Inicio / Ocio / Entretenimiento / Las historias de amor más famosas de todos los tiempos

Ocio

Las historias de amor más famosas de todos los tiempos

Cristina Gonzalez
por Cristina Gonzalez Publicado en 6 de abril de 2017
120 compartidos

Si eres un poco friki de la historia y además una romántica empedernida, probablemente disfrutes con la recopilación de historias de amor más famosas que te traemos. Romances pasionales, emocionantes, tóxicos... Conoce la historia de amor de las parejas más icónicas de los últimos siglos.

Admítelo: tú también disfrutas, ríes y lloras con las películas o los libros de amor. Probablemente sigas suspirando cada vez que lees clásicos como Cumbres Borrascosas o te emociones una y otra vez con Los puentes de Madison. Sin embargo, no siempre es necesario recurrir al cine o a la literatura para vivir a través de sus protagonistas un gran romance. De hecho, la propia historia nos ha dejado algunos de los relatos más románticos (cada uno a su manera) de todos los tiempos.

El paso de los siglos probablemente haya alterado algunas de estas historias mitificándolas hasta cierto punto, pero de lo que no hay duda es de que sus protagonistas existieron de verdad. Hacemos un repaso por las historias de amor más famosas que han marcado el transcurso de los últimos siglos.

Descubre: ¡Enamórate con las 101 mejores películas de amor!

Las mejores películas de amor de la historia © La ciudad de las estrellas. La La Land

Cleopatra y Marco Antonio

Una historia de amor que no solo ha inspirado libros y películas, también influyó en el curso de la historia llegando a desestabilizar incluso al poderoso Imperio Romano. La última reina del Antiguo Egipto escaló posiciones por su astucia, pero también gracias a la relación que mantuvo con Julio César. Tras morir el emperador, Cleopatra regresó a Egipto para recuperar su poder.

Fue entonces cuando comenzó su relación con el político y militar romano Marco Antonio, en quien vio una buena oportunidad para preservar el poder y su corona. Dicen que el romano no pudo resistirse a sus encantos y, lo que comenzó como una alianza política, terminó siendo un romance histórico que duró 14 años.

Rupturas, reconciliaciones y luchas por el poder plagaron su relación, un romance por el que Marco Antonio abandonó a su esposa Octavia y a sus hijos, a quienes repudió por regresar junto a "su reina". Sin embargo, el final de esta historia se tornó trágico. Como si de la novela de Shakespeare se tratase, Marco Antonio decidió quitarse la vida tras recibir la falsa noticia de que ​Cleopatra había muerto. La reina egipcia, tras intentar conquistar al emperador Octavio sin fortuna, decidió unirse con su amado quitándose también la vida tras hacer que una serpiente venenosa le mordiese. Así terminó en el año 30 a.C la historia de amor de ambos y, con ella, el fin del esplendor del Antiguo Egipto.

Shah Jahan y Mumtaz Mahal

¿Sabías que el Taj Mahal, una de las siete maravillas del mundo, fue construido por amor? Así lo ordenó el príncipe indio Shah Jahan, quien mandó construir este majestuoso conjunto tras la muerte de su esposa. A lo largo de la historia también se ha dicho que, justo enfrente del edificio, tenía previsto levantar uno exactamente igual, pero en mármol negro y conectado al Taj Mahal mediante un puente, donde descansaría su cuerpo tras la muerte. Sin embargo nunca llegó a construirse.

Aunque la historia tiene mucho de leyenda, sabemos que Shah Jahan, en el año 1607, conoció a una joven llamada Arjumand en un bazar. Quedó prendado de su belleza, pero no pudo mantener una relación con ella hasta cinco años (y varios matrimonios) después. Cuentan que Arjumand se convirtió en la esposa favorita del príncipe (que pasó a ser rey), en el amor de su vida, en su Mumtaz Mahal ("la elegida del Palacio”).

Unos 19 años después y tras haber tenido juntos 13 hijos, Mumtaz se encontraba de nuevo embarazada. Sin embargo, no llegó a ver nacer a su decimocuarto hijo, pues murió durante el parto. Se dice que Shah Jahan, desolado por la pérdida de su esposa, mandó construir en su honor el Taj Mahal, una obra que duró dos décadas. Allí descansan en la actualidad los cuerpos de los protagonistas de la historia de amor más famosa de la India.

El duque de Windsor y Wallis Simpson

¿Quién renunciaría a un trono por amor? El príncipe Eduardo VIII, heredero de la corona británica, lo hizo después de que su familia, la Iglesia y la clase política le negasen el derecho a casarse con Wallis Simpson.

Wallis, una joven americana de familia acomodada, conoció al príncipe británico en una fiesta durante el año 1933. Del monarca se dice que era apuesto, extrovertido y tenía cierta fama de mujeriego. Ambos se enamoraron e iniciaron una relación que escandalizó a la rígida sociedad inglesa de la época: el futuro rey de de Inglaterra enamorado de una mujer americana y divorciada (en dos ocasiones). Una relación que nadie aceptó, ni siquiera después de que Eduardo fuese nombrado rey.

