Inicio / Maternidad / Familia / El método KIVa: ¿la solución para el bullying?

© iStock
Maternidad

El método KIVa: ¿la solución para el bullying?

Sara Hormigo
por Sara Hormigo Publicado en 31 de agosto de 2016
128 compartidos

El bullying sigue siendo un problema real en las aulas y por ello, la aplicación de nuevos métodos para su erradicación debería ser una obligación. El método KIVa, implantado en los centros escolares de Finlandia, ¿podría ser una solución a este problema?

En España, uno de cada diez alumnos asegura haber sufrido acoso escolar y un tercio reconoce haber sufrido sido agredido por otro compañero en los últimos meses del pasado curso escolar, según asegura un informe publicado por Save de Children.

Mientras, en otros países parece que se han tomado el problema más en serio como es el caso de Finlandia que destina grandes recursos a la educación, considerada un asunto de Estado de gran relevancia. Uno de sus principales objetivos es acabar con el acoso en las aulas y prueba de ello es el primer puesto que ostenta en el Índice de Competitividad Global (ICG). Sin embargo, el problema del bullying sigue siendo una de sus asignaturas pendientes y para solucionarlo se está llevando a cabo la aplicación del método KIVa.

Relacionados: Frases para motivar a los niños

Frases para motivar a los niños © iStock

¿Qué es el método KIVa?

Para desgranar un poquito más este término y ver en qué técnicas se basa y en qué consiste su aplicación preguntamos a, Isaac Domingo, Psicólogo: "Sí conocía esa metodología de intervención aplicada a diferentes problemáticas, entre ellas la del acoso, puesto que proviene de la Psicología y con un marcado componente Psicosocial". Su nombre proviene del finlandés “Kiusaamista Vastaan", que significa "contra el acoso escolar". Se aplica en el 90% de las escuelas del país y por el momento, los resultados están siendo un éxito ya que después de una implantación aleatoria y ver los buenos resultados los datos avalan que el acoso habría desaparecido en el 80% de los centros.

Pero, ¿en qué consiste este método? El tratamiento no centra el problema en el "acosador" o en el "acosado" sino en los amigos o compañeros que se ríen de la situación. "Me parece una metodología muy adecuada. El acoso escolar es un problema psicosocial que a menudo se aborda (de forma acertada) desde la perspectiva psicológica, tratando de incidir en la conducta del “acosado” o del “acosador”. Pero éste problema puede ser abordado desde una perspectiva más psicosocial si se tiene en cuenta que lo que “mantiene” el problema (acoso) es que ese comportamiento al acosador le reporta beneficios sociales (reconocimiento en el grupo) y que por tanto si se eliminan esos “beneficios”, al acosador deja de servirle esa conducta, no consigue lo que pretende con ella. Y para esto, lo más eficaz y sencillo es intervenir en el entorno del acosador para que los demás no le den ese “reconocimiento social” por acosar a otra persona. Cuando se deja de obtener un “feedback” positivo (recompensa) por ese comportamiento o ese tipo de conducta, ésta deja de tener sentido, no se refuerza y se extingue", nos explica Isaac.

Si a nivel internacional las cifras son más que alentadoras, ¿por qué en España todavía no se ha llevado nada parecido a cabo? ¿Se podría implementar este tipo de tratamiento en nuestras aulas? Cuestiones a las que el psicólogo responde: "Actualmente resultaría difícil su implementación debido a la infradotación de profesionales con la que cuentan los colegios españoles, sobre todo en lo referente a psicólogos, ya que deberían ser éstos los que formasen a los docentes y supervisasen los equipos de trabajo y la labor para implantar la metodología en cada colegio. También cabe destacar la situación de exceso de trabajo en la que se encuentran muchos profesores fruto de los ajustes y recortes en educación".

¿Cómo atajar el problema?

Por su parte, el Ministerio de Educación presentó el pasado mes de enero un borrador de un plan de convivencia escolar que todavía no cuenta ni con fechas ni presupuesto cerrado para su implantación. "Desgraciadamente, aún son muchos quienes ven el acoso infantil como una riña entre niños y no le dan importancia, sin embargo, el bullying es un delito y puede tener consecuencias muy graves como el suicidio. Así tenemos que hacérselo ver a los pequeños desde una temprana edad. Para ello la educación tanto en casa como en el centro escolar es la clave”, explica Lourdes Morales Camisón, psiquiatra social.

Es clave que tanto los profesores como los padres comiencen por investigar a fondo el problema lo antes posible, una colaboración mutua será crucial. Pero, se puede actuar antes de que se inicie el problema tal y como nos explica el psicólogo, comenzando por implementar métodos o programas de prevención: "Para empezar se podrían desarrollar programas de prevención obligatorios para ser impartidos en los colegios por los psicólogos de los mismos. Por supuesto, deberían establecerse canales más directos y abiertos para que los alumnos que muestren indicios de estar sufriendo acoso pasen a tener orientación y atención psicológica por parte de los psicólogos de los centros; e incluso valerse de equipos de “observadores” que puedan detectar cualquier indicio del problema", nos cuenta.

Relacionados: Frases mejorar autoestima

Frases para mejorar tu autoestima © Girls

La lectura, una forma de educar las emociones

Las pequeñas diferencias tanto físicas como psicológicas pueden ser el desencadenante de un caso de bullying por eso es fundamental enseñar a los pequeños a tener la suficiente confianza en sí mismo como para que no se sientan afectados por posibles insultos e incrementar su autoestima a través de la lectura. "A uno no le hieren si no se deja. Es importante enseñar a los niños a que pueden ser héroes y aumentar su autoestima. De ahí que sea tan importante la confianza en sí mismo. No obstante, también hay que enseñarlos a respetar a los demás y los beneficios que eso conlleva para que no se conviertan en acosadores. Por todo esto, yo propondría que desde el Equipo de Orientación de los colegios se trabajara con los niños desde pequeños, por ejemplo en talleres, las habilidades sociales, la empatía con los demás, la comunicación, el aprendizaje cooperativo… Todo esto sin descuidar las relaciones entre la familia y la escuela”, añade la psicóloga Morales Camisón.

Muchas veces los niños viven como un auténtico drama el hecho de ser diferentes por algo tan sencillo como tener pecas, llevar gafas o un audífono y nuestros cuentos pueden hacer ver que la apariencia física no condiciona el hecho de ser un auténtico héroe o heroína”, asegura Cristina Rodríguez, emprendedora de Mumablue.

La aplicación de estos métodos de éxito en otros países, así como incidir en la prevención y en la educación de la autoestima de los niños podrían ser las claves para resolver los casos de abuso escolar. Pero ya no solo solucionar problemas de esta índole, sino que "al trabajar fundamentalmente con entorno del acosador se incidiera en la transformación de determinadas pautas de comportamiento social de todo el grupo. Un buena semilla incluso para comenzar a modificar nuestra cultura de "la piscaresca del Lazarillo de Tormes" y cambiar la sociedad", finaliza Isaac.


Y además:
Guía para padres: ¿cómo detectar si mi hijo sufre bullying?
Bullying, cuando el silencio es una epidemia

por Sara Hormigo 128 compartidos

Puede interesarte