Inicio / Mujer hoy / Sociedad y mujer / 5 mujeres célebres españolas que probablemente no conocías

© La Vanguardia
Mujer hoy

5 mujeres célebres españolas que probablemente no conocías

Cristina Gonzalez
por Cristina Gonzalez Publicado en 8 de noviembre de 2017
74 compartidos

Todas ellas dejaron huella y cambiaron en cierta manera la historia de este país. Mujeres célebres españolas que, sin embargo, apenas conocemos.

A lo largo de nuestra vida hemos estudiado a grandes figuras que jugaron un papel clave en la historia, en la literatura, en la filosofía o en la política de nuestro país. Figuras, en su mayoría, masculinas. Volviendo la vista atrás es imposible no echar en falta más referencias femeninas en los libros académicos. Y es que aunque pocas hayamos tenido, lo cierto es que hubo muchas mujeres pioneras en sus profesiones, feministas en el más puro sentido y que lucharon por ofrecer un futuro mejor a las que vinieron después.

Por eso hemos querido rescatar la vida de algunas mujeres célebres españolas, nombres que se merecen tener un hueco en nuestra memoria.

1. Enriqueta Otero Blanco, maestra y miliciana

Se la conoció por ser la secretaria de una de las mujeres claves en la II República: Dolores Ibárruri, La Pasionaria. Pero lo cierto es que la historia de Enriqueta Otero Blanco (Galicia, 1910) va mucho más allá. Esta maestra de profesión decidió alistarse como miliciana de cultura, llegando a ser comandante, en la Brigada Móvil del ejército de la República.

Tras el golpe de Estado fue encarcelada en Madrid, en la prisión de Las Ventas, junto con otras militantes comunistas, pero logró fugarse y escapar en tren hasta Lugo. Allí se enroló en la guerrilla gallega hasta que en 1946,las autoridades franquistas la volvieron a encarcelar. Fue condenada a muerte, pero finalmente se le redujo la condena a dos décadas de cárcel. Cuando salió, siguió ejerciendo como maestra. Y aunque poco le quedaba para la jubilación, puso en marcha un centro educativo (O carriño).

Perseguida, torturada y encarcelada, Enriqueta Otero no dejó de luchar por sus intereses: una España libre de dictadura fascista y una mejor educación. Solía acudir a los despachos sin cita previa para reclamar esto último a los políticos.

2. María Zambrano, primera mujer en ganar el Premio Cervantes

La filósofa española también fue la primera en recibir un Príncipe de Asturias, concretamente el de Comunicación y Humanidades, allá por 1981. Algo bastante inusual teniendo en cuenta que, hasta la fecha, solo los hombres habían optado a este galardón.

María Zambrano (Málaga, 1904) ha pasado a la historia como una de las principales figuras del pensamiento español. Defensora de la II República, alumna de José Ortega y Gasset y profesora en la Universidad Central de Madrid, Zambrano fue una de las pensadoras más importantes del siglo XX. Sin embargo, en los libros de filosofía de nuestra infancia nunca apareció, nunca la estudiamos.

Como muchos intelectuales de la época, ella también tuvo que exiliarse al estallar la Guerra Civil y debido a su oposición al régimen. Pasó más de 40 años fuera de España, pero nunca dejó de trabajar. En febrero de 1985 fue nombrada Hija Predilecta de Andalucía.

3. María Luz Morales, la primera periodista cultural

Antiguamente, el periodismo, como otras muchas profesiones, era cosa de hombres. Para empezar, porque las mujeres tenían prohibido el acceso a la Universidad. Por eso María Luz Morales (Galicia, 1889) comenzó con su vocación en la cocina de su casa, el lugar predestinado a las jóvenes de la época. Junto a Emilia Pardo Bazán, podemos considerarla pionera en su profesión. De hecho fue la primera en dirigir un periódico en España (La Vanguardia), puesto al que accedió durante la Guerra Civil.

Y a pesar de todo, María Luz Morales tuvo que publicar sus artículos bajo un nombre falso, al igual que le ha pasado a grandes escritoras hasta la fecha, quienes han tenido que hacerse pasar por hombres para que las tomasen en serio. Morales adoptaba el nombre de Felipe Centeno para firmar sus críticas de cine, que eran tan buenas, que hasta el responsable de Paramount Pictures quiso ponerse en contacto con ella.

​Después de la guerra fue cesada, al igual que sus compañeros en el periódico, y pasó 40 días recluida en un convento, una experiencia de la que nunca quiso hablar. Hasta 1978 no fue rehabilitada como periodista.

4. Maruja Mallo, pintora vanguardista

Esta pintora forma parte del grupo de mujeres artistas que echaron un pulso a la historia. Maruja Mallo (Galicia, 1902) es considerada la pintora más vanguardista del siglo XX. Miembro de la generación del 27, defensora del surrealismo en sus trabajos y una mujer adelantada a su tiempo. Así era Maruja Mallo: libre, independiente, peculiar, con una personalidad única que consiguió cautivar a Rafael Alberti, Dalí o Lorca. Sobre ella, este último escribió: "Maruja Mallo, entre Verbena y Espantajo toda la belleza del mundo cabe dentro del ojo, sus cuadros son los que he visto pintados con más imaginación, emoción y sensualidad".

Sonados fueron sus romances con Alberti, Pablo Neruda y Miguel Hernández, pero ella nunca quiso darle una extrema importancia: creía en el amor libre, en la autonomía y declaraba que no quería ser la extensión de ningún hombre. También tuvo que exiliarse, aunque su exilio dista del de las anteriores protagonistas de este artículo: ella se trasladó a Buenos Aires y asiduamente visitaba Nueva York, donde se hizo amiga de Andy Warhol y encontró su hueco en la sociedad de la época. Volvió del exilio en 1962 y se encontró con un mundo totalmente diferente al de antes de marcharse: sus amigos habían sido encarcelados o asesinados. Fue entonces cuando retomó la pintura.

5. Elisa Soriano Fisher, feminista del siglo XX

Esta madrileña fue docente, oftalmóloga, fundó la Asociación Nacional de Mujeres Españolas y presidió la Juventud Universitaria Femenina. Elisa Soriano (Madrid, 1891), comprometida desde su época universitaria con el feminismo y los derechos de las mujeres, fue un referente para las jóvenes de su época, aquellas que soñaban con librarse de los grilletes del patriarcado y con labrarse su propio futuro.

Soriano llegó a trabajar incluso para la Marina Civil, dentro del cuerpo médico. Fue una gran activista y luchó por conseguir el derecho a la educación para las mujeres y la reducción de la brecha salarial (sí, aquella que casi dos siglos después nos sigue afectando a nosotras): ella demandaba un trabajo con la misma remuneración para todos, sin diferencia de sexos. Su historia merece la pena ser contada porque el feminismo en este país no se podría entender sin Elisa Soriano.

REDACTORA@CriistinaG

Y además:
10 leyes históricas que revolucionaron la vida de las mujeres
Test: ¿cuánto sabes sobre feminismo?

por Cristina Gonzalez 74 compartidos

Puede interesarte