Inicio / Mujer hoy / Sociedad y mujer / Los retos de la mujer científica española, tema central de los Premios L'Oréal-Unesco

© L'Oréal-Unesco
Mujer hoy

Los retos de la mujer científica española, tema central de los Premios L'Oréal-Unesco

Miriam Aguilar
por Miriam Aguilar Publicado en 18 de noviembre de 2013

Sabemos que, desgraciadamente, aún existen multitud de campos en los que se producen desigualdades y en los que la mujer está infrarrepresentada. El de la ciencia es uno de ellos, según nos han dado a conocer las cifras expuestas por el Programa L’Oréal-Unesco “For Women in Science”.

Menos del 30% de los físicos, ingenieros y expertos en informática en las principales economías son mujeres, según el estudio She Figures de 2012 de la Comisión Europea. Por otro lado, del mismo estudio se desprende que sólo el 12% de los puestos de toma de decisión en el ámbito de la ciencia en universidades y sectores privados de estas economías están en manos de mujeres.

Con el objetivo de reducir esas diferencias y dar mayor visibilidad a la carrera de investigación de las mujeres científicas nació el programa “For Women in Science”, hace ya 15 años. También tienen entre sus retos fomentar la vocación científica entre las jóvenes, procurándoles un respaldo real en las diferentes etapas de sus carreras. Cada año, el programa materializa este reconocimiento a través del Premio L’Oréal-Unesco, que otorga cinco becas a científicas de prestigio para ayudarles en sus proyectos de investigación.

Las becadas de este año han sido: Marta Alonso, reconocida por el desarrollo de nuevas terapias para tumores cerebrales infantiles; Begoña Sot, que estudia las proteínas implicadas en enfermedades neurodegenerativas; María Ángeles Tormo, destacada por el estudio de la bacteria "Staphylococcus aureus", causante de importantes infecciones tanto en humanos como en animales; Laura Herrero, que busca nuevos tratamientos para la obesidad y la diabetes tipo 2, y Reyes Benlloch, por sus estudios sobre las proteínas fotorreceptoras en plantas.

Laura Herrero Rodríguez © L'Oréal-Unesco

“Sin ciencia no hay progreso”, decía la doctora Capitolina Díaz, profesora de sociología en la Universidad de Valencia y Presidenta de AMIT (Asociación Española de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas) en el marco de la entrega de estos premios celebrada recientemente en la Real casa de Correos de Madrid. “Por término medio”, explicaba María San Juan, presentadora de la gala, “los consejos científicos y de administración cuentan con sólo una mujer por cada 2 hombres. Son datos que abruman”. Y es que, aunque es verdad que hemos avanzado y estamos en un buen camino, aún queda mucho por hacer.

“En nuestro país tenemos algunas leyes que promueven la igualdad en el ámbito científico, pero no tenemos guardianes que vigilen que las leyes se cumplan y haya transparencia en los procesos de selección, de promoción y de convocatorias para que la igualdad sea efectiva”, continuaba la doctora Díaz.

“Partimos de una situación de arranque nefasta”, decía la doctora María Vallet-Regí, catedrática de Química Inorgánica en la Facultad de Farmacia de la UCM y Académica de número de las Reales Academias de Ingeniería y Nacional de Farmacia. “Hace muy poco se celebraron los 100 años de la entrada de la mujer en la universidad, lo que hace que su presencia en la ciencia se haya retrasado y sea minoritaria”, continúa la experta. “Hoy la tendencia está cambiando. Es verdad que no hay una gran representación de las mujeres en puestos directivos, pero es porque el rodaje de las mujeres en ciencia todavía no es suficiente”. Según el Informe Mujeres Investigadoras 2013 realizado por el CSIC, las mujeres representan el 35% del total de su personal científico investigador, frente al 65% de los hombres, porcentaje que baja hasta el 23% en el caso de los profesores de investigación.

Aún padecemos ese punto muerto del sexismo, tanto por parte de hombres como de mujeres”, añade María Blasco, doctora en Ciencias Biológicas y Directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas en España –CNIO-. Para ver un cambio real, deberíamos empezar por “intentar ayudarlas, acompañarlas, tutelarlas. Ocurre mucho que científicos más senior apadrinan a los hombres, pero las mujeres no tienen tanto apoyo”.

También existe otro punto a tener en cuenta en la carrera de la mujer científica y es el de la conciliación familiar. “En las mujeres influye un componente de elección en un momento dado”, asegura la doctora Vallet-Regí. “Yo tengo 10 años menos de los que tengo en ciencia porque hice un paréntesis. Tienes que tener una vocación muy clara y que te guste mucho lo que estás haciendo para retomarlo después de un parón y creo que muchas mujeres en esta etapa abandonan”. Capitolina añade: “podríamos delegar si la estructura social (los servicios sociales, los centros de investigación, etc) favorecieran eso y animaran a los varones a tomar la parte alícuota de responsabilidad de la vida, pero esto no sucede y por tanto nuestra elección siempre es un poco más forzada”.

Enfrentarse a estos problemas es todo un reto, pero es necesario. Como dice François-Xavier Fenart, presidente de L’Oréal España, “nuestro programa ha contribuido a modificar actitudes, luchar contra prejuicios y abrir nuevas oportunidades para las mujeres. Queremos ayudar a despertar las vocaciones de las niñas que hoy se plantean su futuro académico y profesional y animarlas a seguir una carrera de investigación”.

En el acto también participaron Carmen Vela Olmo, Secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación; Ignacio González, Presidente de la Comunidad de Madrid, y la doctora Margarita Salas, doctora ad honorem en el Centro de Biología Molecular "Severo Ochoa" del CSIC y la UAM.

Dando la enhorabuena a programas como éste y deseando que existan muchos más en esta línea, sólo nos queda expresar nuestro más sincero agradecimiento a todas esas mujeres que luchan cada día desde el ámbito de la ciencia para darnos un futuro mejor.

Puede interesarte...

por Miriam Aguilar

Puede interesarte