Inicio / Mujer hoy / Sociedad y mujer / La mitad de la riqueza mundial está concentrada en 85 fortunas

© Facebook
Mujer hoy

La mitad de la riqueza mundial está concentrada en 85 fortunas

María Estrada
por María Estrada Publicado en 22 de enero de 2014

Que el dinero estaba mal repartido era un dato conocido por todos, pero la novedad que aporta el estudio elaborado por la ONG Oxfam es que no sólo está mal repartido, sino que casi la mitad de la riqueza mundial está en manos del 1% de la población.

Un 1% de la población posee la mitad de la riqueza mundial. Ésta ha sido la conclusión a la que ha llegado un estudio elaborado por la ONG Oxfam, del que se desprende que 85 multimillonarios acaparan casi la mitad de los recursos económicos mundiales.

Larry Ellison, tiene una fortuna de 39 mil quinientos millones de Dólares © Gtres

El informe, publicado con motivo del Foro Económico Mundial (WEF) que se celebrará ésta semana en Davos, critica la evasión de impuestos de la que, a través de los paraísos fiscales, se benefician los personajes más ricos del planeta, así como las Políticas Estatales de ahorro que afectan sobre todo a las capas más bajas de la sociedad. Denuncian también que éstas minorías tienen a su servicio al poder político y que son ellos los que influyen en el comportamiento de los mercados a base de pactar las reglas bajo las que se mueve la economía mundial en detrimento de la democracia.

La opinión pública es conocedora de éste grave problema, pero asume que es muy poco lo que se puede hacer a título personal, e insuficiente lo que se hace desde las instituciones y las organizaciones concienciadas con ésta lacra social.

​Así, después de varias encuestas realizadas a la población de seis países diferentes (Estados Unidos, Reino Unido, España, Brasil, India y Sudáfrica) queda latente el descontento social generalizado, ya que la mayoría de las personas a las que se les preguntó opinan que las leyes se hacen para favorecer a los más ricos, y que el resto de la población, especialmente la más empobrecida, siempre sale perdiendo.

Puede interesarte:

por María Estrada