Por ese motivo, en​ 1936 y tras un breve reinado que apenas llegó al año, el rey decidió firmar el documento de renuncia al trono para poder casarse con Wallis Simpson. Él pasó a convertirse en el duque de Windsor y fue finalmente su hermano (el padre de la reina Isabel II, actual monarca) quien heredó la corona. A la boda de la pareja no asistió ningún miembro de la familia real. Más tarde, ambos se trasladaron a Francia, donde Wallis se convertiría en un icono de la moda entre la sociedad parisina gracias a los modelos que lucía en las fiestas a las que habitualmente asistía la pareja. El duque de Windsor murió en 1972 tras padecer un cáncer de garganta y con su muerte llegó la reconciliación de su familia, quienes esta vez asistieron a su funeral.

Liu y Xu, una historia de amor prohibido

Probablemente estos nombres no te digan mucho, pero detrás de ellos hay una historia de amor que ha sido considerada como una de las más famosas de China. No se sabe a ciencia cierta cuánto de leyenda o cuánto de verdad tiene, pero la historia ha sido difundida a diferentes medios chinos a través de los hijos que tuvo la pareja.

​A los 19 años, Liu Guojiang se enamoró de Xu Chaoqing, una mujer viuda, diez años mayor que él y con dos hijos. Ante el rechazo de la sociedad rural en la que vivían y el de sus propias familias, la pareja decidió huir y vivir en una cueva en las montañas. Alejados del mundo, se las arreglaron para sobrevivir, cultivaron la tierra y allí formaron su propia familia. Dicen que Liu, para que su mujer pudiese bajar al pueblo, construyó con sus propias manos una escalera para facilitar el paso. Más de 6.000 escalones tallados a mano que han sido bautizados como "la escalera del amor".

La pareja no se separó ni un solo día, hasta que Liu murió en el año 2007 y su mujer dejó la montaña y se marchó a vivir con sus hijos al pueblo. Ese mismo año ella también también falleció. Ambos fueron enterrados juntos. Se dice que el gobierno local ha preservado la cueva en la que la pareja vivió para convertirla en un museo.

Frida Kahlo y Diego Rivera

La suya no fue precisamente una historia de amor idílica, más bien se tornó en una relación tóxica en la que las infidelidades por partes de ambos se sucedieron. Y con todo, Frida siempre declaró que el amor que sentía por Diego Rivera era inmenso: "Fue el segundo gran accidente de mi vida", diría la pintora en una de sus frases célebres. En Frida Kahlo no solo encontramos a una de las pintoras más famosas de la cultura mexicana, también a una poetisa, a una mujer adelantada a su tiempo​ que se ha convertido en icono feminista. La mexicana conoció a Diego Rivera en la Escuela Nacional Preparatoria, donde ella estudiaba y él trabajaba pintando un mural. En 1929 se casaron: fue el tercer matrimonio de Rivera, quien contaba entonces con 43 años mientras que Frida tenía 22.

Uno de los sueños de la pintora fue convertirse en madre, pero tras varios abortos, provocados en parte por las secuelas que el accidente que sufrió dejó en en ella, tuvo que desistir. Durante su matrimonio, Frida era consciente de las infidelidades de Diego Rivera y las aceptaba hasta que, en 1935, descubrió que su marido también le había engañado con su hermana, Cristina Kahlo, lo que sumió a Frida en una depresión. Tiempo después, la propia Frida también sería infiel a Diego con León Trotski, una de las principales figuras de la revolución soviética a quien Diego, además, admiraba profundamente.

En 1939 ambos deciden divorciarse, pero un año después, tras la muerte de Trotski y un duro interrogatorio al que la policía sometió a Frida, esta se marcha a San Francisco a vivir con Diego. Ambos vuelven a casarse de nuevo. En los años posteriores, la salud de la mexicana se debilita poco a poco. Tras diferentes intervenciones médicas e incluso un intento de suicidio, finalmente Frida Kahlo murió en 1954 en su casa de Coyoacán.

Si yo pudiera darte una cosa en la vida, me gustaría darte la capacidad de verte a ti mismo a través de mis ojos. Sólo entonces te darás cuenta de lo especial que eres para mí”. - Frida Kahlo

A lo largo de los años otras muchas historias de amor famosas se han sucedido: Rainiero de Mónaco y Grace Kelly, Lady Di y Dodi Al Fayed, Elizabeth Taylor y Richard Burton... ¿cuál es vuestra preferida?


Y además:
10 grandes libros protagonizados por mujeres de rompe y rasga
100 libros que deberías leer antes de morir

por Cristina Gonzalez 120 compartidos

Puede interesarte