Reconciliarse después de una pelea

Conexión
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
 en
OK
 
  • Tests 
  • Foro de Psicología
 
Descubre el Mahjong
El diccionario de los sueños
Descubre tu CI
Top 5 de los artículos
mejor puntuados
Maquíllate como las celebrities
Test: ¿Cómo te muestras ante los hombres?
El hombre de la semana
¿Tu chico es un padrazo?
En el camerino con Bimba Bosé y Julia de Castro

Reconciliarse después de una pelea




Tus amigos ya están en enfemenino.com, descubre lo que leen
 - Reconciliarse después de una pelea
Las peleas son inevitables, aún cuando no gustan. Con tu media naranja, tu compañero de trabajo o tu mejor amiga. A todo el mundo le pasa un día u otro. Y hasta vienen bien, las discusiones son constructivas, con la condición de saber enterrar el hacha de guerra rápidamente y obtener, en cambio, lecciones inteligentes. Explicaciones:

Ten perspectiva y piensa en las dos versiones
Es más sencillo que se calmen los ánimos cuando la discusión no ha sido violenta. Cuando estallan los insultos y las sillas vuelan por los aires, es difícil sentarse a hablar de forma calmada y serena.
- Para tener perspectiva, hay que tener en cuenta los puntos de vista de cada uno. Las tensiones aumentan si cada uno se mantiene inamovible en su posición. El objetivo principal consiste en saber ponerse en la posición del otro. De nada sirve rumiar los defectos y errores del otro y convencerse de que se tiene razón. El primer paso para la reconciliación es aceptar que cada persona es diferente a uno mismo y, por ello, piensa de distinta forma. Y sobre todo, comprender que a pesar de las divergencias, es posible entenderse.
Las causas del conflicto
- Pregúntate por las verdaderas razones del conflicto. A veces, los motivos aparentes disimulan causas más profundas. A menudo se habla de “la gota que colma el vaso”. En este caso, resolver la chispa que ha provocado el enfrentamiento no es suficiente, hay que entablar un diálogo para procurar explicar tal o cual actitud.
Trágate tu orgullo
Reconciliarse también es aceptar no haber podido convencer al otro, ni haberle hecho cambiar de opinión, sobre todo cuando nos persuadimos que el otro está equivocado. Hay que asumir que el otro continúa pensando como antes.
- En otros casos tenemos que saber admitir que no siempre tenemos toda la razón. De esta forma, además, demostramos que la relación con la otra persona es más importante que el hecho de tener razón o estar equivocado.
- Por el contrario, cuando buscamos siempre tener razón, implícitamente damos a entender que la victoria personal es más importante que encontrar un punto de acuerdo. Nuestra estrategia se basa en una competición permanente, en la que obviamente habrá un vencedor y un vencido. Para conseguir la reconciliación se tiene que trabajar en equipo, con una estrategia en la que se hable de igual a igual. Bajo esta óptica, las dos personas estarán satisfechas de conseguir juntas ciertos resultados.
Un estado de ánimo propicio para la reconciliación
Los que dudan de su capacidad para reconciliarse evitan todo “choque” con los otros. Para éstos, el conflicto equivale a un callejón sin salida. En cambio, los que no se sienten amenazados no tienen miedo de entrar en disputa porque saben salir de ella.
- En el mejor de los casos, se da el primer paso. Esto significa renunciar a sus emociones negativas para ir hacia el otro. ¡Y con razón!: puesto que se tiene más que perder enfangándose en los conflictos que intentando dejarlos atrás. Es lo que se puede llamar un comportamiento maduro.
Más que palabras
Está bien hablar, pero eso no lo es todo. Hay múltiples maneras de comunicarse y los gestos y las acciones forman parte de ello. Por ejemplo, haciéndole un favor a una amiga con la que hayas discutido, le demuestras que, para ti, el conflicto ha pasado, sin tener la necesidad forzosa de que las dos lo evaluéis cara a cara.
Reconciliarse en el sofá
¿Discusión con tu media naranja? Con caricias y entre beso y beso, se murmura “perdóname” y hop, ya está... Es posible, salvo que tu cuerpo no sepa fingir, y si la bomba no ha sido todavía desactivada, él te lo hará saber. Así que tienes que evitar: recurrir a los rodeos para camuflar un enfado o resentimiento... Tampoco es una razón para negar el diálogo. El objetivo de los mismos es mostrar a tu chico que siempre le deseas, a pesar de sus enfados. Esto sólo puede reafirmarle. ¡Un modo de decir que, de verdad, has pasado página!

Vídeo: ¿Sabes lo que comes? La naranja

  • ¿Sabes lo que comes? La naranja
  • Adriana Lima vs Douzen Kroes, pelea de gatas
Publicado por Elena Bonet
el 16/07/2009 16:51:00
Puntuación: 3.6/5
Puntúa esta ficha: 

Además… 16/04/2014
Noticias
Trucos y consejos
10 modelos de tallas grandes nos enseñan a confiar en nosotras mismas
La psicóloga Mª Jesús Álava Reyes nos da "Las tres claves de la felicidad"
Día de la felicidad: regálanos una gran sonrisa
Todas las noticias Psico
Encuentra el regalo apropiado para tu chico
Soy susceptible
Medicina suave para combatir la depresión
Los tests sobre el coeficiente emocional
Todos los trucos y consejos Psico
 

Síguenos…

… a través de tu email
Para saberlo todo sobre enfemenino.com,
inscríbete a la newsletter
  OK
… en redes sociales … y dispositivos móviles
               

Copyright © 1999-2014 enfemenino.com
>>> Lo último:
<<<