Inicio / Maternidad / Familia / 10 consejos prácticos para mamás y papás sin tiempo

© iStock
Maternidad

10 consejos prácticos para mamás y papás sin tiempo

por Redacción enfemenino Publicado en 18 de octubre de 2017
481 compartidos

No es fácil conciliar la vida laboral con la familiar y en ocasiones, por falta de tiempo, nos estresamos y perdemos el control. Aquí tienes algunos consejos prácticos con los que conseguirás simplificar tus tareas y organizarte mucho mejor.

A veces, compaginar la maternidad con la vida laboral resulta misión imposible. Ya no solo porque las políticas de conciliación de nuestras empresas y los horarios nos lo ponen bastante complicado, sino también por la infinidad de tareas que se nos plantean a lo largo del día. Ocuparse de los niños, ir a trabajar, hacer la compra, ordenar la casa... Aunque el peso del día a día se reparta en pareja, a veces hay muchas cosas por hacer y muy poco tiempo, por eso es normal que nos estresemos.

Si este es tu caso, tranquila, actualmente existen servicios que pueden facilitarnos mucho determinadas tareas. Desde hacer la compra por Internet hasta recurrir a prestaciones más específicas como la reposición de tinta para impresoras a domicilio de HP Instant Ink, ¿lo conocías? Te contamos más sobre esta y otras soluciones que te ayudarán a gestionar bien tu tiempo, de manera que puedas compaginar mejor tus tareas diarias y que aún te sobre un ratito para descansar en el sofá. Pero antes te proponemos un test que puede servirte de ayuda:

1. Organiza tus prioridades

En vez de agobiarte pensando en todas las cosas que tienes que hacer a lo largo del día, trata de sacártelas de la cabeza y plasmarlas en un papel. Haz una lista con dos columnas: una para las prioridades y otra para las cosas menos urgentes. Procura que al final del día las tareas de la primera columna queden todas tachadas. Es una buena manera de organizarnos y aprovechar mejor el tiempo.

Otro consejo: utiliza tu smartphone para anotar las citas importantes y ponerles una alarma a modo de recordatorio. Hoy en día las nuevas tecnologías nos aportan un sinfín de facilidades. De hecho, aquí te dejamos una lista de apps para mamás que te lo pondrán más fácil.

2. Haz la compra por Internet

El tiempo es oro, por eso te recomendamos que hagas la compra por Internet. Hoy en día casi todas las tiendas disponen de una plataforma online, así que enciende tu ordenador, haz una lista con todo aquello que necesites comprar y pídelo, ¡no tendrás que moverte del sofá!

Y no solo nos referimos a la compra general, sino a detalles que también te quitan mucho tiempo como lo es reponer la tinta de tu impresora. ¿Cuántas veces te has quedado sin ella cuando más lo necesitabas? Algo tan sencillo puede suponer que no imprimas un trabajo o cualquier documento a tiempo. Con el servicio HP Instant Ink nunca más te ocurrirá algo así. Una vez que lo des de alta y tu impresora esté conectada, esta será la encargada de avisar cuando los niveles de tinta sean bajos y HP enviará más cartuchos directamente a la puerta de tu casa. ¿El precio? Aunque puedas pensar que es caro, está disponible a partir de 2,99 euros al mes con gastos de envío y recogido de cartuchos incluidos. Las diferentes cuotas se eligen en función de las páginas que imprimas al mes, por lo que dará igual que imprimas una foto en alta calidad que un documento en blanco y negro. Los planes son los siguientes:

  • 2,99 euros al mes por 50 páginas mensuales (1 euro adicional por cada 15 páginas más)
  • 4,99 euros al mes por 100 páginas mensuales (1 euro adicional por cada 20 páginas más)
  • ​9,99 euros al mes por 300 páginas mensuales (1 euro adicional por cada 25 páginas más)


Además, si no imprimes tantas páginas durante ese periodo, son acumulables para el siguiente mes. ¿A qué esperas para simplificar tu vida y dedicar tu tiempo a lo que de verdad importa?

HP Instant Ink © HP

3. Repartid el trabajo entre todos

Recuerda que no tienes que cargar tu sola con el peso de las tareas del hogar: tu pareja también debe participar en ellas. Algo que os puede ayudar es establecer turnos por las tardes y repartir el trabajo: un día tu pareja se puede quedar en casa ayudando a los niños con los deberes mientras tú vas a la compra o viceversa. Intentad también que cada día os quede un hueco libre a alguno de los dos para poder disfrutar de algo de tiempo para vosotros mismos, como por ejemplo, para poder ir al gimnasio, salir a cenar, ver una película juntos...

