Haz lo que puedes en el tiempo que tienes y adapta las sesiones al tiempo disponible. Los ejercicios hay que hacerlos bien para evitar lesiones innecesarias.

  • Es una opción no una obligación. Has decidido hacer deporte en vez de sentarte en la terracita con tus compañeras de trabajo a cotillear sobre la jornada. Es una opción tuya así que no sientas que la vida te está castigando. Si no es tu momento de entrenar cambia de horario y busca uno que se adapte más a tus horarios.

  • Calienta y estira. Es poco tiempo el que tienes para entrenar pero aún así no tienes que olvidarte de calentar y estirar unos minutos antes y después del ejercicio para evitar lesiones y agujetas. Aquí te contamos cómo evitar lesiones al hacer deporte.

  • En la variedad está el gusto. Cambia tus sesiones de entrenamiento. Intenta adaptar y planificar tu semana de entrenamiento para que sea variada. Al ser poco tiempo de entrenamiento hay que intentar variar para conseguir un entrenamiento completo a largo plazo.

  • Equipamiento correcto. Al entrenar durante la hora de la comida tienes que tener en cuenta que necesitas traerte todo lo necesario de casa. Piensa muy bien en la equipación que vas a necesitar para evitar lesiones innecesarias. ¡Para el power walking también hacen falta unas zapatillas adecuadas, no vale ir a caminar con un calzado de calle.

  • Cuidado con el sol. La hora de la comida suele coincidir con el momento en el que el sol es más fuerte y peligroso. Es importante utilizar protección solar adecuada y cubrirse la cabeza si fuera necesario. Además, si el calor es demasiado intenso es recomendable adaptar el tipo de ejercicio para que no sea una actividad perjudicial para la salud. Entrenar sí, pero con responsabilidad.

Ya está todo listo. Solo te falta la música para que tu entrenamiento sea perfecto. Repasa esta lista con las 50 mejores canciones para ponerte en forma.

Y además
HIIT: 5 motivos para pasarse al entrenamiento de alta intensidad
ECOPE: cómo multiplicar los efectos del entrenamiento

por Rebeca Ruiz 70 compartidos

Puede interesarte