Inicio / Mujer hoy / Feminismo / 20 años sin Lady Di, 20 años sin una gran mujer

© Getty
Mujer hoy

20 años sin Lady Di, 20 años sin una gran mujer

Laura Sutil
por Laura Sutil Publicado en 29 de agosto de 2017
207 compartidos

Este jueves se cumple el vigésimo aniversario de la repentina muerte de Lady Di. Esa princesa cercana y amable que conmocionó el mundo cuando agosto tocaba a su fin. Repasamos algunos de los hitos de su vida y le rendimos homenaje como una de las grandes figuras femeninas de nuestra historia más reciente.

¿Quién no recuerda que estaba haciendo aquella mañana del 31 de agosto de 1997? Fuese más o menos lejana su historia, tuviésemos más o menos edad, todos llevábamos meses conociendo aquel escrutinio público al que fue sometida la que fue y será siempre la Princesa del Pueblo. El fallecimiento de Diana de Gales en aquel Puente del Alma, en pleno centro de la capital parisina, hizo que todo el mundo se quedase paralizado frente a la pantalla de televisión hace ya 20 años.

Aquel trágico accidente dejó dos hijos menores y a todo un país devastado tras el que probablemente sea uno de los funerales más mediáticos de la historia.

Relacionados: Frases de Lady Di

"La vida es solo un viaje" © Getty

Y es que muchos dicen de Diana de Gales que fue esa princesa a la que le rompieron los esquemas de cuento de hadas. En su matrimonio no hubo un príncipe azul ni un 'para siempre' y después de años de sufrimiento, intentos de suicidio y bulimia, ella valiente decidió comenzar su vida y pensar en sí misma.

Además de su valentía para romper los clichés de un mundo lleno de protocolos y rancias costumbres, la princesa Diana fue un ejemplo de bondad e implicación con los más desfavorecidos y una mujer que luchó por cambiar un mundo en el que no se sentía cómoda ni comprendida.

1. Fue una mujer implicada con los más desfavorecidos

Si hay una imagen de Diana de Gales que todos tenemos en la cabeza, ésa es su cara más solidaria. Volcada con problemas como las minas antipersona en Camboya, fue uno de los primeros rostros públicos en atreverse a desmontar los clichés sobre el SIDA. Ella misma se dejaba fotografiar cogiendo la mano a enfermos del virus para acabar con el estigma que había sobre ellos.

Desde La India hasta África, muchas fueron las comunidades que la princesa Diana recorrió y en las que quiso aportar su granito de arena. Se apoyó en personas como Teresa de Calcuta y consiguió visibilizar ese tercer mundo muy alejado de las comodidades de Buckingham de las que ella podía disfrutar. De hecho, una de las últimas acciones solidarias que llevó a cabo en vida fue una subasta de vestidos de cóctel y de noche que ella había utilizado y cuya recaudación iría a parar a asociaciones contra el cáncer o de apoyo a las víctimas de SIDA.

2. Habló de las infidelidades de su marido y rehizo su vida

Encorsetada en los estrictos principios de la corte británica, Lady Di pronto se dio cuenta de que su matrimonio no iba a parecerse ni por asomo a la historia de princesas y príncipes azules que ella se había imaginado. Tras el 'sí, quiero', Diana tuvo constancia de la existencia de Camila Parker Bowles y así lo contó al mundo en una entrevista a la BBC, el mismo medio que recogió sus declaraciones sobre un affaire en el periodo en el que estuvo casada.

Las continuas infidelidades del Príncipe Carlos con su amante provocaron la depresión de la princesa que, después de 15 años soportando esta situación, habló con su marido para intentar poner fin a su matrimonio de la forma más amistosa posible. Posteriormente ella rehizo su vida con el empresario Dodi Al-Fayed quien la acompañaba cuando tuvo lugar el accidente en el Puente del Alma de París.

3. Fue una madre ejemplar y supo conciliar su vida laboral y personal

Para sus hijos, Guillermo y Enrique, apenas adolescentes cuanto tuvo lugar la muerte de su madre, este suceso tuvo un efecto dramático en sus vidas como ellos mismos han asegurado en el reciente documental conmemorativo de la BBC. Y es que Diana se empeñó en que sus pequeños viviesen, en la medida de lo posible, como niños normales.

Ellos recibían su paga como cualquier otro menor, viajaron a Disneyland en compañía de su madre e intentaron llevar una vida en lo posible alejada de los focos y las cámaras. Diana fue una de las primeras princesas europeas que mostró públicamente su faceta como madre sin dejar de cumplir con las obligaciones de la corona.

4. Su estilo natural, alejado del protocolo, rompía las barreras sociales

Icono indiscutible de estilo y elegancia, Diana de Gales fue un soplo de aire fresco en la Casa Real Inglesa. Desde su presentación pública como mujer de apariencia recatada e inocente hasta convertirse en la viva imagen de la sofisticación. Pero no solo eso, la princesa no tenía ningún problema en ponerse vaqueros y zapatillas si la ocasión lo requería. Se descalzaba para estar más cómoda cuando jugaba con sus pequeños y evitaba los lujos cuando viajaba a países desfavorecidos. Ella, como nadie, supo dejar atrás sus tacones de cristal y quiso mostrar cómo es una mujer real y natural que quiere a sus hijos y desea hacer del mundo un lugar mejor.

Y además:
5 motivos por los que Marie Curie es un ejemplo para todas las mujeres
¿Por qué todo el mundo habla de Frida Kahlo?

por Laura Sutil 207 compartidos

Puede interesarte