Inicio / Moda / Lencería / Querido sujetador, ¡deja de ser tan incómodo!

© For Love and Lemons
Moda

Querido sujetador, ¡deja de ser tan incómodo!

por Redacción enfemenino Publicado en 15 de noviembre de 2016
80 compartidos

No exísten sujetadores incómodos, sino sujetadores inapropiados o mejor dicho, sujetadores que deberían dejar de ser utilizados, porque no presentan el diseño óptimo que cada fisionomía necesita. Sigue leyendo y rebélate contra los sujetadores poco funcionales.

Sin duda, el sujetador es la prenda que más dudas nos genera en el momentode compra, puesto que normalmente, nos dejamos asesorar por personal no cualificado, cuyo objetivo es vender sin tener en cuenta si la prenda es la adecuada para nosotras o no. Por ejemplo, ¿te han preguntado alguna vez si el contorno de tórax o banda es el adecuado o si el ajuste de los tirantes es el perfecto? Las mujeres necesitamos sujetadores que cumplan la función para la que ha sido creado: sostener, proteger, crear formas bonitas y proporcionar comodidad.

Por ello lo mejor es definir, cuáles son aquellos sujetadores que no se deben de utilizar nunca de acuerdo con cada físico y de este modo podremos descartar directamente lo que no se adapta a cada una de nosotras y dirigir nuestra atención hacia aquellos que sabemos cubrirán nuestras expectativas. Toma nota de los consejos de la experta en lencería Marta Fernández Cuevas- directora y creadora de Pillow Bra.

For Love and Lemons © For Love and Lemons

6 reglas claves

1. No se debe recurrir a sujetadores baratos, invierte un poco más, piensa que es una prenda que utilizarás durante más de 8 horas al día y te durará un mínimo de un año.

2. Huye de aquellas prendas cuyas ballenas o refuerzos se doblen y se claven en la piel y cuyo tejido provoque picor o rozaduras.

3. Aquellos sujetadores con tirantes estrechos o materiales con poca consistencia, tienden a perder su capacidad de sujección. Esto provocará que la banda de la espalda se deslice hacia la parte superior, eliminando todo el soporte que el pecho necesita y creando además un efecto terrible en tu ropa.

4. El sujetador perfecto, mantiene su banda firme alrededor del contorno del pecho, sin moverse nunca hacia arriba y cuya copa cubre correctamente el seno sin comprimirlo.

5. No se deben utilizar sujetadores cuya línea del aro no rodee las líneas del contorno del pecho en la parte inferior, por lo que se debe de recurrir a aquel que sea más abierto o cerrado, dependiendo de la forma del pecho, pero que nunca se clave en la zona lateral del pecho.

6. Se deben evitar los sujetadores cuya banda no presente el ancho adecuado para soportar el peso de nuestros senos. No olvidemos que hay mujeres cuyo pecho puede llegar a pesar hasta dos kilos o más, por lo que requerira de diseños diferentes.

Es verdad, que hoy con tanta definición en los diseños: push up, minimizadores, longline, half o demi cup, full cup coverage, balconette, plunge, multy-way, bralette, wireless,etc, resulta complicado saber cuál exactamente corresponde a cada definición y cuál es el que será más adecuado o no, aunque el modelo a elegir, dependerá también en gran medida de aquellas prendas con las que vayamos a utilizarlo.

Para pechos pequeños

Si tienes los senos pequeños, copas A – B, encontramos una gran variedad de modelos puesto que no es necesario recurrir a aquellos que aporten gran soporte. Opta por aquellos con forma de triangulo o de tejidos ligeros, aunque también puedes elegir diseños que aporten volumen y definan más las formas.

Para pechos grandes

Las mujeres que presentan una copa C – D, requieren de mas soporte, por lo que se debera recurrir a sujetadores que presenten una banda y tirantes un poquito más anchos. El puente, que es la parte central del sujetador, deberá encajar entre los senos, pegada a la piel, lo que evitará la concentración del pecho en el centro y contribuirá a crear formas naturales

A más talla, más atención

Son las tallas superiores, copas E – F – G, las que requieren de mayor atención puesto que todas las partes del sujetador deberan ser reforzadas, especialmente para poder ofrecer un soporte acorde con el volumen y peso del pecho. Los tirantes deberán presentar un grosor de uno o dos centímetros y la banda será un poquito más ancha. Las copas deben cubrir todo el seno sin presionarlo, evitando que la carne que se encuentra en el ángulo que se forma con el brazo, rebose por fuera de la copa.

Una opción a la que recurren habitualmente personas que visten copas grandes, son los sujetadores “minimizadores o reductores”, que ayudan a reducir visiblemente el tamaño del pecho.

Cualquiera que sea la talla, hoy no es necesario renunciar a la estética y afortunadamente encontramos modelos de todas formas y colores que cubriran nuestras necesidades, siempre y cuando utilices aquel que te haga sentir más comfortable y sobre todo cumpla su función. Recurrir a lencerías especializadas convertirá el uso del sujetador en un auténtico placer, porque el mejor sujetador, es aquel que te cuida, te protege y no se nota ni se siente.

Y además:
Cómo elegir el sujetador perfecto
¿Cuándo usar el primer sujetador?

por Redacción enfemenino 80 compartidos

Puede interesarte