Inicio / Mujer hoy / Feminismo / 10 inventos imprescindibles creados por mujeres

Mujer hoy

10 inventos imprescindibles creados por mujeres

por Redacción enfemenino Publicado en 25 de enero de 2017
187 compartidos

¿Sabías que inventos tan imprescindibles como el chaleco antibalas, el Wifi e incluso el sujetador fueron inventados por mujeres? Aquí tienes una lista de las inventoras más brillantes de la historia.

Si hay algo que las mujeres tienen que reprochar a la historia es que no siempre se les ha valorado como realmente han merecido. Hace poco te relatábamos las increíbles historias de mujeres viajeras que lograron retos casi inalcanzables, hazañas que en su momento no tuvieron demasiada repercusión simplemente porque tenían protagonistas femeninas. Esta vez nos hemos centrado en aquellas mujeres que decidieron ser inventoras, aquellas que nos dejaron inventos más que necesarios para nuestras vidas de hoy en día, y la verdad es que poco se sabe sobre ellas. Antes que Joy Mangano, otras mujeres se abrieron campo en el mundo de la invención, ¡aquí tienes a algunas de ellas!

El primer lavavajillas © Quo

1. El lavavajillas, por Josephine Cochrane

Era la nieta de John Fitch, el inventor del barco de vapor, y no es que empleara mucho tiempo lavando platos en casa, más bien eran sus empleados los que hacían este trabajo. Un día, mientras el personal lavaba a mano la vajilla, se les rompió un juego de porcelana china que a ella le encantaba. Josephine tuvo entonces la brillante idea de que una máquina fregara por ellos. Fue entonces cuando nació el lavavajillas. Allá por el año 1886, el aparato empleaba agua a alta presión y se utilizaba de forma manual. Los modelos más avanzados llegaron a finales de los años 60, y principios de los 70, que ya incluían una instalación permanente con la fontanería.

2. El limpiaparabrisas, por Mary Anderson

Hoy nos resultan algo básico, pero los limpiaparabrisas no se llegaron a inventar hasta el año 1903. La creadora de esta gran idea, que en la actualidad se ha convertido en un complemento imprescindible para coches, fue Mary Anderson. Pero lo más curioso es saber el por qué de su aparición: Mary sintió pena de un conductor cuando en plena tormenta de nieve tenía que ir parando constantemente para limpiar el parabrisas. Un hecho tan trivial como este dio lugar a un invento tan importante para la historia.

Pero, una vez más, la gran diferencia entre sexos existente en aquellos años hizo que su inventora no recibiera el reconocimiento merecido, quedando casi olvidada en los libros de historia. Para más inri, las mujeres de la época tenían como obligación registar sus inventos a nombre de sus maridos, padres o hermanos. Mary Anderson perteneció al grupo de transgresoras que logró acabar con esta medida.

3. El periscopio, por Sarah Mather

En 1845 Sarah Mather patentó un periscopio que permitía inspeccionar las profundidades del océano a los buques de navegación marítima. Este sensacional instrumento permitía además saber a qué distancia y posición se encontraban los objetos estando oculto. En 1864 la inventora añadiría una mejora a su creación anterior para detectar buques de guerra.

4. El chaleco antibalas, por Stephanie Kwolek

Stephanie Kwolek era doctora en Química y fue la mujer que inventó uno de los componentes imprescindibles que forman los chalecos antibalas, el Kevlar. Fue en los años 60 y se trataba de un material de alto rendimiento y hasta cinco veces más resistente que el acero. Desde su salida al mercado en 1965 ha sido uno de los materiales más consumidos por el ejército y cuerpos de seguridad para la fabricación de chalecos antibalas.

​Pero además, se aplica en funciones de seguridad, como por ejemplo: en las estructuras de vehículos, equipos de bomberos, en la construcción, para dar mayor resistencia ante tornados y explosiones, en los frenos y neumáticos en automoción, como componentes para aviones, prendas de protección y defensa personal. Sin duda, toda una pionera en el mundo de la ciencia que, gracias a su invento, ha contribuido a salvar muchas vidas.

5. El sujetador, por Mary Phelps Jacob

Mary nació en el seno de una familia acomodada. Le gustaba mucho leer y los bailes de salón, y precisamente, preparándose para asistir a uno de ellos, con 19 años, se dio cuenta de que al ponerse su atuendo (en aquella época se usaba corsé con barbas de ballena como prenda interior) vio que algunas de las barbas de ballena sobresalían por su escote. Para acomodar mejor la prenda, y con ayuda de una de sus criadas, diseñó una sujección de emergencia. Envolvió su pecho con dos pañuelos de seda atados con una cinta rosa y un cordel. Cuando al día siguiente se lo mostró a sus amigas todas querían uno igual. Fue entonces cuando se dio cuenta de que su invento podría ser rentable.

