Inicio / Maternidad / Familia / 10 cosas que delatan que eres madre

© iStock
Maternidad

10 cosas que delatan que eres madre

por Diamar Dominguez Publicado en 7 de octubre de 2016

¡Que no estemos ya en la veintena y que tengamos marido y niños no significa que no podamos ir a la moda! Al menos, en teoría. Porque aun vistiéndote como una auténtica hipster, lo cierto es que estos 10 pequeños detalles dicen a gritos que eres una madre en toda regla.

Admitámoslo, los hijos le cambian la vida a una mujer de forma radical. ¡Pero eso no es malo! Solo significa que hay que decir adiós a la versión más alocada de una misma y saludar a la adulta. Se acabó el pensar solo en ti; ahora hay una pequeña cosita de cuya vida eres responsable. Claro está que todo eso no va a quitarte las ganas de libertad, independencia y un poco de fiesta. De hecho, ¡te las mereces! Pero cuidado querida mamá, el hábito hace la costumbre y hay ciertos aspectos de ti que te delatan como madre. Si no te lo crees, ¡sigue leyendo!

Pero antes de comenzar, ¿te gustaría descubrir a qué mamá Disney te pareces más?

1. ¿Ropa blanca? ¡Ni de broma!

El blanco no solo no es un color, sino que además NO lo encontrará nadie jamás en tu armario. Da igual cuándo o dónde te vean, nunca irás vestida con algo blanco. Además, no merecería la pena; incluso antes de desayunar, la prenda blanca en cuestión tendría alguna mancha verde sospechosa, o restos de ceras de colores y plastilina.

2. ¡Toallitas siempre a mano!

Has salido a cenar algo con tus amigos y, de repente, ocurre: ¡alguien se ha manchado de salsa! No hay nada que no tenga solución, piensas tú, y automáticamente sacas de tu bolso un paquete de toallitas a lo Mary Poppins. Sí, te has delatado tú solita. ¡Solo faltaba que le limpiases tú misma la mancha de la ropa!
Y como sabemos que necesitas millones de toallitas, no te pierdas los descuentos que puedes encontrar en Amazon.

3. Bolsos gigantescos

¿Por qué necesitan las madres bolsos gigantes? Sí, porque son madres, ¡está claro! Hay que llevarse en él media casa (o la casa entera) a cuestas. Pañales, toallitas, ropa de muda para el niño, para una misma y para lo que pueda suceder, unos zapatos para el parque y otros para ir de visita a la casa de la abuela...

4. Balancearse... ¡incluso sin el niño en brazos!

Balancearse esperando que el semáforo se ponga en verde o haciendo cola en la caja del supermercado también son señales de que la maternidad ya ha llamado a tu puerta. Así que presta siempre atención a tu postura corporal. En la misma línea, también hay que mencionar esas bochornosas ocasiones en las que te ves casi meciendo, hacia delante y hacia atrás, el carrito de la compra en pleno súper.

5. ¿Ojeras?

Con una mirada agotada es como las madres escuchan a sus amigos o compañeros quejarse de lo poco que han dormido en las últimas dos noches; ¡justo antes de explotar a reír histéricamente!

6. Irradiando felicidad

¿Has visto en la parada del bus a una mujer tan sonriente que parece sacada de una película romántica? Sin duda alguna, una madre. Y es que en los pocos momentos de calma una madre piensa, naturalmente, en su pequeño rayito de sol.

7. Escuchar atentamente... ¿qué has dicho?

Las mujeres somos, por naturaleza, unas profesionales a la hora de hacer varias cosas a la vez. Pero hay una excepción: hablar por teléfono. Charlar con tu mejor amiga sobre problemas sentimentales, mientras intentas que María se esté quieta y te haga caso, es toda una aventura. Para ambas partes. Bueno, para las tres. En fin, tú, María y tu amiga... ¿por dónde iba?

8. Hablando de plantar pinos...

No, con plantar pinos no nos referimos a la jardinería ni a tu pasión por la ecología, sino a su otro significado... ¿Quién, salvo una madre, puede hablar tan animadamente sobre un tema tan personal? Eso, sin duda, es muy muy propio de las mamis.

9. A quien madruga...

Algo que, definitivamente, delata que eres madre: subir fotos a Facebook o a Instagram de un desayuno enorme y delicioso a las siete de la mañana de un DOMINGO. ¡A esa hora solo las madres pueden estar despiertas y en acción!

10. En tercera persona

Las mujeres que hablan de ellas en tercera persona son, por supuesto, madres.

¿Te has sentido identificada? ¡Aquí te dejamos algunas frases que seguro que tampoco te dejarán indiferente!


​Y además:
Daddy Cool: 11 señales de que será un buen padre
20 cosas que le ocurren a tu cuerpo después de dar a luz

por Diamar Dominguez