Inicio / Mujer hoy / Feminismo / Este "icono" del feminismo es en realidad todo lo contrario a lo que pensabas

© Google Imágenes
Mujer hoy

Este "icono" del feminismo es en realidad todo lo contrario a lo que pensabas

Laura Sutil
por Laura Sutil Publicado en 4 de septiembre de 2017

Hace unos días, un hilo de twitter nos desveló la verdadera historia de Rosie, la remachadora, esa mujer que se ha convertido en imagen de la lucha feminista y que, contradicciones de la historia, está muy lejos de serlo. A continuación te contamos por qué y estamos seguras de que nunca más volverás a verla de la misma manera. ¡No te pierdas esta emocionante historia!

Estamos seguras que cuando la escritora Gloria Fortún anunció hace unos días en su cuenta de Twitter que iba a desvelar la historia de Rosie la Remachadora, no se imaginaba ni por un momento la repercusión mediática que iban a tener sus palabras. Aquí el principio de un hilo que terminó abriéndonos los ojos a muchos de nosotros:

La historia real de Rosie la Remachadora se remonta a 1942. Durante la II Guerra Mundial, el ilustrador J. H. Miller diseñó este cartel que pretendía alentar a las mujeres a que saliesen de sus casas y ocupasen los puestos de los hombres en las fábricas mientras ellos estaban en el frente. Se trataba, por lo tanto, de una necesidad puramente productiva y patriótica que muy lejos estaba de la intención de empoderar a las mujeres y hacerles conscientes de su valía para desarrollar cualquier tipo de trabajo.

Debemos tener en cuenta que las mujeres a las que iba dirigido este cartel (todas de raza blanca, por supuesto), debían salir de casa y comenzar a trabajar no por su propia emancipación e independencia, sino más bien como apoyo a sus maridos. Así, cumplían una vez más la labor de esposas entregadas que la sociedad demandaba en aquel momento

Relacionados: Frases empoderar mujeres

Frases para encontrar la fuerza que necesitas © iStock

De hecho, tal y como explicaba la escritora a través de su perfil de Twitter, estos carteles tuvieron una segunda parte cuando terminó la guerra y los sustentadores de la casa volvieron: carteles que las invitaban a las mujeres a volver a su puesto en el hogar. Los eslóganes utilizados para esta segunda parte decían lindezas como "¡Buen trabajo, hermana! Nunca pensamos que conseguirías hacer el trabajo de un hombre". Sí, sobran las palabras.

Y es que esta campaña publicitaria no se limitó a la cartelería, hubo un himno, reportajes en las principales revistas del país e, incluso, spots que animaban a las mujeres a cumplir con la misión que el país tenía reservada para ellas.

Así, pasaron los años y lo que comenzó siendo una forma de utilizar a la mujer únicamente pensando en el bien del sistema, acabó convirtiéndose en el estandarte de la lucha por la igualdad de género. La frase We can do it se interpretó como una señal de empoderamiento y no con su verdadera significado. A partir de ahí, pósters, posados de famosos y todo tipo de merchandising ha llevado la imagen de Rosie a todas las partes del mundo.

Y tú, ¿conocías esta curiosa historia sobre una de las imágenes más utilizadas por las mujeres?

Kathrin Switzer, uno de los grandes iconos de la lucha por la igualdad

Y además:
5 motivos por los que Marie Curie es un ejemplo para todas las mujeres
¿Por qué todo el mundo habla de Frida Kahlo?

por Laura Sutil

Puede interesarte