Inicio / Maternidad / Embarazo / Intolerancia a la lactosa en el embarazo: cómo suplir las carencias de calcio

© iStock
Maternidad

Intolerancia a la lactosa en el embarazo: cómo suplir las carencias de calcio

por Redacción enfemenino Publicado en 9 de junio de 2017
145 compartidos

¿Sufres intolerancia a la lactosa? Durante el embarazo es necesario ingerir unas dosis mayores de calcio, por eso es importante que te alimentes adecuadamente. Te contamos qué alimentos puedes tomar para cubrir las necesidades de este mineral tan importante para tu salud y la de tu bebé.

La intolerancia a la lactosa se produce cuando el organismo no es capaz de digerir el azúcar de la leche. Ese azúcar, llamado lactosa, está presente en la leche humana, en la de vaca y en la de cabra. Para poder digerirlo el intestino necesita una ezima llamada lactasa y si esta es deficiente, se produce la intolerancia. Los síntomas más comunes son la pesadez, el dolor abdominal, los gases o la diarrea. Por eso, las personas que la sufren tienen que evitar el consumo de productos con lactosa en la medida de lo posible.

Sin embargo, esos alimentos son la principal fuente de calcio, por lo que es necesario conocer las alternativas para poder obtener la dosis diaria necesaria, especialmente durante el embarazo. Como puedes ver en la galería, la leche y sus derivados son alimentos recomendados en esa etapa, de hecho las cantidades necesarias de calcio al día son mayores durante la gestación: 800 mg en el primer trimestre y 1.400 mg en el segundo. Esto es así porque el calcio es primordial para la construcción de los huesos y si se produce una carencia, se pueden ver afectados los dientes y los huesos tanto de la madre como el bebé.

Pero, ¡no te preocupes! Existen opciones para los intolerantes: los productos sin lactosa y otros alimentos con calcio serán tus aliados. Sigue leyendo y descubre qué pasos debes seguir para cubrir tus necesidades de calcio durante el embarazo.

Cómo obtener el calcio que necesitas

Lo primero que debes hacer es consultar a tu médico. Será el encargado de darte las mejores pautas para cubrir tus necesidades de calcio durante el embarazo de una forma adaptada a tu intolerancia a la lactosa. Por suerte, cada vez existen más alternativas de productos sin lactosa en el mercado. Desde leche sin lactosa hasta yogures, queso o, incluso, ¡helados sin lactosa! De esta forma podrás consumir lácteos sin sufrir ninguna consecuencia. A la hora de elegir estos productos, te recomendamos que te fijes en el etiquetado y te asegures de que el logo que indica que no tiene lactosa sea de alguna asociación externa a las marcas, como el de ADILAC.

Además, debes saber que hay otros alimentos, aparte de los lácteos, que contienen calcio. Las lentejas, los garbanzos, el brócoli, las espinacas, el sésamo o las acelgas son algunos de ellos. Te recomendamos que los incluyas en tus menús, ya que también tienen otros nutrientes muy beneficiosos para tu salud.

No obstante, si tu médico lo considera necesario, puede recomendarte que tomes suplementos de calcio para evitar que se produzca alguna complicación como consecuencia de una carencia de calcio.

Y además:
¡Adiós lactosa! Recetas deliciosas para intolerantes
¿Qué puedo comer y qué no?: aprende a alimentarte durante el embarazo

por Redacción enfemenino 145 compartidos

Puede interesarte