:

Inicio / En forma / Ejercicios / El Pilates de la A a la Z: en qué consiste y cómo empezar a practicarlo

En forma

El Pilates de la A a la Z: en qué consiste y cómo empezar a practicarlo

Adrián Martín
por Adrián Martín Publicado en 14 de enero de 2017
639 compartidos

Irrumpió con fuerza hace unos años, y desde entonces este método es un 'must' para decenas de miles de personas que lo practican cada día con el objetivo de sentirse bien consigo mismas y mantenerse en forma. ¿Quieres probar? Aquí tienes todo lo que debes saber sobre el Pilates.

El Pilates se dio a conocer como “la gimnasia de las famosas”. Ya fue hace unos cuantos años cuando empezamos oír hablar de que celebrities como Sharon Stone, Jodie Foster, Uma Thurman o Penélope Cruz eran unas fervientes practicantes. Pero, ¿qué hacía tan especial esta práctica? Este método nació hace casi un siglo, fue en los años 20 cuando el alemán Joseph Pilates, raquítico, asmático y reumático, buscaba la solución para mejorar su condición física.

En medio de sus investigaciones anatómicas e históricas así como a lo largo de varias experiencias terapéuticas (Joseph Pilates fue médico militar durante la I Guerra Mundial) y deportivas (yoga, gimnasia, musculación, baile...) nació el Pilates, un método global de puesta en forma física y mental única en su género. En principio fue una práctica de culto en el mundo de la danza, pero pronto se dio a conocer al gran público. Y es que sus beneficios van mucho más allá de los de cualquier deporte.

La idea base del pilates

Si las clásicas sesiones de gimnasia son poco eficaces es porque los ejercicios están mal realizados. La idea del método Pilates es la de mejor conocer nuestro cuerpo con el fin de aprovechar al máximo cada movimiento para así hacer trabajar a los músculos correctos. Dicho de otra manera, relajar los músculos tensos y tonificar los músculos relajados.

Los principios básicos del pilates son:

  • Relajación: cada sesión de entrenamiento comienza por la relajación con el fin de liberar los músculos dominados por su tensión (hombros, nuca...) y trabajar los músculos relajados.
  • La concentración: el método Pilates es bueno para el cuerpo y para la mente. Para que sea eficaz, es esencial concentrarse en cada movimiento.
  • La respiración: respirar profundamente abriendo por completo la caja torácica permite una mejor movilidad del cuerpo.
  • La alineación: una buena colocación de la pelvis y de la columna vertebral es esencial con el fin de evitar desequilibrios musculares y tensiones.
  • Encontrar el centro: la noción de “centro energético”, región situada entre las caderas y la caja torácica, es el corazón del Pilates. De esta zona debe partir cada movimiento. En la práctica, se trata de meter sistemáticamente el vientre para poner en funcionamiento los abdominales más profundos.
  • La coordinación y la fluidez: para que sean eficaces, los movimientos deben ser efectuados con precisión y maestría. Cada ejercicio se repite pocas veces, pero debe hacerse a la perfección.

Los ejercicios de Pilates

El método Pilates comprende más de 500 ejercicios y algunos se practican con aparatos u objetos. Contrariamente a los aparatos tradicionales, los de Pilates hacen trabajar a todos los músculos a la vez y de esta manera los desarrollan, los estiran y aumentan su resistencia. Estas máquinas son muy útiles al principio para asimilar los movimientos. No olvides que el entrenador de Pilates está ahí para guiar al alumno y corregir sus posturas.

El método también comprende ejercicios en el suelo, normalmente eficaces en las sesiones en grupo. Una vez asimilados, el alumno puede reproducir los ejercicios solo, en su casa. Aquí te dejamos con algunos de los ejercicios de Pilates más típicos... Aquí encontrarás, por ejemplo, la clásica fitball o pelota para hacer gimnasia, aunque si quieres practicar en casa o por tu cuenta, verás que con tu cuerpo es más que suficiente.

Los beneficios de Pilates

​Son numerosos y específicos: un vientre más firme, unos brazos y unos hombros más musculados, una cintura más fina, unos muslos más firmes, una mejor postura, mayor ligereza... Pero lo que realmente diferencia al Pilates de otras disciplinas es la atención que prestamos a nuestra respiración. Esto conlleva unos beneficios globales mucho más trascendentales que que estar más o menos en forma: menos estrés, más energía, un sentimiento de bienestar general... Si quieres descubrir unos cuantos beneficios más, no te pierdas este artículo. Y tú, ¿a qué esperas para apuntarte a descubrir por ti misma todo lo que puede ofrecerte este método?

Y también
8 nuevos y originales deportes para conseguir el cuerpo de tus sueños
En forma en la ciudad: los mejores deportes al aire libre

por Adrián Martín 639 compartidos

Puede interesarte