Inicio / Maternidad / Embarazo / Fumar durante el embarazo: los graves riesgos que conlleva

© iStock
Maternidad

Fumar durante el embarazo: los graves riesgos que conlleva

Cristina Gonzalez
por Cristina Gonzalez Publicado en 30 de mayo de 2017

El tabaco no solo constituye un riesgo para tu salud, también para la de tu bebé. Está asociado a posibles consecuencias como el bajo peso al nacer, el parto prematuro o las enfermedades respiratorias en la infancia.

En España, se calcula que el 25% de las mujeres en edad reproductiva fuman y más de la mitad lo siguen haciendo durante el embarazo. Por otra parte, de las que lo consiguen dejar durante los nueve meses, la gran mayoría vuelve a recaer en el hábito del tabaquismo sin saber las graves consecuencias que tiene para su salud. Y es que la mayoría de nosotras no somos conscientes de las consecuencias de fumar, tanto para nosotras como para nuestro bebé. ¿Sabías que fumar durante el embarazo tiene graves consecuencias para el desarrollo de tu bebé? Además, fumar adelanta la menopausia, aumenta el riesgo de infartos de miocardio en mujeres que toman anticonceptivos e influye negativamente en los tratamientos de reproducción asistida cuando hay problemas para tener hijos. Si no te parecen razones suficientes para dejar el tabaco, aquí te damos muchas más.

¿Cómo repercute el tabaco en tu salud?

La Asociación Española Contra el Cáncer advierte de que la adquisición del hábito de fumar nos hace susceptibles a padecer enfermedades cardiovasculares, pulmonares y cancerosas. Pero además, en el caso de las mujeres, el tabaco puede afectar a patologías específicas de nuestro género, como el cáncer de cuello uterino, de dos a tres veces más frecuente entre las mujeres fumadoras que entre las no fumadoras.

También es posible que repercuta de manera negativa en nuestra función reproductiva, pues el consumo de tabaco en la mujer se asocia con un aumento de la infertilidad y a un mayor riesgo de embarazo ectópico. De hecho, las mujeres fumadoras tienen tres veces más probabilidad que las no fumadoras de tardar más de un año en quedarse embarazadas. Vistas las consecuencias negativas que puede tener sobre nosotras, ¿cómo afecta al bebé durante el embarazo?

© iStock

Fumar durante el embarazo

Durante el embarazo, la nicotina puede hacer que los vasos sanguíenos de la madre y del futuro bebé se estrechen. Además, el monóxido de carbono, contenido también en los cigarrillos, provoca la disminución del oxígeno de la sangre en la placenta y el feto. Todo ello aumenta el riesgo de que el bebé pueda sufrir alteraciones como:

  • Reducción del peso esperado del recién nacido para su edad gestacional (aproximadamente 200 gramos).
  • Retraso en el crecimiento intrauterino del feto.
  • Síndrome de muerte súbita del lactante.
  • Riesgo de parto prematuro y aborto espontáneo.
  • Alteraciones en la placenta, como desprendimiento prematuro de la misma o placenta previa (cuando la placenta ocupa parte o la totalidad del cuello uterino de manera anómala), que aumentan las complicaciones del embarazo y parto.

Después del parto el consumo de tabaco por parte de la madre puede seguir actuando sobre el bebé, ya que en caso de lactancia materna la nicotina pasa al bebé a través de la leche.

¿Cómo dejar de fumar?

Es bien sabido que las mujeres embarazadas generalmente tienen una motivación ejemplar. Si realmente quieres apagar el último cigarrillo y pasar un embarazo libre de humo, existen varios métodos que te facilitarán esta sabia decisión. Tu médico puede recomendarte parches, pastillas o chicles de nicotina, que deberás utilizar bajo sus indicaciones. Lo importante es comprender esta fuente de adicción y no culpabilizarse. Tu médico te aportará también una ayuda psicológica.

Si no quieres sustituir el tabaco por ninguno de los métodos anteriores, puedes buscar una nueva motivación saludable, como el deporte, un buen método para alejar el tabaquismo de tu vida. Recuerda que durante el embarazo debes mirar siempre por la salud de tu bebé, ¡pero también después! Así que en tu mano está dejar de fumar y mantenerlo en el tiempo.


Y además:
Preparación al parto, todo lo que debes saber
Maternidad en solitario: emociones por dos

por Cristina Gonzalez

Puede interesarte