Inicio / Mujer hoy / Sociedad / El ciclo de la violencia, la teoría de Leonor Walker

Mujer hoy

El ciclo de la violencia, la teoría de Leonor Walker

Cristina Gonzalez
por Cristina Gonzalez Publicado en 4 de octubre de 2016

Leonor Walker es una psicóloga estadounidense experta en violencia doméstica. Ha trabajado durante años con mujeres que la han sufrido y ha conseguido dar respuesta a través de su experiencia y sus teorías a preguntas tales como: ¿por qué la víctima no deja a su agresor? ¿Por qué no denuncia? ¿Cómo llega a convertirse en víctima de violencia de género? Cuestiones muy interesantes que repasamos a continuación.

Después de todos sus años de experiencia, Leonor Walker ha identificado también un ciclo que se repite en los casos de violencia doméstica. A través de los testimonios de las mujeres a las que trataba, observó que las víctimas no son agredidas todo el tiempo de la misma manera, sino que existen fases para la agresión, que cada una tiene una diferente duración y que se manifiesta de distintas maneras. Esto es lo que Walker ha descrito como el ciclo de la violencia, que consta de tres fases que se repiten una y otra vez.

Relacionados: Ilustraciones contra la violencia de género

© Paula Sifora

Fase I - Acumulación de la tensión

Esta etapa puede tener una duración indeterminada, desde días, semanas, meses o años. En ella ocurren incidentes menores como gritos o pequeñas peleas. Se acumula la tensión y aumenta la violencia verbal. La víctma interpreta estos incidentes que se producen en la primera fase como casos aislados que puede controlar, que no se volverán a repetir o que simplemente desaparecerán.

La víctima, según el comportamiento que la psicóloga observó, trata de calmar al agresor, se niega a sí misma que lo que está ocurriendo es una situación intolerable, busca excusas para justificarle, tiende a echar la culpa a otros factores ("ha tenido un mal día", "estaba borracho") y encubre al agresor frente a otras personas.

La actitud que se asocia con el agresor durante esta primera fase es cada vez más celosa y agresiva, se enfada por cosas insignificantes, está más sensible, alterable, tenso e irritado.

Una de las características que Walker destaca durante esta fase es la de auto culpabilización de la víctima: trata de "complacer" al agresor y cree que está en su mano hacer que no se repitan los incidentes, por este motivo él no se siente culpable de su comportamiento.

Fase II - Estadillo de la tensión

Walker define esta fase como la "descarga incontrolable de las tensiones que se han acumulado en la fase anterior". Esta vez la falta de control y la destructividad dominan la situación. Se producen las agresiones físicas, psicólogicas y/o sexuales. La víctima primero experimenta una sensación de incredulidad que le lleva a paralizarse y a no actuar hasta pasadas unas 24 horas para denunciar o pedir ayuda. En esta fase es común que la víctima sufra tensión psicológica, insomnio, ansiedad, que permanezca aislada, impotente o que evite contar lo que ha ocurrido.

Esta teoría ha comprobado que los agresores tienen control sobre su comportamiento violento y que lo descargan sobre sus parejas de manera intencionada y selectiva.

Fase III - Luna de miel o arrepentimiento

Esta etapa suele venir inmediatamente después de la segunda fase. Es un periodo caracterizado por una relativa calma, en la que el agresor se muestra cariñoso, amable, incluso arrepentido, llegando a pedir perdón y prometiendo que no volverá a suceder. La tercera fase se suele acortar o desaparecer según se sucede el ciclo a lo largo del tiempo

Este periodo dificulta en muchas ocasiones la posibilidad de que la víctima denuncie la situación, puesto que el comportamiento amable de su pareja le hace pensar que quizá haya sido solo un suceso aislado y que nunca más se va a volver a repetir la agresión. O puede que incluso sea durante esta etapa cuando la víctima retire la denuncia que había puesto en la etapa anterior.

Después de la fase de arrepentimiento se vuelve a la primera, la de acumulación de la tensión y después a su estallido, convirtiéndose así en un círculo, el ciclo, que de define Walker, de la violencia. Esta teoría ayuda a explicar por qué muchas mujeres deciden no denunciar a sus parejas o por qué tardan tanto en hacerlo.

En cualquier caso, hay que tener presente que siempre hay salida. Pero la erradicación de la violencia de género no está solo en la persona que la sufre, sino en toda la sociedad.


A través de la web del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, puedes informarte de qué hacer si crees que sufres violencia de género, cuáles son tus derechos, qué medidas de autoprotección puedes llevar a cabo y qué recursos tienes a tu disposición. Además, marcando el 016 obtendrás también asesoramiento jurídico ​personalizado.

REDACTORA@CriistinaG


Y además:
¡Basta ya! Los testimonios positivos de mujeres que han sido víctimas de violencia de género
20 frases inspiradoras contra la violencia de género

por Cristina Gonzalez

Puede interesarte