En 1914 patentó su idea y se le concedió la patente del Backless Brassiere. Nombre que se reduciría más tarde a Bra, tal y como lo conocemos hoy. Aunque muchos adjudican este invento a otros, el sujetador de Mary Phelps Jacob supuso un avance para la mujer ya que era más ligero, suave y separaba de manera natural los senos.

6. La sierra circular, por Tabitha Babbitt

Corría el año 1813. La sierra circular, creación de Tabita Babbitt, fue uno de los inventos más novedosos de la época, ya que fue la primera que se usó en serrería, lo que aumentó la efectividad y la producción de la industria. Babbitt entendía que este tipo de sierra requería la mitad de esfuerzo al trabajar con sierras tradicionales. La primera sierra circular se fabricó en Albany, Nueva York. Además, esta mujer también comparte la patente del cortaúñas junto a Eli Whitney.

7. Los pañales desechables, por Marion Donovan

Marion Donovan dio por fin con la solución a los desagradables pañales reutilizables. La creatividad era cosa de familia: tenían una fábrica donde las máquinas y los nuevos inventos estaban a la orden del día. Allí, Marion pasó gran parte de su infancia. La primera invención de Marion fue una cubierta impermeable del pañal confeccionado con tela de nylon de paracaídas. La patente le fue concedida en 1951, pero para entonces ya tenía desarrollada otra idea mejor: el pañal desechable. Aunque tuvieron que pasar más de 10 años hasta que alguna marca confiara en ella, fue un ingeniero de la empresa Procter & Gamble, Victor Mills, quien lo perfeccionó y creó los conocidos Pampers.

Marion fue todo un ejemplo de mujer emprendedora de la época, ya que además inventó numerosas soluciones para el hogar y el cuidado personal como por ejemplo el hilo dental, entre otros.

8. Las comunicaciones inalámbricas o Wifi, por Hedy Lamarr

Hedy Lamarr fue una actriz que alcanzó la fama por ser la protagonista de una de las primeras escenas sexuales del cine, en Éxtasis. Adolf Hitler declaró como enemigo al director de la película mientras el Papa Pío XII invitaba a los católicos a no ver dicho filme. Pero si hablamos de Hedy en este artículo es porque también fue conocida por ser una de las creadoras de lo que hoy ha llegado a ser un imprescindible en nuestras vidas: la comunicación inalámbrica.

En 1941 patentaba una nueva forma de comunicación secreta que cambiaba de forma dinámica la frecuencia de emisión para que el interceptor no pudiera desvelar los mensajes. Desde 1962 el sistema sería utilizado por el ejército de Estados Unidos, llegando hasta nuestros días como lo que conocemos por conexión Wifi.

9. La bolsa de papel, por Margaret Knight

Margaret Knight inventó una máquina para hacer bolsas de papel en 1868. Originalmente, las bolsas de papel se parecían más a un sobre, pero Knight ideó la forma de realizar un fondo plano para que éstas fueran más útiles y prácticas. Se considera una de las mujeres inventoras más importantes del siglo XIX.

10. Bengalas de señales marítimas, por Martha Coston

Este invento fue realizado gracias a la constancia y el trabajo de Martha Coston. En realidad, fue su marido quien empezó a investigar sobre las bengalas de señales marítimas, pero su repentina muerte hizo que Martha heredera tanto su trabajo como su ilusión en seguir investigando en ello. Llegó a perfeccionar y patentar años más tarde el invento de su marido, teniendo además la deferencia de hacerlo en nombre de él.

Los primeros experimentos de su esposo fueron un gráfico en color que mostraba cada señal relacionada con un número y una letra, y la explicación del color del fuego cruzado. Martha consiguió sacar dos colores, pero necesitaba un tercer color. Así que contactó con varios pirotécnicos de Nueva York, eso sí, haciéndose pasar por un hombre ya que temía que siendo mujer no la tomaran en serio. Por fin, uno de ellos consiguió crear un verde intenso, lo que le valió para continuar con sus experimentos y,finalmente, patentar un sistema para señalizar barcos en la oscuridad. En 1859, la Secretaría de la Marina publicó un informe en el que decía ser el mejor sistema de señalización hasta la fecha, definiéndolo como algo necesario.

Mujeres que nos sirven de inspiración:


Y además:
Mujeres y artistas: 12 talentos que echaron un pulso a la historia
5 momentos en los que las mujeres estuvimos más cerca de la igualdad

¿Quieres saber más? Especial Día Internacional de la Mujer 2016
por Redacción enfemenino 187 compartidos

Puede interesarte