Tampoco te olvides de tus hijos: ellos también colaboran. Algo que puede resultar útil es colgar en el frigorífico una tabla semanal y anotar en ella quién hace qué cada día: poner la mesa, vaciar el lavavajillas, bajar la basura, pasar el aspirador... Intenta que los peques cumplan con su deber.

4. Planifica los menús de la semana

Cada domingo, tómate unos minutos para planificar el menú de la semana que viene, centrándote principalmente en las comidas y en las cenas. Así ahorrarás tiempo al no tener que pensar qué cocinar cada día y evitarás gastos innecesarios, puesto que irás a la compra sin distracciones, sabiendo qué ingredientes necesitas exactamente.

Deja que tus hijos también participen en la elaboración del menú y acuérdate de ser flexible con sus propuestas para que no haya discordias. Cuando finalice la semana, ¡no tires el menú! Puedes reciclarlo para sacar ideas en el futuro.

Descubre: Recetas típicas España

Recorrido por las recetas más típicas de España (por provincias) © iStock

5. Desconecta del móvil cuando llegues a casa

Olvídate de las llamadas, del WhatsApp o del correo electrónico cuando llegues a casa. No somos conscientes del tiempo que nos quitan y del mal ejemplo que damos a veces a los niños cuando cogemos el móvil a todas horas.
Establece una norma: nada más entrar por la puerta de casa, concédete 10 minutos para responder a los mensajes o hacer las llamadas oportunas y después ¡desconecta el móvil! Es una buena forma de conservar el buen ambiente familiar y evitar distracciones.

6. Establece una rutina para tus hijos

Es muy importante que los niños adquieran ciertos hábitos de rutina en los que se respeten los horarios. Además de ayudarles a ser más organizados y a establecer costumbres, sirve de gran ayuda a la hora de aprovechar el tiempo.

Establece unos horarios fijos para las diferentes comidas del día, para que hagan los deberes, jueguen o realicen actividades extraescolares. Por supuesto, también es importante que se vayan a dormir siempre a la misma hora, de esta manera descansarán tanto tú como ellos y lograréis aprovechar mejor el día.

7. Pide ayuda si lo necesitas

Hay veces que por falta de tiempo no podemos ocuparnos de todo. En vez de agobiarnos intentando alargar el día lo máximo posible, intenta pedir ayuda. Ya sea a una niñera, familiar o amigo para que lleve a tus hijos al cole, a un profesor particular para que ayude a los niños con los deberes o contratando a una asistenta para las tareas del hogar.

Deja de querer ser siempre una supermamá y aprende a delegar un poco. No tiene nada de malo pedir ayuda, todo lo contrario: te permitirá tener más tiempo libre y poder dedicárselo a tus hijos. Aprovecha para hablar con ellos, intercambiar opiniones y hacer algo divertido juntos.

8. Reserva una noche para el ocio

No todo son tareas y obligaciones. También es importante disfrutar del tiempo libre y salir con tu pareja. Reservad un par de noches al mes para salir a cenar juntos. Podéis llevar a los niños a dormir a casa de sus abuelos, así tendréis más intimidad.

Tampoco te olvides de tus amigas: una sesión de cine, una buena charla acompañada de un café... De vez en cuando no viene mal salir y despejarse un poco de todo aquello que nos agobia.

9. ¡Atrévete a decir no!

A veces no nos damos cuenta, pero las culpables de tener una lista tan larga de tareas pendientes somos nosotros mismos. Es necesario que aprendas a decir no, ya sea a tu jefe cuando te pide que hagas horas extras, a los favores que te suplican tus amigas o incluso a tus hijos cuando se niegan a cumplir con sus obligaciones.

Puedes mostrarte diplomático pero manteniéndote siempre firme en tus decisiones. Saber decir que no a ciertas cosas no te convierte en una persona egoísta, sino en una que sabe cuáles son sus prioridades y quiere aprovechar el tiempo.

10. Tómatelo con calma

Te lo hemos dicho al principio y te lo repetimos ahora: ¡no te dejes llevar por el estrés! Cuando te veas muy saturada tómate unos segundos para sentarte, respirar hondo y descansar. Si no has podido hacer todas las tareas que tenias previsto, a veces no viene mal dejarlas para otro día.

Ser madre y trabajar a la vez no es fácil, pero son dos cosas de las que debemos saber disfrutar. Intenta seguir estos consejos la próxima vez que te sientas agobiada, ¡verás cómo consigues ganar tiempo!

Y además:
La tecnología nos lo pone fácil: 8 apps muy prácticas para mamás
7 consejos imprescindibles para supermamis viajeras

por Redacción enfemenino 481 compartidos

Puede interesarte