Inicio / Mujer hoy / Sociedad y mujer / Amaya Valdemoro: “Incluso en los malos momentos siempre hay una pequeña esperanza”

© Enfemenino.com
Mujer hoy

Amaya Valdemoro: “Incluso en los malos momentos siempre hay una pequeña esperanza”

Marta Nova
por Marta Nova Publicado en 23 de diciembre de 2013

35 títulos, 3 anillos de la WNBA, 2 participaciones en los Juegos Olímpicos (Atenas en 2004 y Pekín en 2008) y una entrada exclusiva durante 6 años consecutivos para entrar en el Top 5 de mejor jugadora Europea, son algunos de los méritos que describen la trayectoria profesional de la alero madrileña Amaya Valdemoro. Una grande del mundo del basket que ha colgado sus botas para siempre.

A las 12.30 horas Amaya Valdemoro entró en el ‘Espacio 2014’ de su ciudad natal, Alcobendas, donde tuvo lugar un emotivo acto en el que la deportista colgó las botas para siempre. Sus amigos, familiares y excompañeros no quisieron perderse un momento tan importante para la campeona de Europa.

Amaya Valdemoro cuelga las botas para siempre © Thinkstock
Durante el acto se proyectaron dos vídeos que, a modo de homenaje, recorrían la línea del tiempo en la trayectoria profesional de Valdemoro. En un audiovisual de pocos minutos pero muy bien condensados, deportistas españoles como Ona Carbonell, Joel González, Marc Márquez, Patricia García, Ander Mirambell, Nani Roma, Ana Peleteiro, Javier Gómez Noya, María José Rienda, José Luis Abajo 'Pirri', Pau Gasol, Sergio Rodríguez, Alba Torrens y la selección femenina de waterpolo, dedicaban unas palabras a la emocionante carrera de Amaya Valdemoro.

A sus 8 años, la pequeña alcobendense ya apuntaba maneras practicando atletismo pero, tras haber debutado a los 16 años en Primera división y a los 17 en la Selección Absoluta, Amaya supo que el baloncesto era algo más que una simple actividad extraescolar con la que distraerse, según ella misma nos comentaba en el acto.

Convirtiéndolo en su medio de vida, Valdemoro ha jugado en las ligas española, brasileña, estadounidense, turca y rusa, y se ha vestido 258 veces con la camiseta de la selección española. Nadie más veces que Amaya ha defendido los colores de España donde mejor lo sabe hacer, entre dos canastas.

"Una de las cosas por las que me siento más privilegiada es haber vestido 258 veces con la camiseta de la selección española"

"Hay personas que invitan a soñar y Amaya es una de ellas porque tiene una osadía sana. La convicción de que se puede alcanzar el podio y conseguir cualquier objetivo aunque todas las circunstancias indicaran lo contrario. Fue la primera en creer que todo era posible. Has conseguido emocionarnos desde el compromiso, el talento y la pasión. Me siento muy orgulloso de ti. Te quiero", señaló el presidente de la Federación Española de Baloncesto, José Luis Sáez.

Un compromiso que ha durado más de 20 años y que Amaya recuerda con nostalgia. Si tuviera que quedarse con el mejor momento de su carrera profesional, viajaríamos al pasado 30 de junio de 2013, día en el que España disputó su tercera final en un Eurobasket cuyo rival fue Francia, que además era la subcampeona olímpica. Un día en el que España ganó la medalla de oro que supuso la mejor despedida posible de dos de sus mitos: Amaya Valdemoro y su compañera y fiel amiga, Elisa Aguilar.

Pero no todo en su trayectoria profesional ha sido un camino de rosas, ya que en octubre de 2011 Amaya se fracturó las dos muñecas en la Euroliga femenina de baloncesto, donde se enfrentó al Gospic croata que obtuvo la victoria en el último momento.

Valdomero ha vivido tiempos difíciles pero, con mucho esfuerzo y ganas de superación, ha salido adelante, y tras varios meses de puntos suspensivos, la deportista madrileña ha decidio poner el punto y final a su carrera deportiva.

"Los dos últimos años han sido un auténtico calvario, todos los días con algún dolor y pensando en dejarlo"

Actualmente trabaja como comentarista deportiva en un canal de televisión de pago, y asegura estar muy contenta con su nuevo trabajo. Eso sí, ahora lo que quiere es "disfrutar de la vida cotidiana, del día a día".

"Me han dicho que no voy a vestir nunca más la camiseta nacional, eso es mentira porque me la voy a poner ahora mismo", concluyó Valdemoro comenzando así una nueva andadura en su renovada vida. "Se retira la más grande y siempre lo quiso hacer por la puerta grande. Lleva muchos años jugando con dolor. A otros, cualquiera de sus graves lesiones, les hubieran llevado a dejarlo. Pero su carácter y su sacrificio han tenido recompensa. Se retira una persona con un corazón tan grande como su currículo deportivo", se despidió una de sus amigas.

Su amor inquebrantable al baloncesto y su vitalidad es un ejemplo digno de seguir por muchas mujeres. Por ello, Amaya Valdemoro quiso dirigirse a todas las lectoras de enfemenino.com: "Seguid los sueños y nunca perdáis la ilusión, ya que incluso en los malos momentos siempre hay una pequeña esperanza".

Puede interesarte...

por Marta Nova

Puede interesarte